Texto: Horacio Corro Espinoza.

Hace días les hablé de las tranzas del presidente municipal de Huajolotitlán, Oaxaca, José Luis Ramírez Alverdín, y de lo que está haciendo con el ramo 33, fondo III, en las agencias municipales.

Si ustedes creyeron que hasta ahí se acabó la historia de este señor, están equivocados. Les iré desglosando, en pequeñas dosis, la interesante actuación del edil de ese municipio.

Desde que llegó a vivir a Huajuapan y pudo incorporarse al ayuntamiento municipal de Ramona González García (2002-2004), comenzó su carrera trancística (de tranza).

Alguna cosa buena ha de tener el señor Alverdín, se preguntarán algunos. Pues tiene la facultad de dividir amigos y hasta pueblos completos.

Cuando Alverdín fue regidor de Ecología y Medio Ambiente en la ciudad de Huajuapan de León, se integró a la bancada priista, pero a la mitad del primer año de gobierno, renuncia a la bancada porque no se quiso someter al coordinador del grupo, que era Fidel López Sánchez.

No obstante, más tarde, se le descubrió que se separó porque estaba negociando a espaldas del PRI beneficios personales que tenían que ver con obras y, esas obras, iban a beneficiar directamente a la constructora que maneja y hasta la fecha sigue manejando su hijo.

En esa misma época, Alverdín se autonombraba delegado o coordinador de la CROC en la región mixteca, y con esa bandera se promocionaba él y su constructora.

En sesión de cabildo municipal de Huajuapan, se autonombra regidor independiente y se alía con el PAN.

Hoy, como presidente municipal de Huajolotitlán, no ha perdido esa facultad de dividir a la gente: dividió a sus ediles y a las agencias municipales.

De un lado, se quedó la síndico, el regidor de hacienda y la regidora de obras. Del otro lado, los que se fueron con Alverdín: las regidurías de Salud, Educación, Equidad y Género.

La regidora de obras se separó del primer grupo porque dijo que ella no iba a estar ni con dios ni con el diablo. Lo que nadie sabe es si esta regidora ya haya hecho compromiso con el presidente y le esté firmando las obras que se están realizando en las diferentes agencias.

Lo cierto es que el presidente municipal desde que entró a gobernar Huajolotitlán ha dispuesto a su antojo los recursos municipales como si se tratara de un dinero personal.

Con esa lana ha comprado abogados, funcionarios estatales, magistrados, etcétera.

El Tribunal Electoral de Oaxaca le impuso 3 multas económicas. Entre las tres suman 50 mil 694 pesos que debió haber pagado de su dinero y no del dinero del pueblo.

Las sentencias son por no haber convocado a sesiones, por no haber otorgado espacio físico a regidores y directores, por no haberles pagado sus dietas correspondientes, por la violencia que ha causado contra las mujeres y contra la síndica municipal, etcétera.

Como no ha cumplido en nada, la siguiente sentencia será por el doble. Desde luego que el pueblo de Huajolotitlán va a seguir perdiendo recursos, y este señor, como no le duele el dinero del pueblo, lo seguirá gastando fácilmente.

Es probable que los magistrados del Tribual, intencionalmente, se estén dejando burlar por José Luis Ramírez Alverdín, mientras estén recibiendo dinero del pueblo de Huajolotitlán.

Hay un punto muy importante: la multa que le impusieron, no se la aplicaron al ayuntamiento, sino a su persona, lo que quiere decir que el pago lo debe hacer con sus propios recursos.

¿Ustedes creen que éste señor pague esa multa con el dinero de su bolsa?

Twitter: @horaciocorro
Facebook: Horacio Corro
horaciocorro@yahoo.com.mx