Hace unas semanas circuló en las redes sociales, una nota que hablaba de un jardín de niños de Culiacán, Sinaloa, donde coincidentemente 65 de ellos tenían el mismo nombre.

Según la información, dice que las maestras ya tenían dolor de cabeza porque no podían identificar de qué niño se hablaba, pues unos llevaban el nombre de “Iker Santiago” y otros de “Santiago Iker”, que al final de cuentas es lo mismo.

No sé hasta donde fue cierta esa nota que publicaron varios medios electrónicos de medio pelo, aunque también la publicó el Deforma. Sabemos que cuando transmite algo el Deforma, es porque se trata de una broma. Lo curioso, es que el Deforma público la misma información, pero después de haberse divulgado en otros portales.

Según, la directora del registro civil de Sinaloa, señaló que los nombres de Iker, Santiago, Ian y Mateo, desbancaron a los ya tradicionales Kevin, Brayan y Johnny. Esta misma persona sugería a los padres de familia no dejarse llevar por las modas a la hora de registrar a sus hijos.

No tengo la menor idea de dónde salió el nombre de Iker, ni lo que significa, pero de que hay nombres por moda o por generaciones, es cierto. Por ejemplo, en el sexenio de Salinas de Gortari, hubo un montón de niños registrados con el nombre de Emiliano, por Emiliano Zapata, ya que este personaje representó el sexenio de ese presidente.

En el sexenio del exgobernador oaxaqueño Heladio Ramírez López, quien se inventó el programa “lluvia tequio y alimentos”, un papá oaxaqueño, admirador o agradecido con Ramírez López, registró a su hijo con el nombre de “Heladio Solidario”.

Hace años, los diputados de Sonora aprobaron una ley del registro civil para esa entidad, donde quedó prohibido registrar a menores de edad con nombres denigrantes o peyorativos. También prohibieron que los niños llevaran más de dos nombres.

Esos diputados se dieron a la tarea de enlistar 54 nombres que consideraban “denigrantes o peyorativos”. Aseguraban los legisladores que el principal objetivo de la reforma, era evitar que los niños fueran víctimas de acoso. Prohibieron nombres que llevan implícito el doble sentido como Zoila Blanca, o Blanca Flor, o Alan Brito.

Tengo muchos amigos que cuando andan preocupados porque se les vence el plazo para registrar al crio, me han pedido que les recomiende un nombre bíblico, y yo, eficiente como soy, les he sugerido que le pongan Satanás o Lucifer, porque son muy hermosos y, además, bíblicos.

Conozco personas que llevan durante toda su vida un nombre bíblico, pero no saben lo que significa. Por ejemplo, Mara, quiere decir amarga; Jacob, suplantador o mentiroso; Sama, desolación; Set, sustituto; Caleb, Perro.

¿Saben ustedes que el nombre de la persona significa mucho en la vida de quien lo posee? Por eso Jesús, les cambió el nombre a algunos de sus discípulos.

Pero bueno, la elección del nombre es bronca de cada papá, aunque pasados los años, seguramente, tendrán bronca del hijo contra los papás.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx