brightness_2
Clima en Oaxaca
22‎°C
Damnificada en Oaxaca fomenta la lectura infantil desde su hogar que no recibió ayuda para reconstrucción
Por Diana Manzo
22 de septiembre, 2020
Comparte

Guiexhooba De Gyves Mendoza es animadora de lectura independiente y conserva un acervo bibliográfico de mil libros.

Diana Manzo / Corresponsal

Juchitán, Oax. (#pagina3.mx).- Este 23 de septiembre se cumplen tres años del sismo de  6.1 grados que poco se menciona y reconoce por las autoridades, pero que afectó unas 500 viviendas en Ciudad Ixtepec Oaxaca.

Familias como la de Guiexhooba de Gyves Mendoza, que adaptó en su hogar una “sala de lectura independiente”.

 A tres años, siguen a la espera del apoyo de reconstrucción que las autoridades prometieron; ella ni siquiera tuvo acceso a uno de los folios que otorgó la Sedatu.

Además de Ciudad Ixtepec, este sismo también afectó localidades como Comitancillo y en la sierra mixe zapoteca como Lachiguiri y Guevea de Humbold.

Esas localidades también esperan la anhelada reconstrucción de sus viviendas.

Las personas damnificadas no olvidan que ese día, el 23 de septiembre del 2017, ese sismo los obligó a regresar a las calles.

Se dieron réplicas fuertes cada hora, lo cual provocó crisis nerviosas y pánico que se extendió hasta meses posteriores.

La vivienda de Guiexhooba se dañó en un 70 por ciento, las grietas en las paredes y muros siguen abiertas, al igual que el recuerdo que tiene de aquella mañana cuando la Tierra se movió con mucha fuerza.

Ella, con recursos propios, invirtió 100 mil pesos en la reconstrucción de su casa, pero no es suficiente.

La vivienda que es de tipo vernácula requiere más recursos que no ha podido acceder a pesar de que ha buscado las formas de obtener el beneficio.

“El gobierno se olvidó de nosotros,  los damnificados que seguimos exigiendo la ayuda que prometió.

“A mí no me tocó folio ni nada de apoyo, todos los gastos han sido por cuenta propia, y aún no concluimos.

“Las paredes y muros tienen grietas, en mi techo gotea y cuando tiembla se desprenden restos de cemento, así es la vida de una damnificada en espera de ayuda para reconstruir su casa”, relató con tristeza.

En ese año que ocurrió el sismo (2017), muchas familias ixtepecanas no fueron beneficiadas con un folio.

Todos los gastos los han asumido por cuenta propia o bien con la ayuda de organizaciones civiles que surgieron a propósito del abandono gubernamental.

Así nació la organización civil Bibaani, de la cual Guiexhooba formó parte como promotora de lectura, además de gestionar apoyos de forma independiente.

*Fomentar lectura por sobre todas las cosas

Aún con la reconstrucción a medias de su vivienda, Guiexhooba no ha dejado a un lado la lectura, que es su vida y prioridad.

Por ello habilitó un espacio en donde se mantiene viva “Una sala de lectura infantil independiente”.

Ahora, por la contingencia sanitaria de Covid-19, solo realiza préstamos a domicilio y también en formatos de cápsula radial que comparte en radios locales del Istmo de Tehuantepec.

La lectura es una forma de resiliencia para esta joven madre de 36 años de edad quien desde hace 10 años se dedica al fomento a  la lectura.

Actualmente tiene una colección bibliográfica de mil ejemplares de diversos géneros que se ha hecho de forma autogestiva y autoformadora, pues de profesión es administradora de empresas.

“He visto el cambio de vida que hay en los niños con la lectura, porque es catalizadora.

“He trabajado con mis vecinos y con niños de mi barrio, así como de otras localidades y siento que los libros mejoran la vida.

“Por eso es que sigo privilegiando este espacio, porque es para ellas y ellos, para nuestros niños que viven vulnerados en su infancia y que necesitan más humanidad de los adultos”.

Mientras ve pasar los días y con la esperanza de que la ayuda para reconstrucción llegue, Guiexhooba sigue con el fomento a la lectura.

Aunque ahora en pandemia lo hace a través de grabaciones a modo de audiolibros, porque considera que leer es abrirse al mundo interior y exterior a través de las palabras.

*Reconstrucción en Oaxaca aún con rezagos

En su reciente visita al Istmo de Tehuantepec, David Cervantes, comisionado Nacional para la Reconstrucción, informó que este programa continuará hasta el próximo año hasta lograr la “bandera blanca”.

Informó que en el 2019, cuando comenzó el sexenio de Andrés Manuel López Obrador, se destinó un presupuesto de 5 mil 300 millones de pesos.

Con ese monto se ayudó a lograr 13 mil 500 acciones en vivienda.

Para este 2020, el recurso asignado fue de 3 mil 143 millones de pesos y se lograron 4 mil 409 acciones, principalmente para la rehabilitación de escuelas.

“En un conjunto de acciones planeadas llevamos aplicando más de 8 mil 400 millones de pesos y vamos a continuar.

“El Presidente de la República nos ha encargado que en Oaxaca no quede un solo damnificado, sino que a todos se les atienda”.

Por su parte, Pável Meléndez Cruz, titular de la Comisión de Reconstrucción de la Cámara de Diputados en Oaxaca, precisó que la ayuda que prometió el Presidente de la República se está cumpliendo.

Prueba de ello, agregó, es que el apoyo a la vivienda avanza arriba de un 50 por ciento.

Y según datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) el avance en la reparación de templos, sitios y monumentos históricos lleva un 50 por ciento.

 Por último, afirmó que desafortunadamente con la pandemia y el aumento de la austeridad republicana se dejaron de atender viviendas de zonas marginadas de la entidad.

Principalmente en daños parciales, por lo que espera que para el 2021 la ayuda llegue a esas comunidades ubicadas en la zona serrana de Oaxaca.

Comparte