Texto: Paulina RÍOS

Orgullosa a más no poder de sus raíces indígenas, Rebeca Cruz Galván ha creado junto con su esposo una pequeña empresa que además de proveer dinero a la familia busca sobre todo impulsar, promover y difundir la cultura de su región chatina.

Oriunda de Santos Reyes Nopala, municipio ubicado a 225 kilómetros de la capital oaxaqueña y considerado la cuna de la cultura chatina, Rebeca desde siempre ha amado a su pueblo, su gente, sus raíces.

Su padre y su madre le inculcaron el amor a su comunidad no solo a ella y sus hermanas, sino también a sus alumnos y alumnas a lo largo de sus vidas.

Mi padre siempre me preguntó si con mi carrera podría contribuir de alguna forma con mi comunidad siendo ya profesionista”, menciona en entrevista con Página 3, pues no eligió la carrera de profesora de educación indígena como él, su mamá y sus dos hermanas.

Recuerda que su padre, Fortino Cruz Pacheco, y su madre, Adela Galván Ruiz, eran personas muy participativas en las comunidades donde dieron clases y por ello aún recuerdan con cariño esas enseñanzas. (Leer nota)

Diseñadora gráfica de profesión, ha sido más promotora cultural de la riqueza de la región chatina, de su gente, sus costumbres, y sus tradiciones.

Muestra de ello es que después de estudiar en la capital y decidir regresar a su pueblo 12 años después, ya casada y junto con su esposo Rigoberto, quien además es activista cultural y promotor deportivo, fundan la revista “Código chatino”.

Trabajamos los temas de la región chatina en el aspecto cultural. Nos integramos en la comunidad participando en actividades culturales.

Los indígenas, cuando vivimos fuera de casa, añoramos regresar a nuestras comunidades. Extrañamos nuestras tradiciones, nuestras costumbres, gastronomía, la cultura en general”, dice rememorando el tiempo que vivió fuera de Nopala.

Y fueron esos sentimientos y emociones que llevaron al matrimonio a pensar en cómo combinar su profesión con su pasión por promover y difundir la cultura chatina.

Somos como los árboles: nuestras ramas se extienden, pero jamás perdemos las raíces. Y es ahí donde vemos la necesidad de materializar toda esta riqueza conceptual de nuestros pueblos”.

A partir de ello, surge la idea con Rigo de elaborar un proyecto de dibujos animados que reflejen la cotidianidad de las comunidades chatinas, en el taller de diseño gráfico e impresión en serigrafía, RyR (Rigo y Rbk), que fundaron en el 2007.

Emocionada, narra que fueron madurando la idea y pensaron en coordinar esfuerzos con su amigo y coterráneo Modesto Reyes López, quien es un reconocido maestro en artes plásticas.

Le planteamos la idea de dibujar unas caricaturas que reflejaran nuestra vestimenta, rasgos, hábitos, es decir: nuestra cotidianidad, para poder estamparla en artículos utilitarios, manifiesta Rebeca demostrando su orgullo indígena.

Fue un trabajo de semanas en las que Modesto bocetaba nuestras ideas, de muchas semanas para cumplir con el requisito de que se vieran dibujos tiernos y que tuvieran nuestros rasgos y que, sobre todo, comunicaran nuestra esencia.

Se hizo más difícil porque el maestro estaba fuera del país, en Trinidad y Tobago, impartiendo un taller, pero quién mejor que él que viene de padre y madre chatinos y conoce a detalle nuestra cultura, dice convencida.

Una vez logrado el primer dibujo, lo digitalice aquí en RyR y comenzamos a estudiar los colores que se usan tradicionalmente en las enaguas, las blusas bordadas y las camisas, cuidamos cada detalle.

Posteriormente empezamos a estamparlas en tazas, termos, playeras, y comenzamos a trabajar con varios talleres de la Ciudad de Oaxaca para la elaboración de bolsas, cosmetiqueras y monederos”, continúa contando.

Y es así como hace dos años nació el proyecto que denominaron “Chatinitos y chatinitas”. Actualmente, el proyecto emplea a varias personas para la elaboración de los productos.

Todo es manufacturado en nuestro estado y gracias a la venta de nuestros artículos podemos promover la ecología en nuestro pueblo, damos atención a animales en situación de calle, además de seguir promoviendo eventos culturales y educativos de nuestro pueblo y de algunas comunidades cercanas.

En nuestro taller atendemos a personas que bajan de las comunidades aledañas a nuestro pueblo a solicitar nuestro servicio de diseño e impresión y la atención es completamente en nuestra lengua materna, puntualiza mostrando otra vez el orgullo de ser chatina.

Es el segundo año con “Chatinitos y chatinitas” y tenemos imágenes para cada evento cultural de nuestro pueblo.

“No ha sido fácil puesto que no tenemos forma de financiar el proyecto, pero poco a poco vamos abriéndonos puertas con la ayuda de Dios, el apoyo de nuestra familia, de paisanos que radican en los Estados Unidos quienes promueven nuestros productos, y de vacacionistas que siempre pasan a adquirir algunos.

Como RigoyRebeca creemos que puede aportarse a nuestras comunidades a partir del trabajo honrado y la participación directa con la comunidad.

En los pueblos originarios hay creatividad y mucha capacidad para emprender. A futuro pensamos consolidarnos y poder abrirnos a nuevos mercados, concluye imaginando ya su expansión“.

Rebeca Cruz Galván además de ser diseñadora gráfica, promotora cultural, radialista, microempresaria y emprendedora, ama la fotografía.

Algunas de las imágenes que ha tomado de la vida cotidiana de la región chatina han sido utilizadas por organismos internacionales dándole el crédito correspondiente.

Sin embargo, la empresa Walmart ha tomado y ha vendido una fotografía suya sin siquiera darle el crédito y mucho menos regalías, con el pretexto de que las ha tomado de la plataforma pixabay que las ofrece libres de derechos, lo cual es cierto, pero sin fines de lucro.

Desde hace siete años Cruz Galván también tiene un programa en la radio comunitaria en el que aborda temas sociales, culturales y de comunalidad, brindando además servicio social al pueblo, desde la recuperación de celulares extraviados, hasta ayuda a personas de la tercera edad.