Texto: Pedro MATÍAS. Fotografía: Gabriel Barcelos Sotomaior

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Con una “copia” fiel de la Ley de Hacienda del estado de México, el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa pretende aplicar un impuesto estatal del 4.5% “sobre la venta final de bebidas con contenido alcohólico” con el cual estiman recaudar 6 millones de pesos, denunció el presidente del Consejo Regulador del Mezcal, Hipócrates Nolasco Cancino.

Sin embargo, le hace notar al gobernador que este impuesto afectaría a más de mil 800 asociados y, por consiguiente, para las más de 100 mil personas que trabajan directamente e indirectamente en la producción del mezcal. Pero sobre todo, agrega, atentaría contra el tejido comunitario, ya que a través de este ramo que logró detener la migración.

Por el contrario, le recomendó al gobernador reasignar los 9 millones de pesos que la Secretaría de Economía pagó a una sola empresa por el evento “Vive Mezcal”; que sería factible tomar las ganancias de la derrama de más de 20 millones de pesos por el concepto de la Feria del Mezcal.

Y “en concordancia con las instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, evitar el uso del erario en beneficio de familiares de servidores públicos como el proyecto “Expansión de Gugar Soda a Estados Unidos” de la familia del Secretario de Economía, Juan Pablo Guzmán, por 1.5 millones de pesos.

Otro ahorro es en el caso de proyectos como el que apoyó el secretario Juan Pablo Guzmán por 4 millones 870 mil pesos para generar una empresa dedicada al análisis de diferentes bebidas como Tequila, Sotol y Bacanora (que se producen en Jalisco, Sonora, Chihuahua, entre otros estados del centro y norte país), estados muy alejados de Oaxaca.

Explicaron que “sumando estos dos proyectos (Gugar y la empresa de análisis) apoyados con el presupuesto del Estado, se dejan de gastar 6 millones 370 mil pesos, monto similar a lo que se desea recaudar con el 4.5% al consumo.

Por último, el proyecto respaldado por la Secretaría de Economía por siete millones 610 mil pesos a Mezcal Xhunca para exportar su producto a Francia y Europa (sic), mismo que se encuentra comprobado desde hace tiempo y del cual no existe evidencia de que la marca en cuestión haya exportado una sola botella, ni que la marca haya sido registrada en el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) o que tenga registros hacendarios.

Insistió en que con todas esas acciones detalladas “ascienden a la cantidad de 43 millones de pesos, con lo cual, no sería necesario implementar el impuesto estatal de 4.5% al consumo de bebidas con contenido alcohólico y por el cual se desea recaudar 6.3 millones de pesos”.

Cabe mencionar que el Poder Ejecutivo propuso a la LXIV legislatura local una iniciativa de reforma a la Ley Estatal de Hacienda para crear nuevos impuestos: Sobre la Prestación de Servicios de Hospedaje (ISH), Sobre el Ejercicio de las Profesiones, Sobre la Venta final de bebidas con contenido alcohólico, Impuesto sobre la Extracción de materiales de remediación ambiental.

Esta iniciativa, dijo, les parece sumamente contradictorio que un estado como el nuestro, que ha sido protagonista del mezcal y sobre todo por el contexto de desarrollo social, rural y económico que ha generado, se frene con impuestos a su comercialización.

“Si de por sí resulta contradictorio que el mezcal se pueda adquirir a menor precio en otros países que en México, debido a los impuestos nacionales (53% de IEPS, 16% de IVA y del 30 al 33% de ISR), resultaría aún más contradictorio que en Oaxaca siendo la tierra del maguey y del mezcal, sea más caro adquirir la misma botella que en cualquier otro estado de la República”, puntualizó.

Nolasco Cancino mencionó que “el Presidente López Obrador ha declarado en repetidas ocasiones que no habrá más impuestos y desearíamos que Oaxaca, el estado que más ha visitado nuestro Presidente estuviera en la misma sintonía”.

En una carta enviada al Gobernador, el presidente del Consejo Regulador del Mezcal le hace saber la “falta de creatividad de algún funcionario de tu equipo, ya que el impuesto fue copiado directamente del mismo impuesto implementado en el Estado de México”.

También le hizo notar “que la misma medicina, no es cura de distintas enfermedades, máxime que para el Estado de México no ha sido de alivio y que Oaxaca y el Estado de México son diametralmente distintos.

“A decir: la población en el Estado de México es de 16.2 millones de habitantes, en Oaxaca somos 3.9 millones, mientras que la población de lengua indígena es del 2% en esa entidad y en Oaxaca es del 30% y el mezcal es una actividad económica eminente de los pueblos indígenas, el Estado de México es el segundo estado que aporta al PIB y Oaxaca el número 22… así de grandes las diferencias entre otros muchos conceptos”.

Y todavía fue más allá al reiterarle que “el mezcal que está dinamizando la economía social, sobre todo la rural; por ello, es contradictorio copiar el plan de ingresos del Estado de México al de Oaxaca sin hacer el análisis pertinente”.

“Con el debido respeto, por la cantidad de afectaciones que trae consigo implementar un impuesto estatal de 4.5% a bebidas con contenido alcohólico, no vale la pena gravar al mezcal si se espera recuperar 6 millones de pesos”, añadió.

Destacó que el mezcal tiene grandes beneficios sociales al permitir el desarrollo social y rural, ha detenido la migración, incluso, la ha revertido porque muchos migrantes han regresado a sus comunidades al tener fuentes de empleo sólidas y esto ha logrado reunir familias que habían estado separadas por muchos años, restaurando el tejido social que sin duda es para bien de todos en nuestro país.

Por consiguiente, el mezcal se ha convertido en una de las mejores cartas de presentación de México ante el mundo, donde Oaxaca es el principal protagonista.

Finalmente, le pidió al gobernador una reunión “a fin de plantear nuestros argumentos y por supuesto, nuestras propuestas que contribuyan a seguir fortaleciendo a quienes participan en la economía formal del mezcal, cumpliendo con la visión de tu gobierno en materia económica, fiscal, social y de sostenibilidad en beneficio del pueblo de Oaxaca”.