Paulina RÍOS
OAXACA.- A las 22:40 horas de este viernes 4 de enero de este año que recién inicia, se registró un sismo de 6.5 grados en la escala de Richter, con epicentro en el municipio de Unión Hidalgo, en la región del Istmo.

De acuerdo con datos preliminares, no se registraron daños en ninguna parte de la entidad oaxaqueña.

El sonar de la alarma sísmica provocó crisis nerviosas entre la población, especialmente en la región istmeña donde se sintió con mayor intensidad, haciéndoles recordar los momentos difíciles que vivieron el 7 de septiembre de 2017.

En tanto, la vocería de la refinería de Antonio Jaime Dovalí informó que por protocolo, pararon las 26 plantas de proceso, sin registrarse ningún daño.

El titular de la CEPCO, Heliodoro Díaz Escárraga indicó que por este movimiento telúrico la CEPCO implementó un operativo a través de sus delegaciones, sin que hasta el momento se hayan presentado daños a la población.

“La percepción con mayor intensidad se presentó en las regiones del Istmo, Cuenca del Papaloapan, Costa, Valles Centrales y con intensidad moderada en Sierra Sur y Norte, Cañada y Mixteca”, dijo.