brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Dan de alta a la saxofonista atacada con ácido para su cicatrización; viene lo más difícil y costoso: hermana
Por Pedro Matías
21 de enero, 2020
Comparte

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- La saxofonista María Elena Ríos, quien fue atacada con ácido en la mayor parte de su cuerpo regresó a casa para la etapa de cicatrización después de permanecer un mes y ocho días en el Centro de Nacional de Investigación de Quemados del Instituto Nacional de Rehabilitación “Luis Guillermo Ibarra”, de la Ciudad de México.

Así lo confirmó Silvia Ríos Ortiz, hermana de la artista atacada con ácido el pasado 9 de septiembre, en el municipio de Huajuapan de León, donde ha señalado como presunto autor intelectual al ex diputado del PRI, Juan Antonio Vera Carrizal, quien se encuentra prófugo de la justicia.

Precisó que María Elena abandonó el hospital este lunes 20 de enero alrededor de las 15:00 horas y, a través de una Urvan, se trasladaron a su domicilio en Huajuapan de León donde llegaron a las 10 de la noche. Aunque la Secretaría de Salud y el gobierno de Oaxaca ofrecieron su helicóptero para llevarla a la capital de Oaxaca y luego a la mixteca, decidieron no aceptar porque su hermana “ya tiene movilidad y podía viajar en carro y hay otra gente que sí lo necesita”.

Aunque muchos “ya dan por hecho de que ya la dieron de alta y ya esta bien, eso no es cierto porque ahora viene lo mas difícil, lo mas doloroso y lo mas costoso. Ahorita ya lleva por lo menos cinco cirugías de injertos de piel y a parte viene la reconstrucción de cara, pecho, parpado, boca, nariz, brazos, piernas, entonces, esto apenas empieza”.

Los especialistas dicen que la etapa que sigue va de uno a cuatro años para lograr una sanidad al 70% porque el 100% es imposible por el daño irreversible que ella tiene.

Reconoció que “mi hermana fue trasladada después de una segunda cirugía porque los injertos de piel no se adaptan a su cuerpo. Los mas grave es que después de tres meses seguía en la misma situación. Ya ahorita los injertos ya se quedan en su piel y ahora regresa a casa porque necesita la cicatrización y eso lleva su curso, hay que esperar que su piel llegue a su etapa de cicatrización y el cuerpo empiece a reaccionar”.

Luego de agradecer a los medios de comunicación porque por el tema mediático hicieron posible el apoyo de salud, dijo que espera que el apoyo acordado con el gobierno del estado continúe hasta la sanación de María Elena.

Respecto al presunto atacante dijo que “estamos a cinco días de que se libró la orden de aprehensión contra Vera Carrizal y no ha sido detenido.

En cuanto al audio clandestino de Vera Carrizal y la carta de su esposa donde dice que él es inocente y que algún familiar de María Elena quiere utilizar el caso para poder extorsionarlo, le aclaro que “nunca ha sido la intención de extorsionar o negociar de una pequeña o grande cantidad por la sanidad o dolor de mi hermana”.

“Cuando yo salí a dar declaraciones pedía justicia y atención y nunca he pedido dinero, nunca se ha pedido ningún tipo de negociación. Sería ilógico utilizar el daño de mi hermana a favor de ella,  y aunque ellos quisieran pagar una reparación del daño, mi hermana no tendría una vida irreversible y ya con el dinero va quedar bien”, agregó.

“Ni deteniendo a esa persona mi hermana va a recurar la parte de su piel y se va mejorar. Ya el daño esa hecho, lo que hace es desvirtuar los hechos”, remató.

Luego de pedir al gobierno federal y de Oaxaca que la siga apoyando con el sector salud porque “estamos hablando de millones no son 100 mil o 200 mil pesos”, dijo que “esperan que pronto puedan detener a esta persona (Vera Carrizal) porque hay pruebas, hay dos personas vinculadas y en su momento va a salir María Elena a decir todo lo que sabe”.

“No estoy inventando nada, la fiscalía no inventa nada, los medios no están inventando nada y el juez hizo su trabajo, libró una orden y debe de ejecutarse”.

Finalmente rechazó la versión de Vera Carrizal que afirma que tuvo una relación cordial con María Elena y “mi hermana va a decir que tan cordial y persistían las amenazas, las groserías y humillaciones que ella recibía de él”.

Comparte