Entrevista: Paulina Ríos.
Texto: Gerardo Pineda Arciniega.

En la breve espera que precedió a la inauguración de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca, en el Foro FILO del Centro de Convenciones, aparece Paco Taibo II, tapando el brillo rectangular de una de las entradas.

Se ve un hombre de playera normal, sin gel ni sombrero ni peinado, lleva lentes como de lector y un pantalón de mezclilla como de papá, a su muñeca le rodea un reloj plateado que no se ve como del Palacio de Hierro; camina tranquilo, sin presunciones, pareciera que nadie se le acerca justo porque no aparenta ser nadie, sólo un señor, hijo de vecino.

Paco podría ser otro más en el público que vino a ver a Rebecca Solnit y a Carmen Aristegui.

Pero no, Francisco Ignacio (como el mismísimo Madero) es director del Fondo de Cultura Económica en México, vino a Oaxaca para extender su mano de gran peso, no nada más como autor y escritor, sino como directivo de una institución indispensable para el fomento de la lectura y la creación de literatura valiosa en México.

Se sentó en la mesa de invitados e invitadas especiales, casi en medio medio, aunque fue de los nunca recibió palabra.

El equipo de Página 3, en los breves instantes en que el público se acomodaba y las organizadoras se apresuraban para afinar los últimos detalles de la apertura a la FILOaxaca 2019, alcanzó al director del Fondo de Cultura Económica, al cercano del presidente de la República, al prestigiado escritor, historiador y analista literario, o tal vez sólo a Paco, y debajo del escenario de ésta Feria literaria preguntó si podría concederle una pequeña entrevista.

El servidor público que es siempre amable y dadivoso con sus entrevistas, aceptó al instante.

Entre tanto de qué hablar, hablamos de Oaxaca:

P3: ¿Cómo pueden trabajar ustedes con Oaxaca donde hay mucha falta económica?

PIT: Son muchas cosas, primero lanzamos un plan de creación de clubes de lectura en Oaxaca, Oaxaca ciudad, pero cubrió todo el estado. Llegaron cerca de mil voluntarios y armamos un plan que cubre todo el estado.

P3: ¿Cuántos clubes?

PIT: Un millar de clubes de lectura en Oaxaca, fácil. Básicamente eran los mejores promotores maestros jubilados. Son la sal de la tierra. Tienen la voluntad, el conocimiento, las ganas. Entonces cada vez que creábamos un club de lectura, les mandábamos libros, los poníamos en red y les mandábamos conferencias de escritores, etcétera. Eso por un lado, por el otro lado se activaron las salas de lectura de la zona, las que existían antes, entonces entre una y otra, yo creo que es el estado de la República donde más clubes de lectura se han creado.

En todos lados, desde Pochutla hasta la zona Mixteca. Por todos lados.

Eso por un lado, por otro lado estamos en conversaciones para reconstruir la librería que se perdió por una actitud incomprensible por parte del gobierno del Estado. Tenían una librería de Educal en Oaxaca y se perdió. Entonces estamos en conversaciones con la universidad para revivir una gran librería Fondo de Cultura y Educal Universidad que viene en camino.

Por otro lado estamos mejorando la distribución de libros. Por otro lado, una de las razones de venir a esta feria es venir a apoyarla. Hasta ahora los dineros del Fondo se iban a la Feria de Guadalajara y dijimos no, se acabó: un tercio para Oaxaca, un tercio para el Zócalo y un tercio para Monterrey y un tercio, por lo cual me dan como cuatro tercios, para Guadalajara. Entonces a las ferias estamos llegando con una docena de escritores y presentaciones del Fondo. Está el guatemalteco Dante Liano, que llegó conmigo, Pepe Reveles. Hoy en la tarde, Jorge Moch con una novela buenísima.

P3: ¿Con libros económicos, no?

PIT: Ah, desde que yo tomé control del Fondo se acabaron. Ahora son libros pa’ fifís (Risas). El libro de Dante hasta 65 pesos, aquí en Oaxaca.

Por otro lado, empezamos a distribuir en las librerías de Oaxaca libros del Fondo con 60, 70, por ciento de descuento. A parte de eso voy a invitarles porque haremos un plan de edición con Almadía para publicar juntos algo que va a ser sorpresa y no lo voy a decir.

Página 3: Actualmente, ¿estás trabajando en algo, Paco?

Paco Ignacio Taibo: Sí, de seis y media a siete de la mañana escribo.

P3: Y qué escribes.

PIT: Estoy  un pequeño libro de historia narrativa sobre la insurrección del gueto de Barsovia contra los nazis en el 43.

P3: ¿También se va ir a Netflix?

PIT: Posiblemente lo filmemos en Polonia el año que viene. Pero esta vez lo terminé, terminé el borrador la semana pasada, yo espero tenerlo terminado hacia fin de año.

P3: ¿Cuál es la reacción de los oaxaqueños a los programas del Fondo?

PIT: Es uno de los estados donde mejor respuesta encuentras. He estado hablando con compañeros de la 22 para organizar fomento a la lectura directo en las escuelas. He estado hablando con normales de Oaxaca para llevarles club de lectura a las normales y que el maestro normalista haga algo más que promover la lectura escolar: que invite a la lectura por placer.

Vamos a aumentar nuestra presencia, nuestros libros, nuestras librerías y nuestras acciones aquí en Oaxaca.

P3: ¿Por qué es importante que lean?

PIT: Mira, un ciudadano que no lee pierde una pata o pierde un brazo y está manco, o pierde un ojo y está tuerto. La lectura te abre puertas. Te abre puertas informativas, educativas, visiones del mundo, un lector es más crítico. Un lector está mejor informado y la información te llega por esquinas que no te las esperabas, puede ser un cuento, un poema, una novela. No necesariamente información de carácter periodístico.

La literatura produce ciudadanos más agudos, más capaces y además en no conozco ningún ciudadano que lea que diga: estoy aburrido.

P3: ¿Qué prioridad da el Fondo a las mujeres?

PIT: La prioridad que se merecen, son la mitad del género humano. A ver, nosotros llegamos aquí en la plena mentalidad democrática: faldita o pantalón un sólo corazón. No le podemos cerrar la puerta a nadie por condiciones de raza, sexo, color o gustos sexuales, maldita sea, basta ya. Entonces en ese sentido, donde hay talento enfocamos y procuramos. En términos igualitarios.