Texto: Jaime Guerrero.

La vocera de la bancada del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la LXIV Legislatura, Delfina Guzmán Díaz, confirmó que alistan el cambio de coordinadora de bancada y que el nuevo “coordinador” saldrá de un proceso de unidad. En consecuencia, habrá un nuevo presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso del Estado.

En el caso del presidente de la Mesa Directiva, construyen el acuerdo y la ruta para elegir a quien ocupe esa figura. No obstante, analizan la posibilidad jurídica y política para que el Partido del Trabajo continúe al frente de ese órgano de gobierno en el Poder Legislativo, sin trastocar la ley.

Guzmán Díaz confirmó que aún no esta definida la composición de la Mesa Directiva y en el caso de la Coordinación de Bancada, existen dos nombres para relevar a Laura Estrada Mauro.

De su lado, diputadas y diputados consultados,adelantaron que el perfilado es Horacio Sosa Villavicencio.

Por otro lado, los diputados Othón Cuevas Córdova y Luis Alfonso Silva Romo impulsan junto con Elena Cuevas Hernández e Inés Leal Peláez la creación de una bancada independiente para obtener prebendas para sus grupos políticos y negociar -al obtener una silla- en la Junta de Coordinación Política ante los nulos espacios que obtuvieron en el primer año de ejercicio legal.

Por lo pronto, Guzmán Díaz confirmó que por ley la mesa directiva le corresponde al PRI; sin embargo, no descartó que se puedan concretar acuerdos para retener la mesa directiva para el PT con el fin de seguir trabajando con acuerdos y tomando las mejores decisiones, sin incurrir en lo que sucedió en el Congreso Federal, cuando el PT pretendía seguir en la Mesa Directiva, violentando la ley y sin acuerdos de las fuerzas políticas.

Guzmán Díaz destacó que la bancada de Morena tiene un voto ponderado de 26 legisladores y legisladoras y confió que para el segundo año sigan siendo el partido hegemónico en el Poder Legislativo.

Por lo pronto, dijo tener la seguridad de que el próximo coordinador de bancada saldrá de un proceso de unidad y para ello se trabaja “para que el próximo compañero coordinador sea con el consenso de los 26”, asentó.

Desde el inicio de la LXIV Legislatura, Estrada Mauro enfrentó el rechazo y las alianzas sistemáticas de sus compañeros de bancada. Por un lado un grupo de 9 diputadas, entre ellas: Pável Meléndez Cruz, Cuevas Córdova, Silva Romo, Domínguez Escobar, Leticia Collado Soto, Griselda Sosa Vásquez, Hilda Graciela Pérez Luis, Ericel Gómez Nucamendi, Arcelia López Hernández y Elena Cuevas Hernández.

En más de una ocasión, la posición de encontrada de ese bloque entrampó el procesar sesiones y la aprobación de asuntos legislativos.

Para el cambio de coordinador de bancada de Morena, el pacto ya estaba establecido. El primer año para Estrada Mauro y el segundo para el grupo de Sosa Villavicencio, el tercer año corresponderá la diputada Delfina Díaz Guzmán.

Al PRI de Alejandro Avilés Álvarez, de acuerdo a la ley orgánica del Poder Legislativo, le correspondía desde el primer año la Mesa Directiva, al ser la segunda fuerza política en el Congreso del Estado.

Sin embargo, en todo momento Avilés Álvarez aprovechó y avanzó en su ruta legislativa, ponderando los temas que priorizaron al gobernador Alejandro Murat Hinojosa. La división de Morena en todo momento le favorece.

El último caso fue la aprobación del financiamiento de 3 mil 500 millones de pesos y al refinanciamiento de la deuda pública a largo plazo por 13 mil 101 millones de pesos a Murat Hinojosa.

El pasado 4 de octubre, los votos ya estaban pactados a favor, solo dos diputadas de la bancada de Morena estiraban la liga que al final se les reventó y se quedaron solas, entre ellas, Estrada Mauro.

En el PRI, Avilés Álvarez engranado con el titular de la Secretaría de Finanzas Vicente Méndoza Téllez Girón, logró cabildear y sacar a flote la solicitud de Murat Hinojosa.

Fue con 32 votos a favor y 3 en contra como la LXIV Legislatura aprobó la iniciativa con proyecto de decreto con la que autoriza al gobernador contratar ante instituciones financieras un financiamiento de 3 mil 500 millones de pesos para obras de infraestructura y el refinanciamiento de la deuda pública a largo plazo por 13 mil 101 millones 902 mil 508 pesos.

Ese día, Estrada Mauro cabildeaba para que el Proyecto de Desarrollo Intraurbano del Oriente de la Zona Metropolitana del Estado de Oaxaca por 1 mil 300 millones, que es la reubicación de la 28ª Zona Militar que actualmente se ubica en el municipio de Santa Lucía del Camino, fuera eliminado por ser innecesario y esos recursos se destinaran para proyectos de legisladores y legisladoras afines con nombre y apellido.

En su lugar busca etiquetar obras y proyectos para municipios y con nombre y apellido fuera etiquetados para diputados afines. En el caso de Estrada Mauro, para ser ejecutado por su cuñado que también labora en el Congreso del Estado y hasta habla a nombre de ella en reuniones oficiales.

No obstante, la petición del gobernador sí reunió los votos necesarios para ser aprobada, pese a intentos de Estrada Mauro, y su equipo que desde la dirección de comunicación social orquestaron campañas contra Fredy Delfín Avendaño, Horacio Sosa Villavicecio, Rocío Machuca Rojas, entre otros, que cabildeaban a favor de la solicitud del Gobernador, ventilando versiones a modo, confesaron los diputados.

Sin embargo, los acuerdos logrados por Avilés Álvarez estaban firmes, hasta con diputados y diputadas disidentes a Estrada Mauro.