Cuando todos quisiéramos vivir en paz, en tranquilidad, donde la violencia no sea el pan de todos los días, de repente llegan unos policías municipales, casi frente a una escuela primaria, para detener a un mototaxista causante de un accidente vial.

Para detenerlo, lo hicieron con la ayuda de dos disparos: uno en forma horizontal, con riesgo de atinarle a alguien y resultara accidentado o perdiera la vida; y el otro, el elemento lo hizo hacia arriba.

Esto sucedió poco antes del mediodía, en el municipio de Santa Cruz Xoxocotlán, Indeco, Oaxaca, justo cuando los niños de la Escuela primaria Libertadores de América estaban en recreo.

Con la impreparación de estos elementos policíacos parece que la paz ya no nos va a alcanzar por la brutalidad que ejerce este cuerpo policiaco.

Lo preocupante en este caso, es que nuestra policía, ya sea estatal o municipal de Oaxaca, en su gran mayoría no está del todo capacitada para contener a los delincuentes.

En el caso de ayer, se trataba de detener a una sola persona, solo eso, luego de cometer un accidente vial y agredir físicamente a la persona del otro vehículo.

Después del zafarrancho en la Exgarita, el mototaxista huyó, pero una patrulla le dio alcance en el fraccionamiento Indeco, casi frente a la escuela primaria.  Después de los balazos llegaron los compañeros del mototaxista para tratar de rescatarlo. Al lugar acudieron más de 50 en cuestión de segundos. Si los policías hubieran lidiado con tal cantidad de personas, tal vez, se justificaría de alguna manera los balazos, pero para detener a una persona, creo que no se puede explicar.

Si la policía oaxaqueña ya implementó esta técnica, para ellos efectiva, en la detención de los delincuentes, entonces, que avisen, para que los ciudadanos que nos encontremos cerca, no nos sorprendamos que, para atrapar a un delincuente, se le tiene que someter a una serie de golpes brutales, frente a quien esté presente, eso no importa.

También, puede ser, que con esta técnica, el atrapado recuerde el castigo y se caiga posteriormente con su chivo bien totopeado unas cuadras adelante para dejarlo libre.

Afortunadamente, en esta ocasión, los elementos policíacos no se atrevieron a quitarle los teléfonos celulares a quienes grabábamos la acción. Los mototaxistas solo les pidieron a las personas que no tienen que ver con los medios, que dejaran de hacerlo.

Y como siempre: elementos policiacos y mototaxistas, llegaron a un acuerdo, y después de eso, le quitaron las esposas al detenido. Los chavos de las motos se pusieron a revisar todo el espacio para localizar los casquillos de las balas, pero sólo encontraron una de ellas. Dijeron algunos de los mototaxistas, supongo que son conocedores de armas, que se trata de una pietro beretta 9mm italiana.

Después de que subí las imágenes de lo sucedido a las redes sociales, respondió en su cuenta de tuiter el presidente municipal de Santa Cruz Xoxocotlán, Alejandro López Jarquín: “Somos el municipio que más policías con clave única policial cuenta. Se revisará la actuación del elemento y en su caso la sanción que corresponda.”

Y enseguida subió otro tuiter: “Don Horacio en el choque vial una persona fue agredida por ello los elementos procedieron a la detención, la comisión de honor y justicia revisa la actuación del elemento y en su caso la sanción que corresponda.”

Con los mensajes del presidente municipal, habrá que decir que la acción de los “vigilantes del orden”, demostraron la ineptitud de las personas que los seleccionaron, ya que para desarrollar esta noble misión policíaca, es necesario contar con las condiciones psicológicas y físicas que así les exige este trabajo. Además, no hay que olvidar que esta operación la ejecutaron frente a los niños de la escuela primaria.

 

Twitter: @horaciocorro

Facebook: Horacio Corro

horaciocorro@yahoo.com.mx