Francisco López Lanz ejerce como agente de la Comisaría Preventiva del municipio de Guadalajara desde hace 22 años y, también, escribe poesía: acaba de publicar un libro que lleva de título “Espinas, Flores y Poemas” y que le tomó 18 años escribirlo.

El arduo trabajo de armar una ejemplar literario y, además, poético, lo concluyó apenas este año el originario de Villahermosa Francisco López luego de empezar a escribirlo en 2001.

Y es que la obra tiene adentro 150 poemas de su autoría.

La Comisaría de Guadalajara organizó la presentación de Espinas, Flores y Poemas frente a estudiantes, hombres y mujeres, y medios de comunicación en el auditorio de la biblioteca José Cornejo Franco en Plaza 18 de Marzo de la Colonia La Penal del municipio capital de Jalisco.

Francisco escribe sobre temas muy frecuentes en toda la historia de la poesía: amor y desilusión.

El autor explicó que aunque fuera policía, también tiene su lado sensible: “Nos tienen catalogados como que no tenemos sentimientos y que somos fríos, que nada más nos dedicamos a detener delincuentes“.

Y es que aunque la carrera de agente policíaco es muy peligrosa, no por ello en la ciudad donde se realiza la Feria Internacional del Libro más representativa de latinoamérica no iba a haber un defensor del ciudadano que también sea un intérprete de la vida desde ojos que hacen literatura.

También tenemos una parte sensible, tenemos sentimientos. A veces por nuestro trabajo los ocultamos: yo me desahogué de los sentimientos escribiendo“, confiesa Francisco en la presentación que le está dando fama en un país que alaba al arte escrito inmiscuido en los seres que menos se espera.

Es muy difícil estar patrullando, patrullar no te da tiempo de pensar“, explicó Francisco, quien combinó la literatura, la familia, las armas y la inseguridad de nuestro país.

La Comisaría de Guadalajara compartió en sus redes sociales al tapatío poeta quien fue aplaudido en todos los puntos cardinales de la virtualidad.