Este trabajo pertenece a Pie de Página, y se reproduce aquí por medio de colaboraciones con la Alianza de Medios de la red de Periodistas de a Pie. Encuentra la publicación original completa en el siguiente enlace: Hant Quij Cöipaxi Hac. Cuando los niños narran la creación del mundo

Texto: Lydiette Carrión. Fotos: Especial

Por medio de un taller de cinematografía, un cineasta juntó a niños y ancianas seris a hacer una película. El cortometraje era sólo el pretexto para que niños y ancianas recordaran las raíces milenarias de su pueblo; sin embargo, también resultó un pequeño poema audiovisual

Antonio Coello lo cuenta con nostalgia. Y le cambia la voz. Cuando era niño, viajaba mucho a esos lugares que desde la ciudad calificamos de remotos. Comunidades indígenas, o pueblos remotos. “Mis padres son antropólogos. Yo crecí en su trabajo de campo. Viví en Sinaloa con mi mamá. Esos lugares, me llenaron”.

Antonio niño comía lo que comían en cada lugar. Jugaba con los otros niños, escuchaba sus historias, participó en sus fiestas y danzas, escuchaba sus lenguas…

“Yo me nutría de esas culturas. Yo comía lo que ellos comían”.

Al final, Antonio se iba de vuelta a la ciudad, con la maleta mental y emocional llena de riqueza, pero “me daba tristeza no dejar nada ahí”.



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA