Texto: Pedro Matías.

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México emitió una alerta por la desaparición de la defensora indígena de los bosques de la mixteca de Oaxaca, Irma Galindo Barrios, quien desapareció desde el pasado 19 de noviembre en la comunidad de San Esteban Atatlahuca.

Con el hashtag AlertaDefensoras, la red exige al gobernador Alejandro Murat Hinojosa que informe públicamente sobre el paradero de la defensora mixteca Irma Galindo Barrios y ordene la búsqueda inmediata para su localización con vida.

De igual forma, exigieron al Fiscal General de Oaxaca, Rubén Vasconcelos Méndez, que inicie la investigación correspondiente y se avoque a la búsqueda de la defensora hasta dar con su paradero a efecto de evitar daños irreparables a su vida y a su seguridad.

De acuerdo a información difundida en las redes sociales, Irma Galindo es una curandera tradicional, artesana, que trabaja en un proyecto de rescate y preservación de su cultura incluyendo su lengua materna, el mixteco.

Sin embargo, hace unos cinco años decidió regresar a su comunidad, San Esteban Atatlahuca, en la Mixteca, una de las zonas boscosas de esa región.

La defensora comentó a organizaciones afines “que había un aserradero que estaba destruyendo el bosque de su pueblo pero que tenía permisos federales y la anuencia de las autoridades locales y algunos caciques. Sabía muy bien que enfrentarlos era muy riesgoso. Pese a ello, “decidió, además de peticiones nuestras, que lo mejor era tener cautela, trabajar con la comunidad antes de enfrentar a los talamontes… muy rápido se ganó a la gente de su pueblo y fue electa para el cabildo de su pueblo pero fue destituida por su posición firme en la defensa de su pueblo. Desde entonces había recibo amenazas y agresiones”.

Irma, de 36 años de edad, es conocida por sus compas más cercanos como la Princesa Mononoke, por la defensa férrea del bosque y fue vista por última vez el pasado 10 de noviembre cuando estuvo en el pueblo de Ndoyocoyo, y después se retiró a su vivienda, en Buena Vista Totoy.

La preocupación por su desaparición es que en esa región existe presencia del crimen organizado y grupos paramilitares, por consiguiente, consideran que “la vida de Irma corre peligro”.