brightness_5
Clima en Oaxaca
22‎°C
Pobladores niegan consenso en el plan de reubicación que presentó ONU Habitat para el Tren Maya
Por Alianza de Medios
18 de junio, 2021
Comparte

Integrantes del Colectivo Tres Barrios en Campeche denuncian opacidad institucional y falsos acuerdos en el diseño del plan de reubicarlos, elaborado por ONU-Hábitat tras un convenio con Fonatur como parte de la construcción del Tren Maya

Texto: Alejandro Ruiz

Foto: Especial

QUERÉTARO.- La oficina de la Agencia Internacional ONU-Habitat anunció que ha concluído el diseño del plan de relocalización de población que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) implementará con las familias que viven sobre el derecho de vía del Tren Maya en la zona urbana de San Francisco de Campeche.

“Este plan propone un proceso basado en el consenso, el mejoramiento de las condiciones de vida, la certeza jurídica sobre la propiedad y el acceso a una vivienda adecuada”, señaló ONU-Habitat en un comunicado.

Habitantes de la zona, sin embargo, negaron que el plan de relocalización se haya realizado con consenso. Integrantes del Colectivo Tres Barrios acusaron que en el fondo lo que buscan las autoridades es desalojarlos de las casas que han habitado por generaciones, pese a que en mayo del 2020 se comprometieron a que esto no sucedería.

“Las autoridades decidieron que harían el Tren Maya, decidieron que lo harían en nuestros barrios, decidieron que nos desalojarían y hasta decidieron a qué casas y en qué terrenos nos llevarían. Todo esto ha sido impuesto. ¿Qué es lo que dicen que van a consensuar con los vecinos?”, cuestionan.

Los pobladores han documentado y advertido desde hace más de un año el peligro de ser desplazados de sus viviendas a raíz de la construcción del megaproyecto.

El plan de ONU-Habitat, insisten, fue diseñado sin la participación de los vecinos.  Asimismo, el colectivo asegura que el organismo internacional se ampara en un discurso en pro de los derechos humanos y el derecho a la vivienda para “simular un proceso de participación que ellos mismos saben que no existe”.

Por su parte, ONU-Hábitat afirma que continuarán colaborando con Fonatur a través de  capacitaciones que impartirán al personal de esta dependencia para que el proceso de relocalización se realice con un enfoque apegado a los derechos humanos, además del diseño de instrumentos que permitan monitorear y evaluar este proceso. 

Acusan opacidad en relación ONU-Hábitat y Fonatur

El 20 de de mayo del 2019 ONU-Habitat firmó un contrato de prestación de servicios con Fonatur por 5 millones 500 mil dólares en donde la agencia internacional se compromete a la “Contribución para ejecutar el proyecto denominado: ‘Desarrollo integral territorial y urbano de la región sureste de México-corredor regional Tren Maya’”.

En ese contrato, consultado por Pie de Página en Junio de 2020, la agencia internacional establece una serie de restricciones en el uso de su identidad con fines comerciales o “para un uso que en cualquier forma sugiera el respaldo, por parte del ONU-Habitat, al FONATUR (de) sus productos o servicios”. 

Sin embargo, pese a que en el denominado “Acuerdo de contribución” se delimita la participación de ONU-Habitat como contratista para la realización de la estrategia de relocalización, el colectivo Tres Barrios acusa que en los hechos el Fonatur ha usado la imagen de la agencia internacional para “aparentar un respaldo internacional al proyecto”. 

Asimismo, denuncian opacidad en el proceder de la agencia internacional respecto a su participación en el proyecto del Tren Maya, pues acusan que sus labores y declaraciones públicas han sido de carácter institucional y no las de una consultoría contratada.

“Hacemos un llamado a la sede de ONU-Habitat en Nairobi, Kenia, para que intervengan en este caso y se pronuncie sobre las actuaciones de su representación en México”, demandan las familias agrupadas en torno al colectivo Tres Barrios. 

De igual forma continúan con la exigencia de que la relocalización que Fonatur pretende implementar en el territorio debe ser las de las vías del tren y no la de las viviendas, pues esto implicaría el desalojo, con el pretexto de la construcción del Tren Maya, de más de 300 familias en los barrios de La Ermita, Camino Real y Santa Lucía que han habitado desde hace más de un siglo en esta región de Campeche.

Comparte