La pilota de Interjet quien sugirió un genocidio en la capital mexiquense lleva el nombre de Ximena García, quien en sus redes sociales hizo público su deseo de que una bomba “debería de caer” sobre toda la gente que celebraba el Grito de Independencia en el Zócalo de la CDMX.

Lo que dijo fue: “debería de caer una bomba en el zócalo, nos haría un favor a todos“.

Fue en poco tiempo que su publicación se viralizó en la web social y por llegó hasta reclamos a la aerolínea Interjet, donde Ximena trabaja (hasta donde se sabe).

La respuesta donde la aerolínea se lava rápidamente las manos llegó enseguida: “Interjet lamenta la inaceptable publicación en redes sociales atribuida a una de nuestras colaboradoras, misma que no representa los valores, la visión ni la posición de la empresa”.

La empresa de transporte aéreo insistió en que haría una investigación detallada del caso de Ximena que llamó “una penosa situación“; luego agregó su compromiso hacia la seguridad, tolerancia, respeto y rechazo a la violencia.