Texto: Jaime Guerrero.
Foto: Milenio.

De ser un complejo legislativo, éste miércoles, la sede del Congreso del Estado se convirtió en un recinto de oraciones, alabanzas y discursos a favor de la vida desde la fecundación. Integrantes de iglesias evangélicas, católicas y cristianas arribaron a la sede del Poder Legislativo a protestar en contra de la reforma a la Constitución y al Código Penal que establece la temporalidad para la interrupción del embarazo y tipos penales para sancionar el aborto en Oaxaca.

Portando cruces y la imagen de la Virgen de Guadalupe, los fieles católicos oraron hincados para que no se aprueben reformas a la constitución y al código penal para ampliar los tipos permisibles de la figura del aborto.

Y es que además de la reforma constitucional, se plantean reformas al Código Civil, para despenalizar sólo antes de la semana doce de gestación y bajo una serie de supuestos que pongan en riesgo la salud, vida e integridad de la mujer.

Así mismo, la Comisión de Estudios Constitucionales emitió el dictamen de reforma al articulo 12 constitucional para que se proteja la vida desde el nacimiento y no desde la fecundación como actualmente tutela la Carta Magna del estado, a favor de la vida.

Ese dictamen de reforma ya fue presentado en primera lectura y será en la próxima sesión cuando sea sometido ante el pleno para su análisis, discusión y votación.

Pese al desconocimiento, decenas de fieles católicos iniciaron una jornada de oración afuera del Congreso Local ante la eminente aprobación de la despenalización del aborto. Los fieles rezan el rosario, el credo y la oración para los no nacidos, pidiendo la intercesión de Jesucristo para frenar esta ley que los integrantes de la LXIV Legislatura local pretenden aprobar.

En sus oraciones y reclamos, los integrantes de la Iglesia católica justificaron que el arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, pidiera el domingo pasado a la comunidad católica mantenerse atentos a las decisiones de los diputados y diputadas locales ante la posible aprobación de esta iniciativa.

Recordó que la Iglesia católica no aprobaba el aborto ni el matrimonio entre personas del mismo sexo, ya que este debe ser tal como lo creó Dios, entre un hombre y una mujer.

De su lado, integrantes de la Confraternidad de Pastores Cristianos Evangélicos del Estado de Oaxaca protestaron al interior del Congreso para exigir a las y los legisladores abrir el debate sobre el aborto y que se establezca lo que se conoce como el parlamento abierto para que se discutan éste y otros temas.

Los y las evangélicas se pronunciaron a favor de la vida al afirmar que existen muchas historias de personas que han cambiado al mundo y su vida antes de nacer; en esta situación recordaron el caso del fundador de Apple Steve Jobs quien su madre había pensado en la posibilidad de abortarlo, pero al final decidió tenerlo y darlo en adopción.

Para los creyentes, despenalizar el aborto es abrir la puerta a legalizar el crimen más abominable y horrendo: asesinar a seres humanos indefensos, más allá de lealtades a partidos o ideologías, los diputados y diputadas se deben a la ciudadanía a quienes, en teoría, representan.

Hoy, como nunca, la historia registrará nombres y partidos, y quedará constancia de la conciencia y su apego a la “moralidad”.

Portando pancartas, las y los religiosos que visitaron la sede del Congreso afirmaron que el aborto no es un problema religioso o teológico, es un problema ético y humano: o cuidamos la vida, o promovemos la muerte“.

Decimos que quitarle la vida a este señor, señora, joven fruto dizque del crimen organizado es un asesinato abominable y el aborto, ¿no es asesinato? Yo creo que es más abominable porque es contra un ser que no puede defenderse”, declaró el vocero de la arquidiócesis de Oaxaca, Guadalupe Barragán.

El porta voz de la Iglesia católica en Oaxaca, invitó a los diputados y las diputadas a defender y proteger la vida desde su concepción hasta su fin natural.

Diputada, diputado, defiende la vida, tú que puedes hablar por el que no tiene voz. Oaxaqueños, defendamos la vida del que no tiene voz, porque no ha nacido, se está formando en el vientre de una mujer, quiere vivir como vivimos tú y yo”.