brightness_2
Clima en Oaxaca
22‎°C
Detener el tiempo, capturar recuerdos y preservar momentos para el futuro, misión de Fernando Franco
Por Pedro Matías
21 de agosto, 2020
Comparte
*El fotógrafo participa en la Guelaguetza de arte para periodistas donando obra. | *Al igual que a otros grandes fotógrafos, a Fernando Franco también lo cautivó Oaxaca. 

OAXACA, Oax. (pagina3.mx).- Primero quiso “detener el tiempo”; luego “capturar recuerdos” y ahora le interesa preservar momentos importantes para el futuro.

Ese es el reconocido fotógrafo Fernando Franco Sevilla, quien desde niño supo que “ir preservando esta cantidad de recuerdos es un modo de vida”.

Y en esta pasión, Oaxaca lo cautivó, de pronto “me encontré en Oaxaca y me atrapó su magia, su colorido y un espíritu que no puedo describir más que con mis fotos”.

Tal es su pasión, que ha tomado decisiones de viajar a Oaxaca y convertirse con el producto de su pasión -que es la fotografía- en un promotor de esta entidad sureña, pese a que él es originario de Aguascalientes.

Su obra le ha llevado a presentar exposiciones en Chicago, Estados Unidos; y Barcelona, España, así como en Oaxaca y otras entidades del país.

Las exposiciones que ha presentado son:

  • “Oaxaca: Sincretismo, color y tradiciones”;
  • “Fiesta, tradición y color: Imágenes de la Guelaguetza”;
  • “Oaxaca: Tierra de Dioses Inmortales”;
  • “México: Energía y Naturaleza para el futuro” y
  • “Pandemoniun Lumine”.

Si bien es cierto que Oaxaca ha sido el imán para muchos fotógrafos como Juan Rulfo, Walter Reuter, Manuel Álvarez Bravo y Tina Modotti, Fernando Franco también fue seducido por la Tierra de los Dioses.

Recuerda que a finales de los años 70 se quedó cautivado con Oaxaca y eventualmente regresaba.

Sin embargo, la vida lo llevó al fotoperiodismo en el Unomasuno, El Nacional y en la agencia de noticias Notimex.

En una de esas coberturas por el desastre que dejó el paso del Huracán Paulina regresó a Oaxaca y desde entonces empezó a escuchar la palabra: Tequio (trabajo comunitario no remunerado) y ahora no solo lo entiende, sino que trata de aplicarla.

“Desde mi trinchera aplico la cadena de favores y qué más que apoyando la iniciativa del colectivo Oaxaca de mil colores impulsada pintores y la galería Piso Roma.

“No es cliché pero siento mayor sensación cuando regalo algo que cuando recibo algo”, comentó al referirse al apoyo solidario en el que participa para apoyar medios informativos independientes.

En entrevista colectiva cuenta:

“Comencé en la fotografía pasando de la primaria a la secundaria y tuve dos acercamientos.

“Un primo que estudiaba la universidad lo acompañaba los fines de semana cuando hacía sus tareas y el novio de una hermana que siempre traía la cámara en la mano y los fines de semana hacíamos sesiones para pasar las diapositivas y me empezó a llamar la atención”.

Recuerda que en el cumpleaños de su madre salió con un pequeño detalle, mi hermana y yo con una cámara porque “me llamaba la atención detener el tiempo y después el sentido que le fui dando es capturar recuerdos”.

Citó al cineasta Luis Buñuel que decía:

“Somos lo que recordamos que somos” y ante la fragilidad de lo que puede ser la memoria, decidió preservar para el futuro momentos importantes como lo son ahora las pinturas rupestres.

Desde entonces, “desayuno, como, ceno y sueño fotografía todo el tiempo.

“Hubo gente que se sorprendió al verme entrar a la misa de mi boda con una cámara fotográfica”.

Se considera muy ecléctico porque igual le gusta la foto de futbol, las tradiciones, el sincretismo y en lugar de ser un fotógrafo de paisaje o arquitectura, “trato de robarle esos momentos al tiempo”.

Contó que ha tenido la fortuna de viajar desde muy chico y como le decía su padre, “vamos a donde nos lleve el viento”.

Y hubo un viaje que solo fui con mis papás a una boda de Guadalajara, de ahí nos llevó a la laguna de Chapala, luego al Estado de México, luego a Izúcar de Matamoros y llegamos a Oaxaca.

Ha viajado a Chiapas, Guerrero, Yucatán donde hay escenarios maravillosos, pero Oaxaca tiene una espiritualidad diferente y solo la puedo expresar a través de la lente.

Hizo una analogía porque es como subirte a una montaña rusa y vas subiendo a la sierra y volteas muy bonito y a otro lado también y sigues subiendo y empiezas a bajar al otro lado de la sierra y sigues siendo invadido de una exposición de sabores, sonidos, colores.

¿Cómo voy a digerir esto para una exposición?

En una ocasión lo buscaron de la Universidad Autónoma de Aguascalientes para montar una exposición en el Museo de la Muerte para una exposición a la muerte como un homenaje a José Guadalupe Posada.

Y empezaron a recopilar imágenes de pinturas y la muerte, ahí propuse un tema y fue la oportunidad para mostrar Oaxaca: Sincretismo, color y tradiciones.

“Mis hijas me han pedido ir a Oaxaca pero por las manifestaciones había cierto temor y siempre me he negado a ir a Oaxaca, pero cuando vieron la exposición, me dijeron, ya no tienes ningún pretexto para llevarnos a Oaxaca”, relató.

Otra anécdota es que esa exposición lo llevó a Barcelona y al día siguiente fue invitado a la editorial Altair donde le comentaron:

“Venimos a ver tu exposición y venimos a la conferencia porque queremos confirmar si realmente vamos a ir a Oaxaca. Ahora ya sabemos, nos vamos a Oaxaca”.

Igual pasó con “Oaxaca: Tierra de Dioses Inmortales”.

Pasó una familia y un adolescente que estudiaba danza y le decía a sus papás, yo quiero ir a la Guelaguetza.

Entonces, “ha sido una enorme satisfacción que el producto de mi pasión ha tomado decisiones de viajar a Oaxaca”.

Fernando Franco se sumó al proyecto del colectivo “Oaxaca de mil colores” que lanzó la campaña “Guelaguetza de arte para periodistas”, la cual busca inyectar vida en tiempos de pandemia para evitar la desaparición de espacios informativos como Página3.mx, Santa Cultura, Serendipia y Sucedió en Oaxaca.

Con la coordinación del director de la galería virtual Piso Roma, Isaac Hernández, se lanzó la campaña “en solidaridad con Medios de Comunicación Independientes promotores de la cultura”, que inició el 1 de julio y concluye el día 31 agosto.

La venta colectiva  se realiza Online con la obra donada por los artistas Juan Carlos Abreu, Mario Carrizosa, Cristóbal Montoya, Rolando Sigüenza, Fernando Franco y Francisco Thompson, y la artista Blanca Nelly Garza.

Fernando Franco consideró un honor participar en esta Guelaguetza de arte para periodistas. Fue algo que me dio mucho gusto.

“Desde que empecé a explorar el mundo de la fotografía hay división en la que te dedicas a generar fotografía como obra fotográfica.

“Es el camino más largo y difícil y por azares del destino hice un libro en Zacatecas y luego una persona se ofreció hacer una curaduría para entrar a este mundo de la venta de fotografía como obra”.

“Me dio mucho gusto pero me faltaba algo mas. Qué hermoso que yo pueda colocar mi obra y se motive a adquirirla y eso ya generaba una satisfacción, que me diera de comer y seguir invirtiendo.

Sin embargo, dijo, “eso no completaba la ecuación y empecé a explorar si con mi fotografía podría destinar un porcentaje para ayudar alguna causa y he venido explorando eso con este tipo de proyectos solidarios”, finalizó.

Aquí puedes ver el catálogo de obras que se venden durante esta campaña: https://sites.google.com/pisoroma.com/pisoroma/p%C3%A1gina-principal

Comparte