Texto: Jaime Guerrero.

Involucrado en un accidente automovilístico que cobró la vida de una persona y dejó con secuelas graves a un niño de 14 años, el diputado local del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Alejandro López Bravo, supuestamente ha incurrido en influyentismo y abuso de poder para proteger del presunto delito de homicidio culposo a su suplente Edilberto Rivera Lara, quien iba conduciendo la unidad de motor el día de hecho trágico, sin embargo, no se hacen responsable de los daños y tratan de evadir la acción de la ley.

Según el caso, accidente ocurrió el pasado 25 de julio en la carretera Cuacnopala-Huitzo y actualmente el estatus del dictamen de los peritos es que la responsabilidad es del conductor de la unidad en la que viajaba el diputado local de Morena, pero se ha negado a responder a la familia de la víctima Emilio G. M., hombre que murió en un accidente carretero donde estuvo involucrado el legislador, denunció su esposa.

De acuerdo con la versión y denuncia de la familiar de la víctima, el diputado no ha dado la cara, sin embargo, utilizando su influencia política buscó recuperar el vehículo que provocó el lamentable accidente sin importarle los daños generados.

La carpeta de investigación es la 25378/FMIX/NOCHIXTLAN/2019.

Además del homicidio culposo de su esposo, por el accidente, el hijo de quien denuncia, de 14 años de edad, presenta grave secuelas como la pérdida del ojo izquierdo, edema cerebral generalizado y lesiones que comprometen las áreas donde se procesa el pensamiento, lenguaje, conducta, conocimiento así como la coordinación y la marcha, por si fuera poco, presenta múltiples fracturas, además de hemiplejia.

Informó que actualmente la carpeta se encuentra integrada pues el dictamen en tránsito terrestre emitido por el perito oficial de fecha 02 de agosto del 2019 concluye textualmente que el presente hecho de tránsito terrestre (invasión de carril) se generó por la negligencia e impericia del conductor del vehículo (A) de motor marca RAM tipo 2500 modelo 2019, color BLANCO con placas de circulación RX-90-786 del Estado de Oaxaca, donde se trasladaba el legislador y era conducida por su suplente, pero luego de argucias fue cambiado por José López Jacinto.

Pese a ello, indicó que un personaje de nombre Ovidio López Jiménez, quien realiza diversas tareas de apoyo para el diputado en el Congreso del Estado, compareció ante el Ministerio Público y aseguró ser el propietario de la camioneta DOG TIPO RAM Modelo 2019 en la que viajaba el diputado y su suplente.

Ahora, López Jiménez denunció al hoy occiso por los daños ocasionados a su vehículo y falseando información a la autoridad señaló a un personaje de nombre José López Jacinto como la persona que iba conduciendo el vehículo, sin embargo, el verdadero conductor es Rivera Lara, suplente de López Bravo.

Bolaños Salazar lamentó que el diputado y su suplente intentaran falsear información para quedar libres de homicidio culposo y las heridas sucedidas por estos hechos imprudenciales, motivo por el cual pidieron a la Fiscalía General de Oaxaca investigar el hecho y dar con los responsables.

Hasta el día de hoy, los responsables no han dado la cara a los afectados y menos aún su seguro ha pagado u otorgado atención médica. Nosotros no contamos con los recursos para solventar los gastos del hospital que oscilan entre los 20 y 25 mil pesos diarios“, manifestó.

Por el pronóstico malo para la vida del menor, ha sido trasladado a la ciudad de Mérida, Yucatán para ser atendido, pues en la clínica Médica 2002 no era atendido adecuadamente.

Por lo pronto, demandó el pago de la reparación del daño por el homicidio culposo el cual asciende a 2.5 millones de pesos, esto derivado que el occiso percibía un salario quincenal de 7 mil 519 pesos, y conforme a lo que dispone los artículo 27 y 29 del Código Penal de Oaxaca en relación con el artículo 502 de la Ley Federal del Trabajo, tratándose de muerte la indemnización corresponde a 5,000 días de salario.

Respecto a las lesiones del menor estas aún no pueden ser cuantificables por el grave estado de salud en el que aún está, aseguró.

Bolaños Salazar lamentó que al menor se le están retirando los servicios médicos argumentando que el monto que la aseguradora de CAPUFE tiene para dichos siniestros ya fue consumido en su totalidad, por ello, es necesario que tanto los responsables como su aseguradora se hagan cargo de la atención médica.