brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Otra vez la Policía se ve involucrada en asesinato de un joven; en Huitzo
Por Pedro Matías
11 de junio, 2020
Comparte
*Un sobreviviente acusa a síndica y policía de Huitzo de entregarlos para matarlos. | *¡Ya valió madre!, dijo Jacciel cuando la policía los entregó a malosos. | *Los jóvenes fueron acusados de robar una bicicleta.

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- “¡Ya valió madre!”, le dijo Jacciel a su hermano Diego cuando la policía municipal de San Pablo Huitzo los entregó a un grupo de 12 personas que los esperaban en un taxi, quienes los golpearon hasta que los creyeron muertos y los arrojaron a un barranco.

Jacciel L. P., sobrevivió. Su hermano Diego L.P., no tuvo la misma suerte y murió, narró el abuelo de los jóvenes Celestino Paz Cruz.

Y acusa negligencia, omisión o complicidad de la Fiscalía General de Oaxaca porque a pesar de tener los nombres de los presuntos entregadores y homicidas, a un mes no ha hecho nada, solo propició que se fugaran.

Este caso se da a conocer a 24 horas del asesinato del joven futbolista de 16 años de edad,  Alexander Martínez Gómez, ocurrido la noche de este martes 9 de junio en la localidad de Vicente Camalote, municipio de Acatlán de Pérez Figueroa, a manos de la policía municipal.

Celestino Paz denunció que el caso de sus nietos ocurrió el miércoles 6 de mayo pasado en el municipio de San Pablo Huitzo en donde están directamente involucrados la síndica municipal, Martha Isabel H., así como los policías David H., Abraham F. M., Luis A. y Manuel V.

En un video de 8 minutos y 54 segundos, Jacciel relata desde la detención que hicieron policías de Hutizo hasta cuando los entregaron a sus agresores, los golpean y los arrojan a un barranco.

El caso se derivó por una bicicleta que según el abuelo de los jóvenes la pidieron prestada a un vecino y este los acusó del robo de la misma.

Visiblemente ensangrentado y con el cuerpo lastimado, Jacciel narra a su abuelo:

“Ayer (seis de mayo) saliendo del grupo fui a cenar con un amigo, eran como las 11 y 10 a más tardar y me vine de regreso para mi casa porque vivo con mis abuelos y me encontré a mi hermano que fue a comprar una tostada para cenar y de ahí nos venimos toda la vía pero antes de llegar al puente se frena un taxi y se bajaron como seis güeyes con palos”.

Y al gritar “agárrenlos, agárrenlos, nos corretearon, nos pegaron, nos pegamos y se suponía que ahí había parado la bronca y nos fuimos a la casa de una tía que vive ahí cerca y junto con su hijo nos encaminaron hacia el puente donde nos interceptó el taxi”.

Después “llegó la patrulla, se bajan y me señala el comandante Abraham, de la Policía Municipal, directamente a mí, me dijo: estás detenido por robo.

Yo le dije, pero por qué, ¿a quien robé? ¿Hay un denunciante?, pregunté y él me dijo eso lo ves hasta allá (en la fiscalía).

“Es a las buenas o es a las malas y dejé que me esposaran y me subí junto con mi hermano a la patrulla”, narra sobre la detención que hizo la Policía Municipal de Huitzo.

Aunque pretendieron avisar a sus familiares se les impidió hablar por teléfono y es cuando sale la síndica Municipal, Martha Isabel y “mi hermano se pone a llorar”, fue cuando la síndica le dijo: “Y tú ni llores, pinche hipócrita”.

Luego llegó la parte acusatoria y se tardaron como media hora en la presidencia municipal donde salieron las indicaciones.

Mencionó que un policía conocido le dijo: “Carnal, ¿qué crees? que van para atrás güey. Ya los pusieron”.8,

Luego lo suben a una patrulla y es acompañada por otra que salen rumbo a la desviación por la Galera y la otra se siguió derecho. No sé qué le dieron a David y se regresó y se fue rumbo al campamento.

Luego en lugar de irse a Etla, la patrulla de Huitzo se fue rumbo a Telixtlahuaca y Jacciel preguntó: “¿Qué pedo, para dónde va?” y un policía le aclaró que se iban a ir por la autopista; sin embargo, antes de llegar a la entrada para la caseta dan el volantazo y cambia el carril.

“Pasó como 11 curvas rápido, pasaron como 10 minutos cuando se detuvo y enfrente habían un taxi parado y 12 chavos y señores con palos”.

“¡Ya valió madre, le dije a mi hermano! y los del taxi le dicen a los policías bájenlos. Los policías nos entregaron a los taxistas. Nos pegaron esposados.

“Como una hora nos pegaron y la patrulla seguía ahí. Luego escucho que avientan a alguien al barranco (y yo) ya no hacía gestos para que dejaran de pegarme.

“Se movía mi cuerpo solo, me dieron 3 palazos que me hicieron torcerme y no quedé inconsciente.

“Escuché: Ya quítale las esposas no dieron otros palazos y nos aventaron al barranco”.

Este video que circula en redes sociales generó posiciones encontradas porque algunos comentarios revelan que estos jóvenes conocidos como “los chilangos” los relacionan con algunos robos.

Y, por otro lado, hay comentarios de que “si son rateros, para eso hay leyes, pero que la policía de un lugar se preste para entregarle a un grupo criminal, como son los taxistas, a dos jóvenes para matarlos, no tiene comparación con una bicicleta robada”.

O definitivamente con estos hechos “quiere decir que en Oaxaca ya podemos hacer uso de la justicia por mano propia, sin restricción alguna”, puntualizaron.

Comparte