Texto y foto: Pedro MATÍAS  

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- El periodista Jesús Hiram Moreno, director del portal informativo Evidencias -en el Istmo de Tehuantepec-, inició hoy una huelga de hambre frente al palacio municipal de Salina Cruz porque la Fiscalía General de Oaxaca no tiene ningún avance en las investigaciones ni detenidos a seis meses del atentado que sufrió.

El comunicador se instaló en ayuno a partir de las 10:00 horas de este viernes 20 de septiembre para presionar a las autoridades a que detengan a los autores materiales e intelectuales del atentado que sufrió el pasado 20 de marzo, alrededor de las 15:30, en la colonia Petrolera de Salina Cruz.

Hiram Moreno manifestó que esta huelga de hambre busca sensibilizar a las autoridades de la Fiscalía General de Oaxaca e informen de la situación que guarda la carpeta de investigación del atentado que sufrió el pasado 20 de marzo cuando salía de una tienda de conveniencia.

En esa fecha declaró: “Hoy salía yo de comprar un agua de un Oxxo en la Petrolera. De pronto vi a una persona en una moto, estaba descendiendo de una moto y vi que se levantaba la playera y sacó un arma. Yo me di inmediatamente cuenta que no era un asalto, él nunca dijo nada, únicamente empezó a disparar. Yo corrí. Sentí un impacto en la espalda y empecé a caer y seguía disparando”.

A seis meses del atentado ni la Fiscalía Regional ni el grupo de Alto Impacto han dado información de los avances, razón por lo que exigió al Fiscal General de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez, que cumpla con lo que le ofreció, es decir, que sus agresores iban a ser detenidos.

Hiram Moreno considera que su situación ya es traumática porque no puede ejercer el periodismo con libertad, no puede salir a trabajar en la tarde-noche y todavía tiene que pagar la alimentación del personal de seguridad que le asignaron.

“Aunque tengo un escolta de la Policía Preventiva y otro de la Ministerial, es muy difícil porque tengo que pagar desayunos, comidas y cenas, poner la gasolina al automóvil que me puso la Fiscalía y no tengo trabajo, estoy endeudado”.

Explicó que por razones de seguridad “tengo que estar en mi casa, no salgo de noche, no fui al Grito de Independencia porque era riesgoso y tampoco puedo cubrir eventos de publicidad como el del Día del Niño porque si la gente me identifica puede salir huyendo, puedo generar una psicosis, ante el temor de que pueda alguien venir a matarme”.

Lo que al periodista le queda claro es que “a las autoridades no les importa si matan a un periodista, o a dos, a 10, les vale madre y sin embargo, sigo tratando de hacer periodismo aunque nos partan la madre”, añadió.

Finalmente, dijo que solicitó “una copia del expediente de su atentado y en la página 101 un agente federal rinde un informe donde dice que mi atentado no es por mi actividad profesional, no es por el periodismo, por eso el caso no fue atraído por el Mecanismo de Protección para Periodistas y Defensores de Derechos Humanos”.