Soledad Jarquín Edgar

SemMéxico, 12 de marzo 2020.- María de los Ángeles Nivón Molano es periodista, su pluma no ha sido cómoda para muchos personajes, entre ellos, el dirigente estatal del PRI, Jorge González Ilescas, quien se molestó por las muy diversas acusaciones de acoso y hostigamiento sexual contra maestros y personal de los Colegios de Bachilleres de Oaxaca (COBAO), dirigido por su hijo, Rodrigo González Ilescas.

Durante 15 días, las estudiantes de los COBAO´s han mostrado cómo la práctica cotidiana de acosar y hostigar y de hacer tocamientos por parte de maestros, personal que ahí labora y hasta sus mismos “compañeros” de clase, lo que ha evidenciado la ausencia de políticas públicas para prevenir estas acciones que hubieran permanecido por largo tiempo si no fuera por las voces valientes de las jóvenes, muchas de ellas, hoy siguen siendo hostigadas y amenazadas por los denunciados. Es decir, como sucede en casi todo el país, y en infinidad de instituciones de educación de niveles medio y superior, se destapó la cloaca.

Y es que a las instituciones gubernamentales, considerando que los COBAO´s son órganos descentralizados del gobierno estatal, se les olvida que hay una normatividad internacional, nacional y hasta estatal encaminada a prevenir, sancionar, erradicar y castigar la violencia de género contra las mujeres. Medidas que no son novedosas, están ahí en las leyes desde hace varios años, pero que evidentemente no atendieron con oportunidad, se llama omisión.

En ese contexto en se han desarrollado las denuncias de las jóvenes cansadas de tantas agresiones en el ámbito escolar, una de las formas de violencia tipificadas como delito en las leyes locales. Por eso las noticias sobre las denuncias incomodan, sin duda alguna, a los señores del poder.

Y así lo ha hecho Ángeles Nivón en el portal que ella dirige Primera Línea Oaxaca, donde plasmó la denuncia de las jóvenes del Plantel 06 del COBAO ubicado en Putla de Guerrero, una más de las que ya se habían denunciado como Tlaxiaco, Santa Lucía del Camino, Nazareno Etla, Huatulco, Ixtepec y otras, todas documentadas también por SemMéxico.

Acostumbrada a enviar por diversas redes sociales el contenido de sus publicaciones, Nivón envió por WhatsApp su columna, y recibió una respuesta inesperada: “Maldita enferma” “Hay que saludarla…bien”. Es decir, Jorge González Ilescas se equivocó al enviar la respuesta o la amenaza, como bien la calificó la columnista oaxaqueña. ¿A quién quería González Ilescas enviar la respuesta? Cosa que también se pregunta la periodista.

Luego el dirigente estatal del PRI respondió: “No amiga es otra cosa, nunca lo haría contigo, pese a que nos tratas como si nos odiaras”. Sin duda, surgen otras preguntas ¿con quiénes sí lo harías Jorge González Ilescas? Claro, no esperamos respuesta alguna, porque no acostumbra a responder.

Así son las cosas en Oaxaca. Hay molestia por las denuncias de las jóvenes, porque ha desmantelado las redes de complicidad con las que actúan las autoridades, en este caso del COBAO, que por años hicieron caso omiso a las “quejas” de las estudiantes, pese a que aseguran que 11 trabajadores fueron cesados por esas conductas “desde el inicio de esta administración pública” ¿y las denuncias? Porque efectivamente no se trata solo de dejar sin trabajo a los violentadores, a quienes cometen estos delitos, se trata de seguir un proceso judicial en su contra, de lo contrario seguirán repitiendo la misma historia, como sucedió y seguramente sigue sucediendo con los maestros acusados y que pertenecen a la sección 22 del SNTE, solapados, nunca fueron castigados y la solución era cambiarlos de escuela, mandarlos a otra comunidad, donde invariablemente cometieron los mismos delitos.

Entonces estamos frente a dos delitos: por un lado, el acoso y hostigamiento sexual en contra de las alumnas del COBAO, no dudo que pronto salten otros casos en instituciones diversas de Oaxaca, y, por el otro, la posibilidad de la amenaza contra una periodista que denuncia hechos concretos, buscando desde ahí coartar la libertad de expresión, no es ocioso que esta entidad se ubique entre las primeras en agresiones contra periodistas, incluso asesinatos.

Ángeles Nivón hoy en su cuenta de Twitter, escribe: “¡Qué bárbaro! Desde el martes 10 de marzo el portal #PrimeraLinea no ha dejado de sufrir ataques cibernéticos, van 1019 intentos malintencionados…el último a las 7.48 de hoy ¿de dónde provienen? ¿A quién o a quiénes les incomoda tanto el portal?

Ante las evidencias no vemos más que puras certezas. Así es Oaxaca. Lamentamos lo que ahora vive Ángeles Nivón, lo decimos desde nuestra convicción de que la prensa cuando dice la verdad es incómoda y muy molesta. Es cuando se pone en riesgo al o a la periodista por parte de los señores del poder que no acaban de entender la importancia del derecho humano a la información. Hay quienes siguen viviendo en la oscuridad y todos los días corremos el riesgo de volver ahí, por eso es importante la denuncia pública.

Por otra parte, no hay que olvidar que el PRI estatal, partido que “gobierna”, por cierto, tiene diversas afrentas contra la sociedad oaxaqueña, en específico contra las mujeres: los casos abundan ante un dirigente estatal que ni ve ni escucha las denuncias y cómo se ha demostrado -por parte de las víctimas directas e indirectas- que incurre en la protección a los militantes priistas que han sido señalados por delitos graves, tan sólo con su silencio y en algún caso con ignorar las denuncias.

Aquí un recordatorio de las deudas del PRI con las mujeres:

En 2004, Guadalupe Ávila Salinas, aspirante del PRD a la presidencia municipal, es asesinada en San José Estancia Grande, por el presidente municipal priista Cándido Palacios Loyola.

  1. Beatriz López Leyva, asesinada en 2009 y quien había sido amenazada por caciques priistas de San Pedro Jicayán.
    1. Leslie Wilson es asesinada por los hijos de una connotada priista y el caso aun sigue impune, los hechos ocurrieron en 2011.
  2. María del Sol Cruz Jarquín es asesinada en Juchitán en junio de 2018, lugar al que fue enviada por Francisco Montero, entonces titular de la SAI, donde ella trabajaba, para apoyar la campaña de su hermano Hageo Montero López, sí, también priistas, donde además es asesinada Pamela Terán y su chofer Adelfo Jiménez.
  3. 2018, Un accidente automovilístico donde lo peor vino después y que provocó la muerte de Ivanna Mingo, ¿quién conducía? El «líder» juvenil, exacto del PRI, Alfredo Delgado.
  4. El ex diputado priista Juan Vera Carrizal, acusado de ser autor intelectual del ataque con ácido perpetrado en 2019 en contra de la saxofonista María Elena Ríos, hoy una sobreviviente de un ataque feminicida.

Así es Oaxaca, insisto. Pero ni Ángeles Nivón ni los casos antes mencionados están aislados tienen un mismo hilo conductor: la impunidad. Pero no están solas.

Leer más: https://www.semmexico.mx/



SIN COMENTARIOS

DEJAR UNA RESPUESTA