Fuente: El País, Animal Político.
Imagen: Plumas Libres.

Jorge Winckler fue removido de su puesto como Fiscal General en Veracruz luego de que hace una semana mataran a 30 personas en un bar de Coatzacoalcos.

El gobernador del estado de Veracruz, Cuitláhuac García Jiménez, le reprocharía en su momento tantas personas asesinadas el 28 de agosto al sur de la entidad.

Corrió el rumor por redes sociales de que Jorge Winckler tenía un pasado sospechoso con el supuesto genocida de el establecimiento “El Caballo Blanco“.

Se decía que, semanas atrás de la matanza, en julio, la Fiscalía que tuvo a cargo Jorge Winckler había detenido al presunto asesino identificado como Ricardo “N“, alias “La Loca“, y dos días después se le liberó.

El mismo Cuitláhuac García, y después Andrés Manuel López respaldaría, acusó a Jorge de haber cometido este acto imprudente.

El entonces fiscal se defendió diciendo que no habían sido ellos los que apresaron a Ricardo “N“, sino la Marina de México, quien le entregó al delincuente a la Fiscalía.

Una semana después de los asesinatos en el bar, el grupo legislativo local de Morena propone la destitución del Fiscal General veracruzano, lo cual sucede, de manera temporal.

El resultado de esto provoca que la bancada panista de Veracruz acuda a protestar a la Fiscalía, donde les recibe un cerco de policías que les impide el paso.

Esta bancada salió al pleito posiblemente por una relación con Miguel Ángel Yunes, blanquiazul que antes gobernaba el estado.

Yunes colocó a Winckler en el puesto que perdió, iba por nueve años hasta que entró Cuitláhuac y le hicieron la vida de cuadritos.

Ahora, el mismo Jorge acusa a los y las diputadas locales de Morena de estar siendo controlados por el gobernador, también morenista. Quien usa la matanza en Coatzacoalcos para remarcar una ineficiencia del ex fiscal.

Por lo pronto, Verónica Hernández Giadans es la nueva fiscal veracruzana, tomó protesta rápidamente para sustituir a Winckler.