“El poeta tiene que ser del pueblo y contar de su entorno”: Hector Lii, escritor zapoteca

0
67
“El poeta tiene que ser del pueblo y contar de su entorno”: Hector Lii, escritor zapoteca

«Texto y fotos: Diana Manzo

Xadani, Oax.(pagina3.mx).-  Un día decidió plasmar sobre lo que observaba y le contaban, después hiló las palabras, buscó que rimaran y escribió Poemas en diidxazá (zapoteco), su lengua madre. Héctor Lii es un joven poeta biniza (zapoteca) que considera que las lenguas indígenas tienen que hablarse, escribirse y defenderse siempre y no solo los «21 de febrero», cuando se conmemora el «Día Internacional de la Lengua Materna».

Ganador del Premio CASA 2019, reconocimiento impulsado por el pintor oaxaqueño Francisco Toledo, Héctor Lii nació y creció en Santa María Xadani, uno de los municipios oaxaqueño que de acuerdo con el INEGI, es donde hay más hablantes del zapoteco, al igual que el municipio istmeño de San Blas Atempa.

Hablar el zapoteco es una forma de identidad, pero escribir y hacer poesía es conservarla.
Pero para este joven no fue nada fácil, pues aprendió de forma autodidacta a través de talleres en lengua indígena que le impartieron otros escritores como Elvis Guerra y Nelson Guerra.

El año pasado estrenó su primer libro al que nombró Zedagulue’ naa xieelade’ “Vengo a desnudarme”, un texto bilingüe publicado bajo el sello de la editorial Alcorce Ediciones, en la ciudad de Puebla.

Habla de cuatro momentos en la vida de Héctor, su ser, el erotismo, su crecimiento personal y remata con poesía sobre desapariciones forzadas en Oaxaca, que le dejaron una gran lección.

Aunque tiene una corta edad, nada le impide reflexionar y analizar su entorno.
Por eso su segundo libro que prepara con mucha emoción como el primero, narrará historias de violencia, de la vida real, de lo que viven los pueblos del Istmo, en donde se desplaza para defender su lengua.

Héctor es tranquilo, sereno y sonríe tímidamente. Dentro de su casa tiene un espacio, una mesa y una silla, así como sus libretas y lápices donde plasma lo que ve.
Ser poeta dice Hector no es nada fácil, pero para él tiene un propósito “tiene que ser del pueblo y hablar acerca de su entorno”.

El mar, la cultura, las velas, el quehacer diario, sus hombres y las mujeres son quienes inspiran a este joven poeta, quien  a su corta edad ha desarrollado un talento para la escritura.

 

Su finalidad es que se siga escribiendo sobre el zapoteco, porque es una forma de conservarla.

 

Mientras haya lectores, habrá escritores, pero para eso dice Héctor es necesario seguir dando talleres, difundiendo el zapoteco como una lengua que está en peligro de extinción, porque a pesar de que se hable, a los niños y adolescentes ya no les interesa salvarlo.
Héctor reconoce que la poesía es un aliciente a la vida actual, pero lo es más -dice- si se trata de narrar en lengua indígena, que hasta hoy en día sufren el rechazo y la discriminación de sus hablantes.

El zapoteco del Istmo en cifras

Víctor Cata, historiador y lingüista de origen zapoteca, explica que fue a mediados del siglo XIX que México como país adoptó la política pública de desaparecer a las lenguas indígenas por considerarlas como “dialectos que hacían más ignorante y tonta a la población hablante”.

“Ahora se lucha contra esa política del siglo XIX que borró a muchas lenguas de México, por fortuna tenemos todavía hablantes del zapoteco y las mujeres ocupan un lugar muy importante, en especial las abuelas porque ellas son transmisoras de las palabras, de los cantos, de los chistes y de una serie de signos que dulcemente conquistaba nuestro corazón y mente”, indicó.

El historiador, quien actualmente realiza trabajos de investigación filológica con los abuelos zapotecas para recabar información sobre los sonidos y palabras, informó que además de Juchitán, los pueblos como Santa María Xadani, San Blas Atempa y Álvaro Obregón conocido como (Gui’ xhi Ro’) son los que han conservado más su lengua, pues sus niños y niñas lo hablan fluido que inclusive cantan y hacen rimas y chistes con el zapoteco en más del 90 por ciento.