brightness_2
Clima en Oaxaca
22‎°C
Censos mal hechos y apoyos a conveniencia obstaculizan recuperación tras Grace
Por Alianza de Medios
16 de septiembre, 2021
Comparte


A poco más de tres semanas de haber atravesado México, el huracán Grace sigue elevando las cifras de daños ocasionados por el fenómeno natural; hoy la ayuda gestionada por el Estado ha sido insuficiente y el apoyo se requiere más que nunca. Aquí te decimos cómo puedes seguir apoyando

Por: Daniel Cruz Cortés | Foto de portada: José Galindo Trinidad | Lado B

Cuatro días duró el trayecto de Grace por territorio nacional, pero el huracán de categoría tres (según la escala Saffir-Simpson) sigue sigue afectando a quienes viven en municipios de la Sierra Norte de Puebla. Además, los programas federales y estatales de atención emergente han sido tardíos e insuficientes y en algunas zonas ni siquiera han arribado.

El Gobierno de México anunció el jueves pasado que, a través de los censos realizados por la Secretaría de Bienestar, se contabilizaron 27 mil 947 viviendas que requieren apoyos en mil 356 localidades de 69 municipios del estado de Puebla.

En atención a la restauración de viviendas, la Federación destinará un pago único de 35 mil pesos a cada uno de los 17 mil 916 hogares que fueron catalogados con daños estructurales parciales o totales y que pongan en riesgo la estabilidad de los inmuebles. Para las y los productores del sector agrícola se distribuirán 4 mil 500 pesos a 16 mil 649 personas con cultivos dañados en la entidad.

Sin embargo, pobladores acusan que estos censos y apoyos se han realizado sin tomar en cuenta a todas las personas afectadas y han sido entregados con favoritismo.

Así, pobladores de comunidades de las sierras Norte y Nororiental del estado, como Ixtepec, San Felipe Tepatlán, Olintla y Cuetzalan del Progreso, no solo deben enfrentarse a la pérdida de sus hogares, carencia de insumos e incomunicación en vialidades y telecomunicaciones, sino también al lento procedimiento en la gestión de ayuda proveniente de instituciones estatales y federales, aunado al dudoso mecanismo de distribución de víveres por parte de los gobiernos municipales.

Esta es la situación de algunos de los municipios afectados y lo que está haciendo la sociedad civil para ayudar a quienes lo necesitan.

En Ixtepec y Olintla, ayuntamientos reparten ayudas a conveniencia

En el municipio de Ixtepec (ubicado a poco más de 200 kilómetros de la capital poblana), Hilario Cruz Casimiro, coordinador del colectivo “Comunicadores Filo de Tierra Colorada” (que ayuda desde 1994 a personas damnificadas por desastres naturales en Nuevo León, Chiapas y Puebla), señala que los paquetes de ayuda se entregaron a representantes del gobierno municipal y no “en manos de cada persona damnificada”, como se había dado a conocer previamente.

“Ha llegado ayuda del gobierno federal, pero la concentra el ayuntamiento y la reparte únicamente entre sus amigos que no lo necesitan”, dice en entrevista para LADO B.

El pasado fin de semana, don Hilario realizó un viaje junto con amigas, amigos, familiares y personas voluntarias de Palmar de Bravo, a Ixtepec, donde se entregaron frutas, verduras, huevos, aceite comestible; agua embotellada y artículos de limpieza.

Ahí, pudo atestiguar la insensibilidad de autoridades de los tres niveles de gobierno frente a las necesidades de las regiones más alejadas: “Lo que escuchamos de la gente es decir gracias. ‘Gracias por acordarse de nosotros, porque aquí nuestras autoridades no nos ayudan’ (…) la gente está harta de que las autoridades solo les visitan en campaña (…) y ya jamás vuelven”, declara el comunicador.

Don Hilario enfatizó la desesperación de las y los habitantes que hoy no han recibido el apoyo suficiente. “Nos utilizan de sus burros, nos utilizan de sus escaleras para subir, pero no nos ayudan en nada”, es uno de los reclamos principales que escuchó el líder comunitario.

El también director de la estación Xalli Radio Comunitaria 97.9 FM (que sirve a las comunidades aledañas a San Miguel Xaltepec, en Palmar de Bravo), afirma que espera poder realizar varios viajes a las comunidades más alejadas de la Sierra Norte para llevar ayuda.

Al respecto, reporta que durante el recorrido a Ixtepec realizado el fin de semana pasado, se produjo un gasto superior a los 5 mil pesos en combustible de los vehículos utilizados para la transportación de víveres. No obstante, asegura que: “A pesar de todo, la gasolina rindió y rindió, como rinde toda la despensa que llevamos”.

Para poder sustentar los gastos ha recibido donativos de familiares, amigas y amigos de Puebla, del interior del país e incluso de Estados Unidos, cuenta don Hilario. Por esa razón, ha decidido compartir un número de cuenta para realizar donaciones monetarias, las cuales, espera, puedan servir para cubrir los elevados costos de transportación y compra de insumos necesarios.

El canal para contribuir directamente a las acciones realizadas por las y los integrantes del Colectivo Comunicadores Filo de Tierra Colorada, es el siguiente:

  • Banco: Compartamos Banco
  • Lucas Hilario Cruz Casimiro
  • Cuenta: 00131492515
  • CLABE: 130669001314925152

Olintla

En Olintla, un activista local denuncia de forma anónima que las autoridades municipales se han mostrado completamente apáticas ante la realidad que vive la demarcación. Al terminar la intensa precipitación ocasionada por Grace, el gobierno local implementó una estrategia de faenas en las comunidades centrales de Olintla, sin embargo, estas duraron apenas dos días, expone el joven habitante de aquel municipio.

Los apoyos canalizados mediante instituciones federales y estatales han sido insuficientes. Además, la población acusa al alcalde Miguel Juan Sánchez, de repartir dicha ayuda entre la gente más allegada a él y sus intereses partidistas y no a la ciudadanía que realmente presenta graves daños en su patrimonio. Por ello, de acuerdo con la fuente consultada por LADO B, el pueblo de Olinta rechaza la idea de que los programas estatales y federales sean entregados al ayuntamiento.

Al respecto, el joven refiere que durante la primera distribución de víveres provenientes del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF) de Puebla, la ciudadanía impidió que los camiones arribaran a las instalaciones del cabildo municipal y, en su lugar, pidieron a los operadores que los artículos fueran entregados en otra ubicación, para asegurar la entrega a las y los pobladores sin intermediarios.

Si bien el DIF municipal llevó a cabo la entrega de despensas y láminas de aluminio, confirma la fuente, estas no fueron suficientes para acaparar la demanda actual de estos objetos que sirven como techumbre para diversos hogares; especialmente los que se encuentran en las regiones más distantes del centro de la comunidad.

Después de haber trasladado víveres desde Puebla y Cholula hasta Olintla, el Colectivo Xanay pronto elaborará un nuevo esquema de donaciones a través de transferencias electrónicas o en efectivo. Una persona que forma parte de esta agrupación refiere que llevar tantos artículos no es sencillo y se requieren mayores recursos para poder cubrir gastos de logística hasta aquel poblado.

Apoyo en San Felipe Tepatlán no corresponde a necesidades reales

En San Felipe Tepatlán (a dos horas de Olintla), la información recopilada sobre las personas que necesitan apoyo por las secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y Bienestar en la región, es inexacta y poco realista, cuenta a LADO B José Galindo Trinidad, integrante del Consejo Regional Totonaco Sierra Norte de Puebla.

Por ejemplo, en el caso de los apoyos destinados a quienes se dedican a la agricultura, es requisito mostrar una prueba que acredite la propiedad de una parcela que haya resultado averiada; sin embargo, la gran mayoría de personas de la comunidad arrenda estos terrenos para sembrar productos como: maíz, chile, fríjol, vainilla y café, por lo que quienes los producen no son precisamente las o los terratenientes del predio.

Por otro lado, Galindo acusa que las personas encargadas de levantar los datos de las viviendas afectadas no verificaron la legitimidad de las necesidades; en cambio, afirma que la gente que más requiere los estímulos federales no fueron contempladas en el listado enviado a las dependencias del gobierno de la República.

En su caso particular, José cuenta que personal de Bienestar acudió a su casa tres días después de que las torrenciales lluvias ocasionadas por Grace finalizaron. Ahí, le indicaron que su vivienda ya estaba siendo arreglada y no se encontraba “completamente destruída”, por lo que no podía ser canalizado para el apoyo federal equivalente a 35 mil pesos. El huracán “me tumbó tres o cinco láminas, no chingues, tampoco iba estar ahí esperando a ver a qué hora llega el gobierno federal y me va a venir a dar un apoyo (…) desde luego que no”, explica.

Asegura que otras personas de la comunidad también trabajaron en la reparación de sus patrimonios tan pronto finalizó la tormenta y por esa razón no fueron elegibles para recibir el recurso.

Así, el gobierno de la alcaldía mantiene acaparados los apoyos otorgados por la Federación y estos son dados a una cantidad limitada de personas que no necesariamente requieren la ayuda.

Censo en Cuetzalan del Progreso solo contempló las zonas centrales

Sobre lo que ocurre en Cuetzalan del Progreso, la coordinadora general de las Cooperativas Tosepan Pajti, Fabiola de la Cruz Allende, expone en entrevista para LADO B, que —al igual que en las otras demarcaciones— los censos realizados por funcionarias y funcionarios de la Sedatu y Bienestar se enfocaron solamente en las zonas centrales y no contemplaron a quienes residen en viviendas distantes.

Agregó que el registro que hizo previamente el gobierno municipal no contempló a la totalidad de habitantes que presentaron detrimento en su patrimonio, especialmente quienes vieron destruidos sus traspatios, hortalizas y cultivos y basan su economía en la siembra de productos como: café, maíz y pimienta gorda.

Al respecto, la coordinadora declara que deben ejecutarse políticas públicas que reactiven la productividad en el campo de forma inmediata y con visión a largo plazo. Ignorar la sostenibilidad alimentaria de la región, podría ser devastador para los posibles eventos meteorológicos que pudieran volver a ocurrir, sostiene.

Las Cooperativas Tosepan Pajti también proponen al Estado mexicano, garantizar el abasto en tiendas comunitarias mediante la logística ejecutada por las unidades de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) y reactivar programas de mejoramiento de vivienda que abonen a mejorar las condiciones de habitabilidad de las familias de forma sistémica.

Con ánimos de prepararse ante la posibilidad de otro desastre, Fabiola de la Cruz informa que se trabaja en la elaboración de kits con productos de higiene y aseo, así como uno con productos herbolarios que sirvan para el autocuidado y mantenimiento de la salud. Para su elaboración se utilizan los cultivos realizados en los traspatios de aquellas personas socias de la cooperativa.

Para eficientar y aumentar la capacidad de intervención en beneficio de habitantes de Cuetzalan del Progreso, la Cooperativa Tosepan Pajti ha iniciado la recepción de donativos a través de transferencias electrónicas. La forma de hacerlo es la siguiente:

  • Banco: BBVA
  • Tosepan Pajti SC de RL de CV
  • Cuenta: 0115311136
  • CLABE: 012675001153111365

Para mayor información, puedes enviar un correo a: [email protected] y al teléfono: 233 331 8045.

Vialidades siguen obstruidas

El 6 de septiembre, el gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, se comprometió a reparar aproximadamente 20 mil viviendas que fueron evaluadas con daños estructurales graves y a terminar la enmendación y remoción de obstáculos en vialidades que interconectan a los municipios de la Sierra Norte, a más tardar para la siguiente semana.

No obstante, Hilario Cruz cuenta que las principales vialidades para llegar a Ixtepec se encuentran en estado deplorable; asevera también que la única forma de atravesar las rutas de terracería es con apoyo de vehículos pesados y todoterreno. Además, denunció que los recorridos necesarios para llegar a las viviendas apartadas están llenos de cañadas y tramos bastante peligrosos.

La situación es parecida en la vialidad entre Ixtepec y el municipio veracruzano de Zozocolco de Guerrero, que conecta también con Caxhuacan: “Las condiciones de carreteras pues sí están deplorables (…) no han tenido mantenimiento. Hay muchos baches ahí (…) parecen barrancas¨, externa una de las fuentes consultadas por este medio.

En el caso de San Felipe Tepatlán, las conexiones con los poblados de Altica, La Guadalupana y Xochicuautla (esta última al otro lado del Río Tecolutla) han estado inaccesibles desde tiempo antes de que Grace siquiera hubiera alcanzado territorio mexicano. Ahora, con las afectaciones del fenómeno meteorológico, la situación se agravó y los derrumbes han sido un problema constante. Por esa razón, se han organizado brigadas comunitarias para remover obstáculos y reparar los tramos con los recursos disponibles.

El integrante del Consejo Regional Totonaca que conversó con este medio, asegura que ningún gobierno ha promovido acciones de conservación y recuperación de estas vialidades particulares y que el mérito ha sido únicamente de la ciudadanía.

Por ello, a nombre del Consejo Regional Totonaco Sierra Norte de Puebla, el 29 de agosto se emitió un comunicado en el que se solicitó a los gobiernos estatal y federal, replantear los programas emergentes contemplados hasta el momento y enfocarse en la recuperación de cultivos, viviendas, limpieza de caminos y seguridad alimentaria de la población que vive en las demarcaciones más distantes.

La pandemia sigue afectando en las comunidades

Al mismo tiempo que esto ocurre, la pandemia de COVID-19 sigue cobrando altos costos en las regiones afectadas. En Cuetzalan del Progreso, Fabiola de la Cruz Allende, refiere que, al menos cinco personas pertenecientes a la Cooperativa Tosepan Pajti han obtenido pruebas confirmatorias al virus SARS-CoV-2 en sus organismos. Quienes requieren atención médica, afirma, son canalizados a centros de salud de tercer nivel, los cuales se encuentran hasta Puebla capital.

Lo mismo sucede en San Felipe Tepatlán. José Galindo comparte a LADO B que conoce la existencia de varias personas que han enfermado de COVID-19, no obstante, debido a la lejanía de los hospitales ubicados en la capital del estado, deben quedarse en casa y realizar el aislamiento sin seguimiento médico.

Algo similar ocurre en Ixtepec, donde no hay medicamentos ni personal de salud disponible en los centros de salud, como el Hospital Rural del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la gente sigue enfermando de esta letal enfermedad, de acuerdo con lo atestiguado por don Hilario Cruz.

Leer más: https://www.ladobe.com.mx/2021/09/censos-mal-hechos-y-apoyos-a-conveniencia-obstaculizan-recuperacion-tras-grace/

Comparte