brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Como en el Vaticano, fieles sacan en Procesión al Santo Entierro de Cristo para aplacar a la pandemia
Por Pedro Matías
30 de septiembre, 2020
Comparte

Pedro Matías

  • Casi un siglo después de una peste vuelve en procesión el Señor de las Cinco Llagas.
  • El pueblo desbordó su fe, adornó calles, alumbró e inundó de incienso sus calles para adorar a su imagen del Siglo XVII.
  • A su paso clamó: “Perdona a tu pueblo señor, perdona a tu pueblo, perdónale Señor, no estés eternamente enojado, apiádate del pueblo cristiano perdónale Señor…Perdona a tu pueblo Señor, perdona a tu pueblo, perdónale Señor…

Xoxocotlán, Oax. (#pagina3.mx).- Casi nadie sabe cuando fue la última vez que salió. Unos dicen que hace 100 años, otros que en 1940, lo único que tienen presente es que fue en estas fechas durante una peste que devastó a este pueblo.

Y hoy, como en aquel tiempo, la imagen del Santo Entierro de Cristo o el Señor de las Cinco Llagas volvió a salir.

Esta imagen del Siglo XVII salió de su templo para recorrer sus calles y reconfortar a sus fieles en estos tiempos de pandemia por covid-19.

Ahora que el mundo de los muertos acecha al mundo de los vivos, el mensaje fue: ¡Quédate en casa!, el Señor Santo Entierro pasará frente a tu hogar. La noticia conmocionó a la población.

Los fieles católicos desbordaron su fe y, en medio de esta emergencia sanitaria, adornaron las fachadas de sus viviendas con carrizos y palmas con flores de papel en colores blanco, rojo, amarillo.

Otras familias colocaron altares en las puertas de su casa, pusieron flores naturales, quemaron ruedas catarinas, lanzaron cohetones a su paso y alumbraron su camino con sus velas y veladoras.

De igual forma, quemaron incienso para inundar con el humo y su aroma una atmósfera espiritual.

Mientras niñas vestidas de primera comunión alfombraban con pétalos de flores su camino y los niños repicaban incesantemente las campanas anunciando su presencia.

Son las 05:00 de la mañana de este martes 29 de septiembre. El tañer de las campanas anuncia que llegó el gran día. Los cohetones surcan y retumban en el cielo.

Mientras que en el templo de Santa Elena de Cruz, en Santa Cruz Xoxocotlán, se entonan las tradicionales “Mañanitas” antes de bajar a la imagen del altar mayor.

El mayordomo 2020, Gerardo López Hernández, y el presidente de la Hermandad del Santo Entierro, Alejandro Avendaño Pascual, en coordinación con el presidente del Comité de Festejos, Pablo Villanueva, van de un lado para otro.

Están pendientes del repique de las campanas, que el vehículo esté listo para la histórica procesión, que el adorno, que las campanas que acompañarán el recorrido, que el incensario, que la Comisión de orden, que la avanzada…

Minutos antes de las siete de la mañana se acerca el sacerdote Guadalupe Benjamín García García y da indicaciones de los protocolos a seguir debido a la contingencia sanitaria.

Luego procede a arrodillarse ante la imagen más venerada de la parroquia y entona un canto que humedece los ojos, conmueve el corazón y, por momentos con la voz entrecortada, se eleva la plegaria:

“Perdona a tu pueblo señor, perdona a tu pueblo, perdónale Señor, no estés eternamente enojado, apiádate del pueblo cristiano perdónale Señor…Perdona a tu pueblo Señor, perdona a tu pueblo, perdónale Señor…”

Una nube del humo de incienso cubre por instantes la camioneta convertida en el altar móvil del Señor de las Cinco Llagas.

El sacerdote pide:

“Señor Santo Entierro ten piedad y misericordia de nosotros, en los cielos y en tierra sea siempre alabado”.

Por la señal de la Santa Cruz, en nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, empieza el rezador Pedro Avendaño Ignacio al tiempo que se santigua.

Y empieza con los Misterios dolorosos que incluyen un Padre Nuestro y 10 Aves Marías por cada misterio.

Primer misterio: La resurrección de nuestro señor Jesucristo, e inicia el recorrido donde se fueron alternando los rezadores Miguel Ángel Avendaño Pascual, Constantino Esteva Ruiz y Marcelino Hernández.

Y un reducido grupo de integrantes de la hermandad responde: Perdona a tu pueblo Señor, perdona a tu pueblo, perdónale Señor…

Padre Nuestro que estás en el cielo… y avanza la procesión para recorrer el pueblo en cuatro horas para regresar al templo a las doce del día donde se celebraría a puerta cerrada la misa de función.

LOS PRIMEROS MILAGROS

Esta vez no habría fiesta como año con año se realiza, ni la banda de música participaría con dos o tres días de acompañamiento.

La pandemia lo impedía porque aunque Oaxaca volvió al semáforo epidemiológico en amarillo, las cifras revelan que hay un repunte de contagios al llegar 16 mil 829 enfermos de covid-19 positivos y mil 441 muertos. Xoxocotlán es de los municipios más afectados por la emergencia sanitaria.

Tanto el mayordomo como el presidente de la hermandad pensaron en sacar en procesión la imagen, pero tendrían que obtener un permiso del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Y se consiguió sin ningún problema. Los propios restauradores de la imagen religiosa estaban sorprendidos.

Los permisos están cancelados, no sé como le hicieron pero es un milagro que les hayan permitido sacar al Santo Entierro, precisamente antes de que se cierre por un año y medio o más el templo para su restauración al estar afectado en su nave por los sismos de septiembre de 2017.

La población fue enterada de este acontecimiento mediante el perifoneo calle por calle, por redes sociales y radios locales:

Por la contingencia que estamos atravesando y en cumplimiento a las acciones generadas por el INAH debido a la emergencia sanitaria.

La procesión pasará por las principales calles a las 07 horas y serán bajo los lineamientos del semáforo epidemiológico que actualmente se encuentra Oaxaca.

Se pide acatar la sana distancia y evitar las aglomeraciones.

Metro y medio de distancia y uso obligatorio del cubrebocas durante el recorrido. No se podrán acercar a la imagen ni acompañar en su trayecto.

Los convocamos a adornar tu entrada y salir a recibir, desde la puerta de tu hogar, la bendición de nuestro Señor Santo Entierro.

La población escuchó y respetó milagrosamente desde su puerta, su ventana, sus balcones o azoteas se postraron ante él.

Entre muchos fieles católicos todavía hay la confusión del por qué festejar al Santo Entierro de Cristo en el día de San Miguel Arcángel, jefe de los Ejércitos de Dios.

La hermandad del Santo Entierro explica que en estas fechas se presentó una peste que motivó a sacar la imagen para aplacar ese mal y milagrosamente cesó.

A partir de esa fecha se le hace una gran fiesta, una mayordomía en su honor aquí en Xoxocotlán que inicia con un novenario y concluye con un ambiente festivo.

En esta ocasión, por cuestiones sanitarias, la que recorrió las calles fue la imagen religiosa que a su paso hizo milagros.

Algunas personas de rodillas, otras con el llanto desbordado. Algunos con su vela en mano  otros con su incensario, rogaron por la salud de su familia.

Algunos otros con el cuerpo dolido y el alma rota por la pérdida de un ser querido en esta pandemia, otros con su cuerpo vencido por las enfermedades, otros con el cuerpo cansado por la edad y muchos más que han estado postrados en su cama salieron a recibir la bendición.

El pueblo, en medio de su dolor y miedo, dejó lo que estaba haciendo para persignarse y orar. Algunos cantaron espontáneamente el mismo canto:

Perdona a tu pueblo Señor, perdona a tu pueblo…

Señoras en silla de ruedas no ocultaban su fervor y señores con bastón se descubrían la cabeza al paso del Santo Entierro de Cristo que en esta ocasión iba vestido de color rosa.

Ahí estaban los milagros, con esfuerzos y mucha fe se levantaban de sus sillas de ruedas los que podían y otros dejaban el bastón para arrodillarse.

Hubo casos donde casi postrados los colocaron en la puerta de su casa para recibir la bendición o regocijarse de ver a su Santo ahora que las iglesias están cerradas al culto.

Algunos con piernas amputadas, otras sostenidos por su alma y algunas más con las huellas del virus, agradecen estar vivos y ruegan por su recuperación sosteniendo una vela, una veladora o una flor.

No hubo necesidad de grandes milagros, el milagro era ver pasar a la imagen del Santo Entierro de Cristo que ha sido venerada por siglos en esta parroquia.

Poco antes del mediodía, la imagen retorna a su templo, no sin antes que la feligresía implore:

“Perdona a tu pueblo Señor, perdona a tu pueblo, perdónale Señor, no estés eternamente enojado, apiádate del pueblo cristiano perdónale Señor…Perdona a tu pueblo Señor, perdona a tu pueblo, perdónale Señor…”

Y como hizo el Papa Francisco en el Vaticano con el Crucifijo de la Gran Peste, aquí guardando las proporciones, también se recurrió a la fe en busca de poner fin a la pandemia.

Comparte