Texto: Jaime Guerrero.

En medio de la discusión por el incremento al salario mínimo 2020 que se realiza a nivel federal, el presidente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) Andrés Peñaloza, señaló aquí que la aspiración del actual gobierno federal es ir construyendo el ingreso suficiente que, al finalizar el sexenio, lo ubique en la línea de bienestar familiar del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) para que el ingreso diario en el 2024 sea de 360.57 pesos.

El economista indicó que, hasta el momento, diez han sido las propuestas planteadas por distintos sectores patronales y obreros para realizar los ajustes que serán vigentes en el 2020.

Sin especificar el monto justo para la clase trabajadora, señaló que “se debe tener conciencia de que es necesario llegar a una línea de bienestar familiar” luego de que el año pasado “con el incremento se llegó a la línea de bienestar individual”, según indicadores del Coneval.

La línea de bienestar familiar -explicó- es aquél que es suficiente para que un jefe o jefa de familia pueda mantener a los integrantes del hogar en términos de necesidades materiales, culturales y educativas.

Confiamos en que en esta política de recuperación de los salarios que debe de discurrir a lo largo de la presente administración, alcancemos o estemos próximos a la línea de bienestar familiar”, sostuvo.

Antes, de manos de Jesús Zarazúa Perea, director del Comité de Relaciones Laborales Index, Andrés Peñaloza recibió otra propuesta de incremento al ingreso mínimo a fin de que sea tomada en cuenta en la discusión tripartita encargada de realizar los ajustes.

Uno de los planteamientos es que, en la zona de la frontera norte, el incremento al salario mínimo sólo es un incremento de la inflación más dos puntos, esto quiere decir que si la inflación fuera de un 4 por ciento, más dos puntos propuestos, el incremento sea del 6 por ciento. En el interior del país es que sea la inflación más 12 puntos, es decir que si la inflación es del 4 por ciento el incremento sea del 16 por ciento.

Otro planteamiento hecho es que se componga del incremento al salario mínimo y del monto independiente de recuperación. En el tercer punto planteado es que a partir del 1 de diciembre de 2019 sea aplicado el monto independiente de recuperación y entonces el 1 de enero de 2020 sea efectivo el porcentaje a salario mínimo para que, con ello, a efectos de contratos y relaciones colectivas con los sindicatos sea considerado el incremento al salario mínimo para evitar interpretaciones de incrementos reales.