Carina García

OAXACA, (pagina3.mx).- A 24 horas del desalojo violento de tres colonias en el municipio de Santa Cruz Xoxocotlán, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa ha hecho “mutis”, por lo que personas afectadas arribaron hasta Palacio de Gobierno para reprocharle ser insensible.

¡Ese gobernador es un insensible!, gritaba uno de los afectados quien con un dolor visible relató lo que se vivió este martes 19 de noviembre en los parajes Los Mangales, Palanque y Lomas de Quío.

A estos tres asentamientos, cercanos a la zona arqueológica de Monte Albán, arribaron grupos encapuchados presuntamente comandados por Silvano Reyes Medina, padre de la presidenta de Bienes Comunales.

Bajo el argumento de que las tres colonias han invadido la poligonal del recinto cultural, atacaron a las y los colonos con palos, piedras y armas de fuego, señaló Alba Juárez vecina de la zona.

La mujer precisó que por los hechos una persona conocida como “Juanito” perdió la vida, además de que 200 casas fueron incendiadas al igual que 16 mototaxis, seis motos y un vehículo particular.

A ello, agregó, se suma el sometimiento y amenaza de quemar vivas a por lo menos 16 personas, entre ellos niños, niñas, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad.

“Llegaron a disparar y a tirar piedras. Yo tuve en resguardo a por lo menos 16 personas”, reiteró Alba quien estuvo en riesgo de perder la vida.

Por estos hechos violentos decenas de familias se quedaron sin hogar, les fueron robadas sus pertenencias además sus animales de traspatio.

Aunque habitantes de las tres colonias exigieron la atención del gobernador Alejandro Murat desde la noche de este martes, hasta esta hora no se les ha atendido.

En este sentido también acusaron al encargado de la Procuraduría Agraria (PA), Octavio Rojas, de la violencia de la que fueron objeto; el funcionario federal presuntamente fue captado en una fotografía ofreciéndole bebidas embriagantes al grupo de choque.

Por su parte, Uriel Díaz Caballero, representante de los pueblos indígenas precisó que no existió o no fueron informados de alguna orden de expropiación o desalojo por parte de las autoridades estatal o federal.