Sem.México. Cd. de México. 13 de noviembre de 2019.- El Proyecto del Presupuesto del Gobierno Federal para el Ejercicio 2020 enviado a la Cámara de Diputados representa un retroceso para el ejercicio de los derechos de las mujeres en materia de salud materna, sexual y reproductiva que afecta la progresividad que ya se había ganado.

 

Fotografía: Proyecto diversidad e Interculturalidad

Fundar considera que el presupuesto público es la herramienta de política pública más importante con que cuenta un gobierno para garantizar los derechos humanos. Cualquier propuesta de política pública que no esté reflejada o incluida en dicho instrumento es demagogia ya que no se trata de un tema prioritario en la agenda del gobierno y ante la falta de recursos, no puede ser instrumentada.

El análisis presupuestal realizado por el Centro de Análisis e Investigación Fundar señala un recorte actual del 24 % a los programas de salud de las mujeres y del 11% al destinado a la implementación de las Alertas de Violencia de Género afectan a 19 acciones de salud, principalmente los dedicados a tratamientos de diversos tipos de cáncer, y dos acciones para erradicar la violencia, por lo que proponen como política pública revertir dichos recursos.

En opinión de la legisladora Guadalupe Almaguer no hay presupuesto para las mujeres, ya que en el Anexo 13 se incluyeron subsidios de otros programas que no tienen que ver con la igualdad de las mujeres: “Yo puedo inmolarme, dijo, pero se requiere que las diputadas de Morena dejen la simulación y convenzan al presidente de asignar más recursos, porque al final de cuentas es él quien decide”, declara.

la diputada morenista Wendy Briceño Zuloaga, presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados, considera que el PEF 2020 fortalece los programas prioritarios para la atención de las mujeres en salud, prevención de violencia, igualdad sustantiva y mujeres rurales, esto a pesar del recorte presupuestal en salud del 24%. También dijo que se están reuniendo con distintas dependencias del Ejecutivo para que los programas contenidos en el Anexo 13 tengan transversal la perspectiva de género.

De las 19 acciones de los programas de salud materna los que más reducción presupuestaria presentan hasta del 100% fue el de “Reforzar las acciones de investigación en salud mental con perspectiva de género” y con 71% “Adquirir reactivos para diagnóstico del cáncer en la mujer”.

Los cuales se dividen de la siguiente manera: Con una disminución del 29% se encuentran los servicios de detección, diagnóstico, tratamiento y control para disminuir la tasa de mortalidad del cáncer de mama; de los cuales, el 21% fue disgregado del programa del cáncer de pulmón, en contraposición con el 18% el programa integral para la atención del cáncer cervicouterino localmente avanzado y metastásico. Así mismo se reportó el 15% menos destinado al Programa de acceso, atención, promoción y difusión e investigación del cáncer de ovario. Declarando un 5% disminuido en referencia a la atención de pacientes con diagnóstico de cáncer de endometrio y ,finalmente, con 3% la provisión de servicios para la promoción, detección, diagnóstico tratamiento y control del cáncer cérvico uterino en términos generales.

El análisis de Fundar también reporta una alarmante reducción al presupuesto de planificación familiar y anticonceptivos, casi del 35%, lo que es de suma relevancia en el contexto actual de aumento de embarazos entre adolescentes.

Cecilia Toledo Escobar precisó que el Anexo 13 no significa bolsas de dinero extra al presupuesto, sino permite identificar las asignaciones destinadas a promover la igualdad entre hombres y mujeres, o acciones que promuevan la erradicación de la violencia etiquetadas en las distintas secretarías. Lo que calificó de un triunfo de organizaciones sociales, de derechos humanos y legisladoras.

Destacó que hay un incremento del 47% en el PEF 2020 con respecto al del 2019, debido a la inclusión de programas que no necesariamente coadyuvan a la igualdad entre mujeres y hombres, pues se incluyeron los programas de transferencias de recursos o subsidios como el de la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores que destina 37,957 millones de pesos.

En el PPEF 2020, se plantea una reducción de -24% al Programa de Salud Materna, Sexual y Reproductiva al pasar de 2 mil 384 millones de pesos en 2019 a 1 mil 818 millones en este año.

Fundar observa con especial preocupación la disminución del 27% a la Acción 141: “Disminuir la mortalidad materna y del recién nacido, identificando riesgos y daños en la salud perinatal y de la salud de la mujer durante el embarazo, parto y puerperio”, ya que registra en un año del 2019 al 2020, una disminución del 26%, equivalente a la que tuvo entre el 2013 y el 2018.

Además, las disminuciones presupuestales hacia salud materna son uno de los tantos obstáculos para el cumplimiento de los compromisos asumidos por la comunidad internacional, incluido México, de reducir la tasa de mortalidad materna en nuestro país previstos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Da seguimiento a la asignación y ejercicio de los recursos públicos en el actual contexto de la llamada política de austeridad republicana del estado, desde un enfoque de derechos humanos. La premisa es analizar si el PPEF 2020 garantiza el ejercicio efectivo de los derechos de todas las personas, en específico de las niñas, adolescentes y las mujeres que vivimos una situación de generalizada de violencias, y si el presupuesto garantiza el funcionamiento efectivo de los mecanismos que existen para ello.

https://www.semmexico.mx/?p=13904