Texto: Jaime Guerrero.

Los elementos del Ejército Mexicano, por protocolo, tienen la obligación de responder a cualquier agresión en su contra con acciones no agresivas; el uso de armas de fuego con fuerza letal sólo hasta cuando esté en riesgo la vida de los elementos de la fuerzas armadas y Guardia Nacional, advirtió el Comandante de la Octava Región Militar, General de Brigada Diplomado Estado Mayor, Juan Arturo Cordero Gómez.

En redes sociales, se han difundido agresiones a agentes con uniforme en diversas entidades del país como Puebla, Michoacán, Querétaro.

Cordero Gómez destacó que, de acuerdo al manual del uso de la fuerza de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el cumplimiento de sus misiones, pueden encontrar resistencias: no agresivas, agresiva o agresiva grave.

Frente a ello, los militares, marinos y elementos de la Guardia Nacional pueden hacer uso de la fuerza para aplicarla en cuatro niveles. Se privilegia la disuasión y la persuasión, es decir el convencimiento a las y los agresores de que depongan las actitudes contrarias a la ley y al Estado de Derecho que debe regir a un país o a un pueblo.

Posteriormente, se echa mano del uso de la fuerza no letal y como último recurso de la fuerza letal cuando esté en peligro la vida de los elementos del Ejército.

Vamos a privilegiar siempre la disuasión y la persuasión, es decir, el convencimiento a los agresores a que depongan esta actitud contraria a nuestra ley, es contraria al Estado de derecho que debe regir a un país o a un pueblo y después tenemos el uso de la fuerza no letal y, como último recurso, el uso de la fuerza letal cuando esté en peligro su vida y será en legítima defensa”.

Cordero Gómez aclaró que la aplicación de la fuerza militar se hará con pleno respeto a los derechos humanos; por ello, se aplica la disuasión, persuasión, la fuerza no letal y el último recurso es la fuerza letal, siempre en defensa de la propia vida e integridad física de los elementos de las fuerzas armadas.

Cabe destacar que el pasado miércoles 11 de septiembre, la Sedena advirtió que los elementos del Ejército y la Guardia Nacional responderán a las agresiones en legítima defensa, esto luego de los enfrentamientos con civiles en el municipio de Acajete, Puebla.

En un comunicado, advirtió que cuando ocurran este tipo de incidentes entre personal militar y civiles, se actuará conforme a los protocolos con la finalidad de garantizar la seguridad y la paz.

La Secretaría de la Defensa Nacional hace del conocimiento de la sociedad que ante la ocurrencia de un delito y en los casos en el que el personal militar o de la Guardia Nacional acudan con el objeto de garantizar la seguridad y paz en el país y sean objeto de una agresión se actuará en su defensa legítima conforme a los principios del uso de la fuerza y su gradualidad para proteger la vida e integridad física de los miembros de las Fuerzas Armadas, con estricto apego al orden jurídico vigente y a los derechos humanos“.

En lo que va de 2019, se han registrado 11 agresiones contra elementos del Ejército.