El miércoles 11 de septiembre del año presente, la Asociación Civil y albergue Un Mundo Una Nación fue atacada violentamente por desconocidos delincuentes: robaron bienes e incendiaron las oficinas.

Esto se supo por un comunicado difundido mediante Un Mundo Una Nación y el albergue amigo La Sagrada Familia, ambas organizaciones condenaron los hechos y pidieron intervención oficial.

Estos hechos nos causan gran inquietud por el incremento de la criminalización, discriminación y el ataque no sólo a las personas migrantes sino también a todas las personas defensoras de derechos humanos que han sido hostigadas y amenazadas por su labor de defensa y ayuda humanitaria en el estado de Tlaxcala“, escriben las organizaciones defensoras de DDHH.

Varios miembros del equipo del albergue hemos sido objeto de lo anterior, observando un escalamiento en las mismas y poniendo en riesgo la integridad tanto de las personas migrantes como del personal y voluntarios que dan vida a nuestra organización“.

El encargado de La Sagrada Familia, Elías Dávila Espinoza, compartiría los hechos de delincuencia que tuvieron lugar en su lugar de trabajo.

En las fotos, aparecen las oficinas de defensores de derechos humanos quemadas y maltratadas, así como ultrajadas por enemigos de su labor humanitaria.

Elías insiste en que los destrozos fueron como agresión al trabajo que su equipo realiza, aclara que ya fue hecha la denuncia ante el ministerio público bajo la demanda numero AIAPIZ-3/2040/2019.

Pide que se castigue al culpable e invita a crear una cultura de respeto, tolerancia, justicia, amor, paz y fraternidad.

El comunicado de las dos organizaciones defensoras de derechos migrantes aclara en la parte final que esperan la intervención de las autoridades tanto municipales como estatales y federales.

Especialmente de la Comisión Estatal y Nacional de Derechos Humanos.

Urgen que se les garantice la seguridad e integridad de las personas migrantes que están albergadas dentro de sus instalaciones.