Texto: Gabriel Barcelos Sotomaior. Foto: M. Tschapka

Oaxaca. Oax. (pagina3.mx).-El murciélago (quiróptero) es un animal nocturno muy conocido, presente en la imaginación popular por su imagen simbólica en películas, historias de terror y súper héroe. Pero este mamífero alado, en el mundo real es un importante aliado de los ecosistemas e incluso de la producción agrícola.

Para Oaxaca y México, una especie importante es el murciélago magueyero, apodado “Batman Mexicano” y cuyo nombre científico es Leptonycteris yerbabuenae. Son importantes polinizadores nocturnos, presentes en los agaves responsables de la producción de mezcal, tequila y pulque.

Durante 10 millones de años, su actividad ha contribuido a que los agaves mantengan su diversidad genética a lo largo de las generaciones. Según explica el Maestro en Ciencias de la licenciatura en Biología de la Escuela de Sistemas Biológicos e Innovación Tecnológica (ESBIT) UABJO, Mario Alberto Peralta Pérez “los agaves son polinizados sólo por la noche principalmente por los murciélagos. El polen lo llevan de un individuo a otro, así hay recombinación.”

Sin embargo, los hábitos de estos mamíferos alados han sido alterados por las prácticas de cultivo utilizadas para reducir el tiempo de producción y aprovechar al máximo el azúcar de la planta.

Según el Maestro Mario Alberto, “el proceso comercial implica que el agricultor reproduzca el agave por hijuelos, osea réplicas genéticamente idénticas de una o pocas plantas, ahí está el problema de pérdida de variabilidad, sumado al aumento de zonas de cultivo de agave por la demanda. Así, las plantas silvestres pierden espacio y lo ganan los cultivos de poca variabilidad.”

Entre 1994 y 2013, el murciélago magueyero estuvo en peligro de extinción, a pesar de su gran importancia. Según lo declarado por el Doctor Rodrigo Medellín, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM (para el sitio Gourmet en México), “desde hace un siglo, los productores cosechan la planta antes de que genere la flor, así pueden aprovechar todos los azúcares que se acumulan durante seis o siete años para producir alcohol. El agave concentra azúcar durante años para formar su flor. Al impedir este proceso, los campos tequileros poseen solo plantas sin florecer”.

Algunas iniciativas intentan cambiar esta situación, como la Bat Friendly. Este proyecto, impulsado por el Dr. Rodrigo Medellín y otros investigadores y desarrollado con algunas empresas del sector, busca respetar los procesos naturales de los murciélagos y las plantas. El método utilizado es permitir que el 5% de los agaves complete su ciclo de vida de floración, incluso si se espera que sea de tres a cuatro años más.

El agave y sus productos son símbolos nacionales y fuentes de sustento para diferentes comunidades mexicanas. Pero también es muy importante preservar los ecosistemas que involucran la producción y lo cotidiano de estos animales que, lejos de ser aterradores, forman parte de una cadena esencial para el mantenimiento de la vida.



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA