brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Rinden homenaje póstumo a obispo de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes
Por Diana Manzo
01 de noviembre, 2020
Comparte

Obispo de Tehuantepec | Obispo de Tehuantepec

*Sus cenizas viajarán a su natal Aguascalientes y después regresan para reposar definitivamente en la Catedral de Tehuantepec.
Diana Manzo / Corresponsal 

Tehuantepec, Oax., (pagina3.mx).- Las cenizas del Obispo emérito de Tehuantepec, Arturo Lona Reyes, reposan en una urna dorada colocada en un nicho de cristal frente al altar  principal de  la Catedral de Tehuantepec.

Llegaron ayer sábado por la noche, tras su  fallecimiento y permanecerán hasta el próximo martes.

Integrantes de la comunidad católica y amigos del Istmo de Tehuantepec acuden a este recinto religioso en donde le rinden honores póstumos a través de misas, rosarios y guardias de honor.

Arturo Lona Reyes, conocido por su labor altruista como “El obispo de los pobres”, falleció ayer sábado a la edad de 94 años en un hospital de Lagunas, Oaxaca.

Hoy domingo estaría celebrando un aniversario más de vida; sin embargo, su cuerpo no resistió tras un contagio por Covid-19 que inicialmente no se sabía y que empeoró pues padecía diabetes.

Homenaje en el templo

Además de sus restos, están colocadas dos fotografías que muestran su rostro y también sus ornamentos litúrgicos como la Estola, Solideo, Báculo y Mitra, que son admirados por la comunidad católica que lo visita y le rinde honores por el amor desinteresado que aseguran siempre les brindó.

Reconocido como uno de los máximos representantes de la Teología de la Liberación en México, Lona Reyes perteneció a la corriente eclesiástica de la cual formaba parte el también fallecido obispo de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz García, conocida como la “opción preferencial por los pobres”.

Cuidando la sana distancia y con el cubrebocas, la feligresía saluda al líder religioso.

Algunas personas hasta lagrimean al recordar su labor humana; otros, simplemente le dirigen palabras de agradecimiento.

El obispo de Tehuantepec, Crispín Ojeda Márquez, ofició una celebración litúrgica en su honor y expresó el gran cariño y admiración que siempre le tuvo.

Informó que los restos de Arturo Lona Reyes estarán hasta el próximo martes, posteriormente visitarán su natal Aguascalientes.

Y retornará para quedarse definitivamente en un espacio honorífico dentro de la catedral como una figura importante de la Iglesia Católica.

Testimonios de amor y fe

El párroco y rector de la catedral de Tehuantepec, Gildardo Aguilar Zárate, recordó a Lona Reyes como una persona con un gran corazón y que siempre tuvo una sonrisa de aliento para todos.

“Siempre sonriente, siempre solidario, siempre humano, así fue Don Arturo Lona Reyes a quien recordamos por su muerte.

“Por supuesto nos duele su partida, pero desde aquí sabemos que nos iluminará, porque es un ser que siempre se preocupó por las causas sociales, por la gente pobre, por todos nosotros sin pedir nada a cambio”.

Uno de sus hijos adoptivos, Julio Eduardo Solano Ríos, originario de Santa María Xadani, expresó que se ha ido un gran hombre, que siempre lo cuidó y le enseñó la vida evangelizadora, herencia que continúa realizando por los pueblos indígenas de Oaxaca.

Asimismo, en San Dionisio del Mar, integrantes de la comunidad católica le rindieron homenaje con un rosario y guardias de honor.

Como un agradecimiento por el acompañamiento, que les brindó en su lucha contra los megaproyectos eólicos.

El líder religioso nació el 1º de noviembre de 1925 en el estado de Aguascalientes. 

En 1952 tomó los hábitos y 20 años después, el 15 de agosto de 1972, asumió el cargo de obispo en la catedral de Asunción de María de Santo Domingo Tehuantepec.

La feligresía católica de Tehuantepec fue a despedir a su Obispo. Foto: Diana Manzo.

Desde entonces su lucha fue la prédica con el ejemplo: 

Creó dos cooperativas de producción, una de café orgánico que exporta a Europa, y otra de ajonjolí, la cual ha mejorado la calidad de vida, pues todos reciben utilidades en partes iguales.

Fundó hace más de 20 años el Centro de Derechos Humanos Tepeyac, ubicado en Tehuantepec, y en 1972 presidió la Comisión Episcopal de Indígenas.

Lona Reyes se convirtió en obispo emérito en el 2000.

Desde la vida pastoral brindó asesoría y acompañamiento a los pueblos indígenas, en especial a quienes viven en resistencia contra los megaproyectos mineros y eólicos contemplados en el Istmo y también contra la tala inmoderada en los zoques de Chimalapas.

En 2008 recibió el galardón de la edición 16 del Premio Nacional de Derechos Humanos Don Sergio Méndez Arceo por su defensa y promoción de los derechos humanos de los pobres e indígenas de Huejutla, Hidalgo, y de Tehuantepec, Oaxaca. 

Su mayor logro educativo fue la Universidad Indígena en la zona mixe de la región del Istmo de Tehuantepec.

Al líder religioso se le reconoce  también por privilegiar la educación a través de la creación de 15 bachilleratos maristas en zonas rurales y hace 13 años también una universidad de la orden de los jesuitas que ha dado cobijo a seis generaciones de pobladores de la zona norte del Istmo.

Comparte