Fuentes: La Jornada.

A pesar del ambiguo comunicado de Alfonso Durazo horas antes, las fuerzas de seguridad del Estado mexicano perdieron la captura de Ovidio Guzmán López, un delincuente buscado en Estados Unidos y en México por importación y distribución de narcóticos por más de una década.

Recordemos que en febrero de este mismo año 2019, Ovidio Guzmán López y su hermano Joaquín Guzmán López, fueron acusados formalmente por el Departamento de Justicia estadounidense por conspiración de drogas. Ambos se mantienen fugitivos en México, donde también son buscados distribución de drogas y crimen organizado.

Esta tarde, fuerzas policíacas del Estado mexicano tuvieron en sus manos a Ovidio Guzmán López y a Archivaldo Guzmán Salazar (otro hermano). No obstante, uno de ellos fue recuperado por fuerzas criminales y el otro fue liberado directamente por miembros de la Guardia Nacional y el Ejército al verse superados en elementos, armamentos y estrategia de ataque.

Y es que los grupos criminales estaban organizados en cercos a lo largo de toda la ciudad de Culiacán, Sinaloa, y estaban causando incendios y demás estragos que, sobre todo, pusieron a todo el país en pánico.

Perdieron la guerra, según señalaron integrantes del Gabinete de Seguridad Federal al diario La Jornada.

Además, cuenta esa fuente, las balaceras se mantienen en la ciudad capital de Sinaloa y hay versiones que indican que Ovidio fue disfrazado y transferido a una camioneta del Cártel de Sinaloa para ser liberado.