Texto y fotos: Diana Manzo

Juchitán, Oax.- Con un concierto musical, un mural y actividades culturales, la Secretaría de Cultura a través de la Dirección General de Culturas Populares Indígenas y Urbanas y la Subsecretaria de la Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura celebró “La vida, el amor y la solidaridad” del pueblo zapoteca de Juchitán a dos años del terremoto del 7 de septiembre.

Bajo el nombre de “Dxi Guni’ Xu” que en castellano significa “Cuando la Tierra habló” en el pleno corazón de la séptima sección de Juchitán, en un lugar llamado “Molino Dama”, se llevaron acabo talleres de lectura y escritura del zapoteco, teatro y también de pintura, fotografía y textos narrativos.

En los talleres asistieron niñas, niños, jóvenes y también mujeres quienes obtuvieron conocimientos de artistas locales y nacionales como Clara Sánchez Hernández quién compartió arte visual a partir de la tintura de la cochinilla; en el teatro estuvieron Jesús Carranza y Ana Paula López y en producción de audiovisual a través de la fotografía estuvieron cargo Francisco Reyna, Michael Matus y Alba Magariño.

Del programa “Alas y Raíces” se desprendieron talleres en lengua zapoteca impartidos por Friddamir Romero.

Un concierto musical engalanó la noche en donde participaron artistas zapotecas como Natalia Cruz, los jóvenes de Juchirap y los Nietos de Don Juan, una banda oriunda del estado de Guerrero.

También se rindió homenaje con un “mural” al colectivo de niños, niñas y jóvenes “Binni Birí” (Gente Hormiga), quienes dejaron de ser infantes para convertirse en adultos y solidarizarse con los suyos. Este colectivo nació del impulso de la poeta zapoteca Natalia Toledo y un grupo de amistades, entre ellas el escritor Mardonio Carballo y el artista visual Demián Flores.

Asimismo se rindió tributo a las mujeres de la séptima sección, quienes con las cocinas comunitarias que fundó el maestro Toledo “aliviaron sus tristezas” que dejó el fuerte sismo.

La intención es celebrar “que lo que la tragedia unió, perdure en los días sin tristeza” recalcó el escritor Mardonio Carballo, director de la Dirección General de Culturas Populares Indígenas y Urbanas, quien manifestó que estas actividades son un “Homenaje” a la gente zapoteca que se levantó asimismo para levantar a otro con el amor, la solidaridad, la empatía y la fuerza.

El escritor de origen Náhuatl expuso que “la solidaridad” siga privilegiando la vida de los juchitecos en sus días cotidianos, porque dijo “durante la tristeza” se notó el amor y la comprensión y, desean, perdure para siempre.

Agregó que estas actividades se llevarían acabo el 7 de septiembre, sin embargo, por la muerte del pintor zapoteca Francisco Toledo, se pospuso y ahora se están retomando en el marco del segundo aniversario de los sismos.

Lo que la tragedia unió, no se deshaga en los días sin tristeza; esa organización es la que estamos celebrando: la idea es celebrar la vida, la empatía, la gente buena, la solidaridad, el amor y por supuesto celebramos la vida”, concluyó.