Texto: Redacción Oaxaca.

Personas de la tercera edad de Santa María y Tonameca denunciaron a la delegada Estatal de Programas para el Desarrollo en Oaxaca, Nancy Ortiz Cabrera, de promover un acto de revanchismo o venganza que puso en riesgo la vida de la gente y afectó la economía de los beneficiarios de los programas federales.

Los afectados y sus familiares indicaron que de última hora y sin previo aviso cambiaron la sede para la entrega de los apoyos económicos, de la cabecera municipal de Tonameca a la Agencia de Mazunte, en un lugar inaccesible para los 600 adultos mayores y personas con discapacidad.

Consideraron que esta medida es una revancha por el bloqueo de carretera y retención de Nancy Ortíz durante la reciente visita del presidente López Obrador a la región de la Costa. “Lo que no entiende es que fueron los vecinos Cozoaltepec y no la gente de nuestro pueblo, no fueron los viejitos, ¿por qué se desquita con ellos?” Dijeron los afectados.

Algunos de los afectados dijeron que para trasladarse a Mazunte para cobrar sus apoyos debieron realizar un gasto de por lo menos 300 pesos ida y vuelta, además en un lugar muy peligroso, casi inaccesible para quienes tienen dificultades para moverse, no se previó el abasto de agua, sanitarios, ni alimentos lo que provocó que dos ancianos se accidentaran al rodar por las escaleras, mientras que otros reportaron síntomas de desmayo por el esfuerzo, el calor y la falta de agua.

Durante la reciente gira presidencial en la región de la Costa, por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, Nancy Ortíz fue obligada a quedarse en el el aeropuerto de Puerto Escondido para atender a los vecinos de Tilzapote, pertenecientes a la agencia municipal de Cozoaltepec, quienes denunciaron el despojo y desalojo de sus viviendas por una resolución judicial “amañada” por parte de desarrolladores inmobiliarios.

La delegada de los programas federales no pudo encausar la protesta y por la falta de resultados provocó el bloqueo del acceso al aeropuerto por parte de los inconformes hasta que el mismo presidente de la república los atendió para poder regresar a la capital del país.