reconstrucción sismos casa digna
Por construir casas dignas, reconocen su labor.
Diana Manzo / Corresponsal

Ixtepec, Oax., (pagina3.mx).- Donar víveres, lonas y alimentos a más de 40 campamentos vecinales, 36 barrios y 3 comunidades de la Sierra Mixe-Zapoteca, organizar brigadas de remoción de escombros.

Reciclamiento de materiales de las casas afectadas, convocar a jóvenes de 9 estados de la República a construir 100 casas de madera temporal, así como impulsar la  reconstrucción y reforzamiento de 240 viviendas.

Además, impulsar a familias a conservar la historia que construyeron las y los abuelos a través del Guendaliza’a (tequio).

Todo ello ha sido una tarea ardua y valiosa para quienes integran el “Consejo de Reconstrucción y Fortalecimiento Comunitario Ixtepecano” que durante el 2018 y este 2019 han sido galardonados con dos premios internacionales.

El primer galardón lo recibieron en el 2018: “Premio Latinoamericano para casos de reconstrucción social de Habitat Postdesastres 2018”, que otorga la Coalition Internacional del Hábitat (_HIC) y la Facultad de arquitectura de la UNAM.

Recientemente obtuvieron el premio “Transformative Cities Peoples ‘Choice Award 2019’, Ciudades Transformadoras”, a  través de una alianza con la Cooperación Comunitaria A.C.

 

Historias tras el terremoto

Las viviendas de Cristina Simone y Blanca Estela Rivera Orozco colapsaron con el terremoto del 7 de septiembre y ahora están contentas de vivir en una vivienda tradicional.

Ese movimiento telúrico colapsó a cerca de 60 mil viviendas en el Istmo de Tehuantepec.

En el caso de Cristina, conservó la casa que construyeron su padre y su madre, mientras que la de Blanca Estela la demolieron.

Al final, ambas reconstruyeron sus casas con el apoyo del Comité Ixtepecano en una mezcla de recursos del gobierno federal y alianzas de organismos civiles y fundaciones.

Lograron los apoyos luego que los recursos que se otorgaron en 2017 no alcanzaban para reconstruir viviendas de forma digna.

Ahora disfrutan de una vivienda fresca y de tipo vernácula, como ellas se las imaginaron.

“Llegó Isabel Núñez, que es una mujer que defiende la vida y el territorio, y me platicó que aquí en Ixtepec estaba formado un Consejo de reconstrucción.

“Yo estaba desesperada porque vivía debajo de una lona, ella me dijo que confiara y finalmente después de unos meses obtuve mi casa, ellos me ayudaron, con los donativos de las alianzas que hicieron con las organizaciones y ahora vivo feliz en mi casa”, relató.

El Consejo

El Consejo de Reconstrucción y Fortalecimiento Comunitario de Ixtepec es una agrupación que nació diez días después del terremoto de 8.2 grados que se registró el 7 de septiembre de 2017.

Está conformado por el Comité Ixtepecano en Defensa de la Vida y Territorio, y se ha respaldado de la asociación ganadera y agrícola, Casa Panteón.

Así como de Bibaani A.C., Espacio de Mujeres Defensoras de la Madre Tierra, entre otras agrupaciones, las cuales decidieron impulsar el “Guendaliza’a”, que es el tequio-ayuda mutua-reciprocidad- como forma de reconstrucción de viviendas tradicionales.

Rubén Valencia, uno de los integrantes de este Consejo, expone que “no ha sido nada fácil” lograr vincular a las asociaciones civiles con la idea de conservar la arquitectura para la reconstrucción del tejido social.

También busca respetar a los sujetos comunitarios, y se ha logrado que las familias ahora vivan en espacios dignos sin perder el significado de la comunalidad.

“Decidimos proponer a las familias que habían perdido sus viviendas por el sismo que conservaran las casas que sus padres y abuelos construyeron.

“No fue sencillo porque muchos ya querían un techo rápido, otras lo habían decidido desde antes, poco a poco las demás se fueron convenciendo.

“Ahora cuando ven el comparativo que ellas tienen una vivienda digna que no gotea y que es cálida y fresca, nos dicen que valió la pena, entonces esa es nuestra satisfacción”, señala Rubén Valencia.

El activista comunitario  recalcó que todo esto ha sido posible por varios factores: las familias que se han acercado y decidido participar, organizarse, ayudarse.

Y los grupos que trabajamos antes del sismo por defender el territorio y el tejido comunitario y las diferentes organizaciones y fundaciones que han creído en nosotros desde el inicio, abundó.

La ayuda solidaria

Dijo que 249 viviendas se lograron a través de gestiones del Comité en alianza con otros organismos civiles y fundaciones y 240 a través de gestiones que hizo el Consejo de Reconstrucción y el Comité Ixtepecano a través de las asambleas con las familias.

La REMA, la Universidad de la Tierra en Oaxaca, PIAP AC, Otros Mundos Chiapas, FASOL, El INSO, Fundación Semillas, Fondo Ambulante, Oxfam México, la Universidad Iberoamericana.

Así como fundaciones que vinieron por su llamado, tantas personas a título personal o colectivo de diferentes estados y países que se sumaron y se reconocen en el bien común.

“Gracias a todos ellos y a muchas más ha sido posible no solo reconstruir viviendas, sino revitalizar la memoria viva de nuestro pueblo”, explicó Rubén Valencia.

Así fue como llegó Cooperación Comunitaria y se logró ayudar a las personas mediante este proyecto “Reconstrucción Integral y Social del Hábitat”, que resultó ganador del premio que otorga la iniciativa internacional Transformative Cities (Ciudades transformadoras) también llegó el arquitecto Enrique Ortiz, gran impulsor de la vivienda tradicional.

Sol Trumbo, coordinador de la Iniciativa Ciudades Transformadoras e impulsor del premio “Transformative Cities Peoples ‘Choice Award 2019’”, explicó que es la segunda ocasión que se entrega este premio a nivel internacional y manifestó su orgullo porque haya sido en una comunidad indígena de Oaxaca a través del proyecto de la Cooperación Comunitaria en Ixtepec.



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA