Texto: Pedro MATÍAS.

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “Los derechos de las mujeres deben garantizarse con base a los estándares nacionales e internacionales, mismos que priorizan la libertad de decisión y de consciencia”, afirmó el defensor de los Derechos Humanos Bernardo Rodríguez Alamilla ante la polémica que existe debido a que en el Congreso de Oaxaca avanza la propuesta para despenalizar el aborto.

Sostuvo que “las conquistas en materia de derechos humanos implican cambios trascendentales y el rompimiento de paradigmas, por lo que considero es momento de adoptar nuevas conductas e ideas que no criminalicen su libre actuar y con ello poner un alto a la continua violencia institucionalizada que persiste contra las mujeres”.

Agregó que finalmente se debe “reivindicar la deuda histórica que nos exige reconocer a las mujeres su carácter de portadoras de derechos y dignidad”.

En un contexto de progresividad de derechos, la libertad de las mujeres de decidir sobre sus propios cuerpos representa un avance sustantivo en materia de derechos sexuales y reproductivos, reiteró el ombudsman.

Para la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) la construcción de una sociedad igualitaria entre hombres y mujeres supone garantizar el derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, pero también, de dotarlas de información y de mecanismos de acceso a la justicia, así como de servicios de salud sexual y reproductiva, que elimine cualquier forma de discriminación en su contra”, añadió.

Y es que, si bien es un tema polémico en el que existen diversas posturas, mismas que deben ser escuchadas y atendidas en una sociedad democrática, en México, y a nivel internacional, existe ya un andamiaje jurídico que prioriza la libertad de conciencia y de decisión de las mujeres respecto a su proyecto de vida.

Apuntó que existe una realidad que es innegable respecto a las mujeres que sin garantías sanitarias realizan la interrupción de su embarazo, aunado a la existencia de todo un mercado lucrativo que funciona en la clandestinidad, sin ningún tipo de regulación.

El ombudsman resaltó que además de estos puntos, se debe garantizar la libertad de mujeres que se encuentran purgando una sentencia por la interrupción de su embarazo.

El defensor señaló que la construcción de condiciones que garanticen una vida de igualdad entre hombres y mujeres, compete a todas y todos, por ello hizo un llamado a todos los sectores de la sociedad a participar de manera responsable en esta tarea.