PRIMERA LÍNEA | Ni vencedor ni vencida en Morena-Oaxaca; Mario Delgado responsable del desaseo de proceso interno

0
315
PRIMERA LÍNEA | Ni vencedor ni vencida en Morena-Oaxaca; Mario Delgado responsable del desaseo de proceso interno

Por: María de los Ángeles Nivón | Foto de portada: María de los Ángeles Nivón | Primera Línea

Y como en Oaxaca este año es de elecciones, aunque aún no hay candidaturas definidas, todavía no son los tiempos, más bien proyecciones, la situación política electoral para el partido Movimiento de Regeneración Nacional se ha complicado ante la falta de certeza jurídica y las graves violaciones a la paridad de género que tanto pregonaron que se respetarían, al final es el propio líder nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo quien violentó el proceso interno.

Polarizadas totalmente las dos cartas más fuertes del morenismo en Oaxaca, Susana Harp Iturribarría y Salomón Jara Cruz, lo que ha generado preocupación ya en la cúpula de poder en México, especialmente en SEGOB, y están buscando una salida, luego de ver la decisión de la senadora oaxaqueña de no ceder a las propuestas de Delgado Carrillo para declinar a favor de su compañero de bancada.

Hay varios escenarios que se deben analizar muy bien.

Salomón Jara Cruz: Cierto es el más conocido porque lleva más de 12 años en campaña recorriendo el estado, lo hizo en dos periodos consecutivos con el hoy presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, nadie le quita ese mérito.

Cuenta con una amplia estructura electoral, en la que convergen ediles, diputados y líderes regionales que son señalados de estar vinculados a cárteles de la droga, al huachicol y a la delincuencia organizada, caso concreto a los que tiene en el Istmo de Tehuantepec que es un secreto a voces y son quienes presuntamente lo han financiado durante la presente administración.

Y este precisamente es uno de los mayores puntos de preocupación en caso de llegar a ser el candidato a la gubernatura del estado por Morena y ganar las elecciones. ¿Conviene eso a Oaxaca?

Se le reconoce que tiene habilidad política, el haber llevado a más de 300 gentes entre alcaldes electos, legisladores y líderes regionales a la Ciudad de México para presionar a Mario Delgado y amagar de que, si no le daban la candidatura, se iba a otro partido, fue un desafío al mismo presidente López Obrador.

Hay que admitir que Salomón no paró en ningún instante, pese a su problema de salud que ahí está latente, el senador oaxaqueño nunca dejó de moverse.

Dentro de los puntos malos también le sumamos a su hermano Amador Jara Cruz que cuenta con señalamientos de la venta descarada de candidaturas en las pasadas elecciones, es con quien la mayoría de los aspirantes afines al senador negociaron. Eso no lo pueden negar, ha sido tan público.

También es el que más negativos trae en las encuestas, en todas, solo basta subirlo a las redes sociales y la gente se va con todo en comentarios negativos, pésima imagen, y jamás se ha preocupado por recomponer esa parte fundamental en una campaña, confiado quizás en que nuevamente con el efecto Obrador la gente votará por inercia.

Se olvida que no es lo mismo AMLO que Salomón. Si ustedes recuerdan en la campaña de López Obrador la gente se volcó no solo en sus eventos políticos, también en redes sociales, y con Jara Cruz no ocurre lo mismo, le aplaude su gente, los que pertenecen a su estructura político-electoral que son quienes realizan el acarreo, pero la mayoría de las personas emiten opiniones negativas.

Y eso no lo dice esta columnista, ustedes chequen las encuestas y las redes sociales, que ahora se han convertido en el sensor más preciso de las elecciones.

Le está pegando fuerte el haber violentado la paridad de género y también el hecho de que la decisión estaba tomada con antelación en Morena, sin duda serán los tribunales quienes van a decidir, como ocurrió en Guerrero.

Susana Harp Iturribarría, legal y jurídicamente le asiste la razón, eso tampoco se le discute, porque efectivamente fue un proceso interno desaseado donde no tomaron en cuenta el criterio de paridad de género y se interpretaron de manera facciosa los resultados de las encuestas, eso lo hizo Mario Delgado Carrillo, es el único responsable de todo este enredo.

Su lucha es legítima, ya presentó la impugnación ante la Comisión de Honor y Justicia del Comité Ejecutivo Nacional de Morena, donde podrían o no darle la razón, el asunto puede llegar hasta tribunales federales, de ser así todavía hay un camino largo que recorrer y en donde la senadora tendrá que andar con pies de plomo.

Salvo que Mario Delgado corrija el error y se reponga el proceso interno. Eso sería lo correcto. Pero está calladito, no ha podido ni siquiera defender su decisión y ayer fue llamado a la Secretaría de Gobernación, donde se reunió con el titular Adán Augusto López Hernández para hablar del tema Oaxaca.

La propia secretaria general del CEN de Morena, Citlalli Hernández reconoce que sí existe un documento con fecha anterior y ello genera dudas para las y los aspirantes que se quedaron inconformes, y que pronto sesionará la comisión de elecciones para saber si fue un error.

La existencia de este documento es la clave que puede obligarlos a reponer el proceso interno, sin duda.

La exhibida del desaseo ya nadie se los quita a estos morenos que resultaron peor que el PRI. Salomón Jara está en el ojo del huracán porque el proceso interno en lugar de legitimarlo lo desacreditó, no se sabe si Mario Delgado lo hizo para ayudarlo o para “joderlo”, porque es un escándalo a nivel nacional.

Una observación para Susana, no se vio bien que en su última conferencia de prensa estuviera acompañada de Flavio Sosa Villavicencio, desafortunadamente a la gente en Oaxaca no se le olvida el 2006, haya o no tenido responsabilidad Flavio, pero en eso no le ayuda, se vinieron las fuertes críticas que le pueden hacer bajar sus bonos en las opiniones positivas que ha sacado en las encuestas. Porque es la que menos negativos tiene, hay una buena opinión ciudadana sobre su persona.

Y es verdad, la mayoría de las y los oaxaqueños quieren que vaya una mujer, eso dicen las encuestas de Morena, no creo que mientan. Por ello debe arroparse por mujeres, porque hablamos de paridad de género y es en defensa de ellas, de sus legítimos derechos, pero a la senadora se le ve sola le hace falta concretar un buen equipo.

Si en su sesión la comisión de elecciones del CEN de Morena ratifica a Jara Cruz, la última carta serán los tribunales federales, son quienes emitirán su fallo si hubo o no violación a la paridad de género.

Ahora bien. ¿Quién nos asegura que no sea un juego perverso de quien gobierna este país?

Al amagar Salomón Jara de irse a otro partido o de jugar las contras, uno de los caminos es el desgaste en los tribunales, porque neutralizaría al senador para que, en una decisión final, en caso de que no sea su candidato, pueda bajarlo, pero cuando éste ya no tenga ninguna oportunidad para irse a otro lado y echarle la culpa a las y los magistrados del fallo, argumentando que él cumplió con darle la oportunidad.

Y en caso contrario, si los tribunales validan el proceso interno de Morena y por ende la candidatura de Jara Cruz, ¿qué hará Susana Harp?, ha dicho que irá hasta donde tope, pero que no se va de Morena, ¿apoyaría a Salomón? O viceversa ¿Salomón apoyaría a Susana si no es el candidato?

Muy complicado el panorama de ahí que haya preocupación en la cúpula morenista, porque en una de esas capaz que se les va de las manos la gubernatura. ¿Habría una o un tercero en discordia?, ante la grave polarización de las dos cartas más fuertes de Morena.

Ningún escenario se descarta. Esto apenas empieza, ni siquiera es periodo todavía de precandidaturas, por ello no hay ni vencedor ni vencida.

Así que tomen las cosas con calma, con madurez, no hay prisa.

Contenido publicado originalmente en www.primeralinea.mx