Juchitán, Oaxaca.- Salvaguardar la integridad física de los ciudadanos es el encargo al que se mantiene atento el Ayuntamiento que preside Emilio Montero, afirmó Delfino Morales Felipe, Secretario Municipal, en las instalaciones administrativas del Cabildo juchiteco, este viernes por la mañana, posterior a los embates del ciclón tropical 17-E.

Aseguró que ayer jueves el alcalde acudió a cada una de las zonas susceptibles de inundación, para auxiliar y prestar ayuda inmediata a la población, y coordinó las tareas para atender a la población.

Precisó que la Comisión de Evaluación y Verificación de daños, del Gobierno municipal, continúa la cuantificación de daños, para poder brindar el apoyo necesario a las juchitecas y juchitecos que hayan sufrido pérdidas.

Morales Felipe detalló que hubo afectaciones en varios puntos de la ciudad. Entre éstas, mencionó el callejón Negrete, de la Octava Sección, donde el agua había ingresado a los hogares; la calle Francisco I. Madero por su cercanía con el Puente Chaparro, donde el nivel alcanzó los 50 centímetros, lo que provocó que la Policía Vial cerrara el acceso a la circulación.

Las familias avecindadas en las calles Pino Suarez y Cuauhtémoc, también  en la octava, sufrieron por igual la inundación de sus casas, por ser una de las zonas más bajas de la ciudad.

Abundó que en la colonia San Isidro, año con año se presenta el mismo problema, debido a que el asentamiento de varias colonias en las inmediaciones generó un tapón en el cauce natural de las aguas pluviales.

Señaló que ayer, inmediatamente a la instalación del Consejo, la policía Vial se dio a la tarea de cerrar la circulación al Puente de acceso a la Novena Sección, Puente Peatonal y los vados de la Primera y Quinta sección, por el peligro latente que representaba para los ciudadanos transitar en estas vialidades.

La Comisión de Rehabilitación de Servicios se dio a la tarea de abrir paso en callejones y calles donde fue necesario su intervención, en especial el Puente Chaparro, donde la acumulación de plástico y troncos impedía el correcto fluido de la corriente del río, con el riesgo de provocar un daño mayor en el mismo puente.

El Secretario detalló que se habilitaron 3 albergues: la Unidad Nisa Yaa, en la Colonia Zapandú, así como los auditorios del Tecnológico del Istmo y del IESIT. En el primer albergue se instaló una cocina comunitaria que atendió a quienes acudieron por haber salido de su hogar. En el último se atendió a una madre embarazada y su familia para mantenerlos en un lugar seguro. Estos espacios continúan pendientes para recibir y atender a cualquier persona que requiera el apoyo.

La comisión de Salud, a cargo de Heber Vidal Sánchez, Director de Salud, se trasladó a las zonas afectadas para atender cualquier brote de infección o percance derivado del arrastre de materiales o algún derrumbe.

Delfino Morales explicó que  la Sesión Permanente del Consejo sigue instalado ante los pronósticos de lluvias latentes en la región, para hacer frente a cualquier eventualidad, en tanto La Comisión Nacional del Agua no haya comunicado la conclusión de emergencia por presencia de lluvias torrenciales en el Istmo.

Actualmente el nivel del río ha descendido a 1 metro de altura, sin embargo, los vados de acceso al poniente de la ciudad permanecen cerrados a la circulación, por seguridad.

Finalizó invitando a la ciudadanía a no arrojar basura en el río, para prevenir esa acumulación que se evidenció en los puentes y que movilizó personal para su retiro en los puentes.