brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Emprenden rescate de “Ra’ Bacuana”, antiguo centro ceremonial zapoteca en Oaxaca
Por Diana Manzo
12 de abril, 2021
Comparte

Sus pinturas prehispánicas están  rayadas y maltratadas, urge intervención del INAH.

Diana MANZO / Corresponsal

Ixtaltepec, Oax., (página3).- En una de las paredes de piedra del centro ceremonial “Ra Baacuana” (la tumba del  ser) hay pinturas prehispánicas rayadas con marcadores y  maltratadas.

Es evidente el abandono de este sitio considerado por la cultura zapoteca cuna de la civilización de los Binni Yaati de Ixtaltepec, Oaxaca.

Aquí se asentaron los antiguos zapotecas llamados “binigula sa’” y por esta razón la  iniciativa ciudadana “Napa’ rini Binigula’, emprende su rescate, protección y difusión.

Ra’ Baacuana significa para la cosmogonía zapoteca una entrada al mundo natural.

Donde “nace” el agua, las semillas y habitan los seres sobrenaturales; para sus descendientes, “la raíz y el origen”.

Por eso se defiende y protege, explica Roldan Figueroa, integrante fundador del colectivo, quien organiza el festival prehispánico llamado “Saa napa’ rini binnigula’ sa’”, que se realizará la tarde del próximo 30 de abril.

Se localiza en lo alto del Cerro Blanco “Dani quichi” y fue fundado en la época posclásica, antes de la conquista española.

En este lugar se veneraba al  Dios Gubidxa (Sol) y se pedía para que hubiera abundancia en las cosechas.

Se hacían sacrificios humanos como una cosmovisión de vida, y a través de un observatorio que conecta los cuatro puntos cardinales se tuvo el control del asentamiento.

Todo descendiente zapoteca debería conocer Ra’ Baacuana porque es en este sitio donde los dioses veneraban la vida y pedían por las lluvias para las cosechas, fruto de su alimentación.

Había guardianes y en los dibujos de sus paredes se observan serpientes como seres de luz a quienes se hacían peticiones.

Binnigula’ sa es el sitio sagrado de los zapotecas, según dijo en reiteradas ocasiones el historiador Roberto Zárate Durán.

Durante muchos años y hasta antes de su muerte, el historiador estudió este asentamiento prehispánico y señaló que  llegaron de los Valles Centrales, después de dejar Monte Albán y Zaachila.

Darle el valor que se merece es lo que se añora, pero hasta ahora los esfuerzos cívicos son mínimos.

Ciclistas que la visitan diariamente y otras personas más realizan tequios de forma periódica, por eso el llamado es unirse el próximo 30 de abril a través del festival y posteriormente seguir con tequios dominicales.

Un observatorio, una cueva, un centro de sacrificio y una roca con pinturas rupestres resaltando la imagen de “Un guerrero” es el sello de este centro ceremonial.

Y aunque está rodeado de rocas de gran tamaño, da cuenta de lo importante que fue y por ello merece rescatarse.

Los senderos son de camino terracero, la caminata se vuelve placer, porque mientras se avanza se siente el cantar de las aves,  especialmente de las chachalacas.

Se observan pequeños árboles que se asemejan a árboles bonsai. También se admiran rocas desgastadas por la explotación pétrea.

Todo lo que une a este espacio es mítico y se conecta con la deidad que aquí vivió.

En la cueva donde ahora habitan cientos de murciélagos hay pinturas que con solo rociarles agua muestran su color y sus trazos.

Irresponsabilidad social

En una de las paredes de piedra, de aproximadamente 2 metros cuadrados, los jeroglíficos están rayados y maltratados.

Desde el 2015, hace seis años, en ese entonces, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Oaxaca, presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Fue una demanda por daño al patrimonio nacional, pero ya no se supo más y el sitio está abandonado y sin rehabilitarse.

El doctor Victor Miguel Cruz Ortiz, quien también es defensor de este sitio, señala que Ra’ Baacuana forma parte de la Sierra Madre del Sur.

Representa el lugar emblemático fundacional de los binni yaati, porque fue el lugar sagrado y adoratorio de las y los primeros pobladores de Ixtaltepec, Oaxaca.

El rescate

Agregó que velar por este espacio es conservar la identidad y por eso se defiende y se enseña a las nuevas generaciones, también a conservarlo.

Esta iniciativa de conservar Ra’ Baacuana ha sido bien recibida.

Los trabajos de limpieza se hacen los domingos y de forma colectiva.

En sus redes sociales se piden donativos voluntarios, todo encaminado a su conservación como sitio sagrado de las y los ancestros zapotecas.

Comparte