Texto: Jaime Guerrero.

La deuda pública heredadas por los exgobernadores Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cué Monteagudo, estimada en 40 mil millones de pesos, son deuda basura debido a que se solicitaron financiamientos ante instituciones bancarias para gasto corriente y en algunos casos serían para obras de infraestructura, pero no al final se tradujeron en activos para la entidad.

Al criticar los endeudamientos en que incurrieron sus antecesores, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa aseguró que su administración dejará finanzas sanas al finalizar su gestión.

El mandatario aseguró que su gobierno pide deuda para destinarse a obras de infraestructura que se puede convertir en activos, pero cuando no hay activos (las deudas contraídas en las pasadas administraciones) “se fueron a gasto corriente que, se perdió porque no generó nada nuevo y se convirtió en deuda basura”.

Murat Hinojosa cuestionó que si el costo de las autopistas Mitla-Tehuantepec o la Barranca Larga Ventanilla,es de 6 mil millones de pesos “por qué en 10 años no se pudieron terminar, pero sí heredo una deuda pública de más de 15 mil millones de pesos, más del sector salud de 10 mil millones de pesos”.

Así mismo, la deuda de 5 mil millones a corto plazo. Lo mismo, cerca de 10 mil millones de pesos en adeudos a proveedores. La deuda que dejaron las administraciones de Ulises Ruiz Ortiz y Gabino Cué Monteagudo a la de Murat Hinojosa está estimada en 40 mil millones de pesos.

Murat Hinojosa destacó que cuando el recurso se va a donde tiene que llegar y no hay corrupción, se tienen obras de infraestructura o se terminan autopistas como las que su administración tiene que concluir con el respaldo del gobierno federal.

Por lo pronto, el gobernador sostuvo que su administración tendrá que pagar las deudas heredadas y hacer ajustes para dejar finanzas sanas al final de su administración.

Cabe destacar que la administración del exgobernador Gabino Cué Monteagudo, heredó 114 unidades médicas y hospitales en obra negra a la administración de Murat Hinojosa; de los cuales, 70 entrarán a un programa de infraestructura médica para ser avalados por la Federación y rescatarlos.

El pasado mes de junio del 2018, el Congreso del Estado autorizó refinanciar la deuda pública de 12 mil 301 millones 640 mil 482.76 pesos que heredaron los ex gobernadores Ruiz Ortiz y Cué Monteagudo, quienes son investigados y señalados por la Auditoria Superior de la Federación y la Secretaría de la Función Pública de malversaciones millonarias de recursos en sus gestiones; en el caso de Cué Monteagudo, involucra a su operador político y económico, Jorge Castillo Díaz, por presunto lavado de dinero.

Las deudas que dejaron Ruiz Ortiz y Cué Monteagudo a largo plazo son:

Tenedores y Certificados Bursátiles Oaxaca11 es de 1 mil 430 millones 71 mil 500 pesos.

En Tenedores y Certificados Bursátiles Oaxaca13, 1 mil 69 millones 198 mil 577.39 pesos.

Tenedores y Certificados Bursátiles OaxacaB07U, 3 mil 486 millones 301 mil 569.69 pesos.

La deuda con Bancomer: 2 mil 270 millones 820 mil 857.68 pesos.

Banco Santander, 2 mil 270 millones 820 mil 857.68 pesos.

Banobras Bono Cupón Cero Fonrec I, 2 mil 31 millones 791 mil 335 pesos.

Banobras Bono Cupón Cero Fonrec II, 260 millones 526 mil 230 pesos.

Banobras Bono Cupón Cero Fonrec III, 210 millones 927 mil 487 pesos.

Banobras Bono Cupón Cero Profise, 562 millones 951 mil 130 pesos.

La deuda pública a largo plazo es de 12 mil 301 millones 640 mil 482.76 pesos.

Además de los mil 200 millones recientemente contratados para destinarse a la reconstrucción de los municipios de la región del Istmo de Tehuantepec devastados por los sismos de septiembre de 2017.