La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), negó el permiso ambiental del Proyecto San José II, a la empresa minera Cuzcatlán, filial de Fortuna Silver Mines, pero además reveló que la compañía habría incurrido en la ejecución de 81 obras irregulares en San José El Progreso, Ocotlán.

En mayo del 2019, el Frente No a la Minería por un Futro de Todas y Todos exigió a la dependencia federal no aprobar la MIA-Particular –instrumento que pretende prevenir, mitigar y restaurar los daños al medio ambiente-, toda vez que violentaba la libre determinación y autonomía de las comunidades.

Un año antes, pero en el mes de diciembre, derivado de la  resolución administrativa 043, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), delegación Oaxaca, estableció multas y sanciones a la empresa minera Cuzcatlán por un conjunto de irregularidades en materia ambiental.

En tanto, el 30 de enero del 2020, la Semarnat negó la solicitud en Materia de Impacto Ambiental, debido a que las 81 obras irregulares han ocasionado impactos acumulativos, sinérgicos y residuales, lo que ha generado en mayor y menor medida destrucción, aislamiento y la fragmentación de ecosistemas.

Nefatali Méndez Reyes Méndez, integrante del Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los Territorios explicó que los trabajos realizados por la empresa van desde  polvorines, talleres, laboratorios rampas de acceso, almacenes, excavaciones y oficinas, obras ejecutadas que no fueron autorizadas durante la aprobación de la MIA 2009-2021.

Ante ello, Fortuna Silver Mines pretendió que “resarcir” el daño causado al reconocer los mismos y buscar que las autoridades les aprobara la MIA 2021-2029, pero la respuesta fue negativa.

Sin embargo la determinación de la Semarnat no es definitiva, por lo que la empresa puede presentar nuevamente el proyecto.

“Entre las comunidades afectadas se encuentran San José El Progreso, Magdalena Ocotlán, Monte del Toro, San Martín de los Cansecos y San Matías Chilazoa”, expuso Reyes Méndez quien aseguró que la compañía minera ha afectado de manera directa 180 mil hectáreas de tierra.

En este sentido, no descartó que continuarán con los pasos de la comunidad de Capulálpam de Méndez, en donde un Juez Federal otorgó la cancelación de la explotación de minera de oro y plata.



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA