brightness_2
Clima en Oaxaca
22‎°C
Santa Rosa de Lima, donde “florecen” los trajes istmeños
Por Diana Manzo
28 de mayo, 2020
Comparte
*En esta agencia de San Blas Atempa, quienes se dedican al bordado de trajes regionales siguen trabajando con normalidad; el nuevo coronavirus no les ha infectado.
Diana MANZO / Corresponsal

Santa Rosa de Lima, Oax., (pagina3.mx).- Sentada en su butaque, bajo la sombra de un árbol de  frutos de guaya, la artesana muxe Pilar de Belén Morales elabora trajes regionales.

Los pedidos no se cancelaron ahora en pandemia; al  contrario, tiene otros que bordará para lo que resta del año.

En Santa Rosa de Lima, agencia municipal de San Blas Atempa, donde vive Pilar, mujeres, hombres y muxes –como se les llama a las personas de la diversidad sexual- continúan elaborando estas prendas que usan las mujeres del Istmo de Tehuantepec.

A estas personas dedicadas a la artesanía del bordado, la pandemia no les afectó, como a otras que desafortunadamente cerraron sus talleres por la falta de clientes y cancelación de pedidos.

DÉCADAS BORDANDO

Todos los días, desde hace más de 20 años, Pilar y Cecilia, su madre, bordan la ropa tradicional que usan las mujeres zapotecas en esta zona de Oaxaca, que tienen un valor económico de más de 25 mil pesos y que elaboran en aproximadamente cinco meses.

“De esta artesanía sobrevivimos”, cuenta Cecilia, madre de Pilar, quien a los nueve años comenzó este oficio, que es su principal ingreso económico desde hace cuarenta años.

En esta comunidad cien por ciento hablante del zapoteco, el 90 por ciento se dedica al bordado.

Los hombres van a la pesca y al campo por las mañanas y al medio día toman su bastidor y costuran, mientras que las mujeres combinan el oficio con la elaboración de totopos de maíz.

De hilo en hilo en la aguja, van hilvanando y pasándolos en la tela sobrepuesta en un bastidor de madera y poco a poco van formando flores y hojas.

El diseño es de acuerdo al gusto de sus clientes, quienes eligen la tela y el colorido que tendrá su ropa.

Es un mosaico de flores lo que plasman Pilar y Cecilia en cada uno de los bordados, para ellas no es difícil; sin embargo, este oficio es laborioso y requiere de mucha creatividad.

“Nos gusta tejer; además de mi mamá, viene otra amiga. Somos tres las que ya estamos sentadas todos los días elaborando estos trajes.

“Por fortuna todo el año tenemos trabajo, este pueblo es reconocido por confeccionar trajes a mano, aquí ponemos toda nuestra creatividad, diseñamos los colores, los estilos, y todo”, explicó Pilar.

BORDANDO EN COMUNIDAD

Es común que en las calles de Santa Rosa de Lima se observen personas reunidas, a veces son puras mujeres y otras se juntan hombres y muxes, pero todas bordando, porque con este oficio han sobrevivido.

“Aquí la gente llega de todos lados, e inclusive del extranjero se han llevado nuestros trajes regionales”, comenta orgullosa Pilar.

Reconoce que -por fortuna- se  valora su  trabajo, porque para ella, elaborar el traje regional es una obra de  arte.

Agregó que actualmente la dificultad que en su mayoría tienen las y los artesanos es la compra de hilo y tela.

Ello, debido a que las tiendas cerraron por la pandemia; sin embargo, ellas lograron adquirir con anticipación su material, y ahora tejen sin mayor complicación.

Confía que las cosas mejoren y que las tiendas de telas y accesorios pronto reabran. 

“Hace falta seguir con la vida normal. Aquí en este pueblo la vida sigue, tenemos que trabajar para vivir, es nuestra única forma de vida”, reafirma.

AGENCIA LIBRE DE COVID-19

En Santa Rosa de Lima pareciera no suceder nada relacionado a esta pandemia, aunque se han suspendido los eventos masivos y la autoridad municipal ha realizado labores de sanitización.

La mayoría de la población no cree que exista el COVID-19 y solo algunos toman sus medidas.

Hasta el momento no hay un solo caso positivo del nuevo coronavirus aquí en esta comunidad zapoteca.

Comparte