Texto: Gerardo Pineda Arciniega.

Al Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca se llega por dentro de la Ciudad de las Canteras o bien por la avenida Lázaro Cárdenas, viniendo del centro de la capital de Oaxaca. Se pasa a Santa Lucía del Camino cuando se cruza la Parroquia Felícitas y Perpetua. Poco después de este recinto religioso, a unas dos cuadras, apareció este 15 de noviembre -día del Tercer Informe de Gobierno del gobernador Alejandro Murat Hinojosa- un muro como el de Berlín o el de Trump.

A sus derredores, policías estatales y municipales resguardaron la seguridad del gremio político mucho mejor que la de la ciudadanía, la cual, confundida, tuvo que rodear el perímetro de uniformados que tienen una estrategia más pensada para cubrir un evento de este cale que para rodear a delincuentes o asegurar una escena del crimen.

Rezagadas de quienes sí fueron invitadas a escuchar el discurso de Alejandro Murat, personas manifestantes yacían del lado ignorado del muro descrito, levantado en la Lázaro Cárdenas del municipio de Santa Lucía del Camino. Son familiares de personas desaparecidas en la entidad que presuntamente cuida el licenciado Fiscal del estado de Oaxaca, Rubén Vasconcelos.

Uno supondría que en vez de los hombres trajeados y las mujeres enjoyadas, mejor estas personas deberían estar en primera fila escuchando los nunca antes vistos avances en seguridad que el Gobernador tiene para informar.

En esta ocasión, las familias de las víctimas de desapariciones solicitaban el diálogo con el gobernador Alejandro Murat detrás de las pancartas que se leen aquí abajo:

Protestan por César, policía municipal desaparecido el jueves 7 de noviembre de 2019 y Heriberto Antonio, ciudadano desaparecido junto con el anterior mientras presuntamente estaban en Tlahuiltoltepec Mixe en aquella fecha.

Hay que rodear el estorboso muro para retomar Lázaro Cárdenas después de un filtro policíaco bastante intimidador. Afuera del CCCO han montado una estructura que alberga quizás cientos de espectadores que verán el informe de Gobierno en las pantallas exteriores.

La única protesta que pudo entrar al evento fue la que va en contra del aborto, cartelones como los de la foto estaban plantados allí y, seguían, por cierto, a Murat Hinojosa mientras caminaba hacia el recinto principal del edificio recién estrenado hace dos años, como si tuvieran el respaldo gubernamental.

En el público exterior también se dejaron extender mantas de municipios del estado que promovieron el apoyo a su mandatario.

Con una planeación de lujo, dieron entrada a la prensa con mucha facilidad y apertura; en cosa de minutos un funcionario público adentraría a las y los periodistas hasta la explanada del Centro Cultural y allí mostraría como azafata dónde se pueden encontrar aguas de horchata y jamaica patrocinadas por el presupuesto público, además, dónde está la sala de prensa cuya oferta tenía al menos 30 computadoras de escritorio con internet y comida gratis con refrescos.

Al entrar a la sala principal donde el Gobernador presumió sus logros como si fuera un coaching empresarial, se llena la vista de trajes y corbatas (en su mayoría rojas). Enseguida, por la derecha, como gárgolas, se han plantado una decena de fuerzas de seguridad públicas, la escolta militar yace bien derechita enfrente de todas las demás, esperando a que entre el Ejecutivo estatal, quien llegaría tarde: al momento están por dar la una y media.

Hay una posición obligatoria para la prensa: hasta atrás, sobre las plataformas sin sillas y sin suficiente espacio para respirar; dan un poco de envidia los fotógrafos institucionales que sí pueden pasar por los pasillos hasta donde están sentados los y las invitadas de la alta política, sobre todo Olga Sánchez Cordero, quien lleva el mayor peso político por ser la más cercana al presidente de la República; pero también están allí Maria Eugenia Villanueva Abraján, César Morales Niño, Alejandro Moreno, Marco Antonio Mena, Manuel Velasco Coello, Oswaldo García Jarquín, entre otros y otras quienes llevan el privilegio de ver de cerca al protagonista de la tarde.

Suena el altavoz y las pantallas muestran el rostro triunfante del Gobernador de Oaxaca entrando al recinto llenado de manos que le creen plausible. Al poco tiempo, después del Himno Nacional Mexicano, inauguran al hombre estelar y como boxeador avispado sube al ring. Lleva un micrófono de backstreet boy cuando empieza: “Hoy Oaxaca se fortalece”.

El tercer (des) Informe de Gobierno

En su mayoría, el Gobernador de Oaxaca citó cifras muy alegres y, un tanto, irreales, algunas alcanzan a llamarse mentiras. La realidad es que lo que Alejandro Ismael llamó “abstracciones”, o sea los datos duros que resumen su desempeño, contradicen de manera importante el paraíso que ha pintado.

Dentro de este apartado de la crónica que aquí se escribe, se desenvolverán las top 5 pronunciaciones más importantes que soltó el Gobernador más a siniestra que a diestra; y, enseguida, habrá un análisis breve de lo dicho, el o la lectora tendrá que decidir si Murat Hinojosa dice o no la verdad.

Crónica de las mentiras del muratismo en el Tercer (des) Informe de Gobierno

  1. Hoy (Oaxaca) es el estado que más redujo la pobreza extrema en nuestro país”.

Según datos del CONEVAL, en su más reciente medición de pobreza, bajo el apartado “Variación del porcentaje de población con un ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria a nivel entidad federativa entre el segundo y el tercer trimestre de 2019”, el estado de Oaxaca califica un sólido tercer lugar como el peor estado de la República en el indicador que más determina a corto plazo la llamada “pobreza extrema”. Y, además, entre el segundo trimestre 2019 y el tercero, Oaxaca vivió un incremento del 0.7%, del 60.3 al 61.

A finales del 2018, la misma institución generaría los resultados de la medición de pobreza en el estado. Con sus datos, Oaxaca alcanzaría el 69% de personas que no ingresan a sus familias más de la considerada “línea de pobreza por ingresos”, y de esos, 37.4% de personas, por su parte, no alcanzarían a ganar más que la “línea de pobreza extrema por ingresos”. Datos inmensamente preocupantes.

Pobreza 2018, Oaxaca.

Dentro de la Medición de Pobreza, Oaxaca, 2018, también del CONEVAL, donde se hace un análisis “abstracto” (o con datos duros) de la pobreza en el estado entre 2008 y 2018; específicamente el rubro de la “población en situación de pobreza” ha sufrido un significativo incremento del 61.8% que se vivió en 2008 y un 66.4% que se vivió en el cercano 2018, diez años después. Entre el 2016 y el 2018, un año de la elección de Murat como gobernador, el porcentaje vivió apenas un bajón de 4% entre 70.4 y 66.4.

  1. Este es el estado que pudo mantener un crecimiento sostenido de 3.9% entre los 5 estados de mayor crecimiento del país”.

Murat habla del 2018, cuando instituciones de medición de la economía midieron un crecimiento del 4.3% en el segundo trimestre del 2018, viniendo de una decaída fuerte del casi 6% en el tercer trimestre del 2017.

En el primer año del gobernador de Oaxaca en turno, se vivieron puras bajas económicas. En el primer trimestre 2017 la economía estaba en 0% de crecimiento; la caída fue de -5% el segundo trimestre, en el tercero -5.8% y en el cuarto de -2.2%.

Luego, en 2018, la administración económica de Alejandro Murat vivió naranjas y verdes en el semáforo económico de “Cómo vamos”, proyecto que utiliza los datos del INEGI y del ITAEE para generar estadísticas de crecimiento. Al primer trimestre del 2018 ganó 2% de alza, luego un máximo de 5.5% que bajaría a 4.9% y cerraría el año con 2.9% para pasar a este 2019 que ya va por noviembre.

En 2019, la administración de Alejandro entra nuevamente en números rojos con un primer trimestre negativo de -1.5% y luego otro bajón al -2.6% en el segundo trimestre, el cual ha sido el último medido, por lo pronto.

La suma de los porcentajes entre 2017 y 2019 nos traería un resultado negativo de -1.8%, sofocando al presunto crecimiento sostenido.

El semáforo de “México ¿cómo vamos?” mide en rojo al estado de Oaxaca respecto a crecimiento económico.
  1. Este es el estado que está entre los 10 más seguros del país”.

La que más pinta de mentira tiene es esta. En primera, Oaxaca hoy ocupa el lugar número 17 en todo el país de inseguridad, según el reporte de incidencia delictiva que presenta la Fiscalía General de Oaxaca. Ocupaba el lugar 21 en 2017, luego el 17 en 2018 y en el año presente.

No obstante, aunque pareciera que entre 2017 y 2018 hubiera una mejoría, no es así, la verdad es que otros estados empeoraron, no que Oaxaca haya caminado por la ruta correcta. En 2017, se contabilizaron en total 39 mil 401 carpetas de investigación iniciadas, para 2018 subió el número hasta 41 mil 985 y, este año, el primer cuatrimestre contó 14 mil 503; de seguir así, el estado tendría para fin de año 58 mil 12 carpetas.

En las variaciones porcentuales entre 2017 y 2018, el cuadro que proporciona la propia Fiscalía del Estado tiene cara de desmentir las sentencias del mandatario sureño en su Tercer Informe de Gobierno. El rojo indica variación negativa en los siguientes rubros delictivos:

  1. Este es un estado que ha mandado un mensaje claro para tener un gobierno eficiente en dos vías muy importantes, la primera: en contra de la corrupción. Fuimos los primeros estados que pudieron consolidar el sistema anticorrupción”.

El gobierno de Oaxaca ha sido detectado como el peor de todos los estados del país en transparentar recursos públicos. Esto determinó el Índice de Calidad de la Información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para su informe  de Gobierno del segundo trimestre 2019.

Este informe considera 3 componentes, determinantes para decidir si un estado anda bien o no en el fenómeno cancerígeno que el presidente Andrés Manuel López Obrador percibió como el peor problema de México y la vía correcta para mejorar: Gestión de proyectos (efectivo uso de la inversión), Coincidencia en Recursos Transferidos (diferencias entre lo recibido y lo ministrado) e Indicadores (inconsistencias en reporte presupuestario del Ramo 33).

Oaxaca aparece debajo de todos en este índice con un muy alejado del resto 47% de calificación.

el gobierno de oaxaca es el peor en transparentar recurso público

  1. Cuando arrancó mi gobierno teníamos un 30% de abasto de medicinas. El día de hoy, a tres años de distancia, hemos podido mantener un abasto del 80% a 85% de manera constante”.

En julio de 2019, el 7, el titular de los Servicios de Salud de Oaxaca Donato Casas Escamilla admitió que el abasto general de medicamentos era del 55%. Y aunque apenas era julio, la Secretaría de Salud y Servicios de Salud de Oaxaca nunca informaron de que esta cantidad se hubiese incrementado.

Solo hasta hace cuatro días que la Secretaría de Administración informó que el Gobernador fortalecía los Servicios de Salud con más de 51.6 mdp, previamente se había dicho que más de 2 mil 600 millones de pesos se dirigían en 2019 al abasto de medicamentos, equipo médico, modernización de unidades médicas, adquisición de ambulancias y unidades terrestres, entre otros, no obstante, el abastecimiento real a las instituciones de Salud nunca se comunicó.

Una mujer honesta en la sala de mentirosos

La única mujer dentro de aquél recinto de mentirosos decidió, desgraciadamente, el anonimato. Es una secretaria municipal de un pueblo de la Sierra Sur. Ella, a diferencia de la decena de presidentes que se abordaron, no lustró con palabras los zapatos del Gobernador.

La secretaria municipal anónima no pudo mentir, en sus ojos se veía la incertidumbre que dejó, como si después del informe de Gobierno no quedaran dudas de que algo no encajaba.

Más o menos”, contestó cuando se le preguntó que cómo había visto el evento.

-Concuerdo en unas cosas y en otras no.

-¿En qué no concuerda?

-Pues esos recursos que dice que entregó, no es cierto. O al menos a nosotros no nos llegaron.

Con un dejo de decepción contestaría una entrevista así de breve, mientras observaba incómoda a quienes pasaban a sus lados.

Entre dos de las pantallas que proyectaron el Informe de Gobierno, había una bola de periodistas a las periferias de uno de los personajes cuya autonomía le da facultades para disentir con el Ejecutivo estatal: Rubén Vasconcelos, el fiscal de Oaxaca.

Yo quiero decirle a la sociedad oaxaqueña y específicamente a los policías estatales de que se trata de investigaciones complejas, difíciles pero que no vamos a parar en nuestro trabajo por hallar a los culpables. No puedo decir que vamos a resolver de un día para otro, de la noche a la mañana el caso, son investigaciones complejas, pero sí puedo decir y asegurar a las familias oaxaqueñas que no vamos a parar hasta hallar a los culpables”, declaró Vasconcelos con respecto a la masacre de los 5 policías estatales en San Vicente Coatlán.

Con respecto a quién pudo ser el responsable del delito, yo en ese sentido les pido que me comprendan porque yo tengo que ser cuidadoso en cada una de las afirmaciones que realizo no puedo decir que fueron o no fueron pobladores de la zona”.

Ante la declaración afirmativa del gobernador Alejandro Murat de que no fueron pobladores de San Vicente Coatlán los perpetradores de los asesinatos, el fiscal fue cuestionado por la veracidad de la comunicación institucional, a lo que Rubén Vasconcelos contestó: “El Fiscal del Estado soy yo. Yo soy el que realiza la investigación”.

Entre otras cosas, el personaje que ha sido puesto en tela de juicio por su desempeño como Fiscal, tanto como al Gobernador, y refirió que no piensa dejar su labor pública, aunque respeta las protestas realizadas desde el Congreso que piden su renuncia inmediata. Confirmó que tales peticiones no afectan su “intenso trabajo” y que incluso le parecen “sospechosas”.

Mientras el Fiscal apaciguaba las preguntas de trabajadores de Televisa, a lo lejos, en el montículo que sostuvo a Alejandro Ismael Murat, se despejaban las figuras importantes; Olga Sánchez salió casi corriendo del recinto como lo haría Carmen Aristegui en su momento al venir a la Feria Internacional del Libro de Oaxaca; la secretaria de Gobernación no dio “carnita” para los y las informadoras.

Atrás, en medio del barullo mediático, dejaron el Gobernador y la Secretaria a la presidenta del DIF Oaxaca, Ivette Morán Rodríguez, quien apaciguaría las aguas con sonrisas y algarabías del mundo de personas con capacidades diferentes.

Las multitudes se dispersaron pronto mientras las personas de la alta política se dirigieron a celebrar una comida en privado; allí, puede imaginarse que reiterarían palabras dulces al hombre que gobierna casi cuatro millones de habitantes.

Pero uno nunca sabe, quizá, por otro lado, habrán servido la verdad en vasos de mezcal y dado salud a la abstracción de los datos. Quizá aportaron propuestas y no halagos durante el postre. Quizá se prometieron no mentir más, decir la realidad en 2020 e incursionar dentro del buen gobierno. Quizá el Gobernador recibió la llamada del presidente y éste le puso en su lugar.

O quizá sólo bebieron del coñac comprado con dinero no propio, con lo recuperado de las donaciones de personas damnificadas por los sismos, con el sobrante del presupuesto para reconstrucción de escuelas primarias o equipación de hospitales, del moche de las constructoras amigas que arman carreteras de baja calidad, o simplemente de la nueva deuda pública que contrajo el estado.