A pesar de la pandemia y cambio climático; el cultivo de mango reactiva la economía en Tapanatepec, Oaxaca

0
37

Diana Manzo

Tapanatepec, Oax.- “El cambio climático es una realidad en la zona, desde hace 8 años venimos sintiendo los estragos, hay días con viento y otros con intenso calor, pero aún así seguimos cultivando es nuestra vida”, dice Rufina Sibaja Ramos, quién desde hace 40 años tiene una empacadora familiar de mango que vende a nivel nacional y Centroamérica, que ni la pandemia detuvo.

El viento que sopla y supera los 100 kilómetros por hora y el calor de más de 42 grados que se siente en Tapanatepec, Oaxaca conocido como “la cuna del mango” no son los mismos que hace una década y Rufina lo sabe.

En este territorio asentado en la zona oriente del Istmo de Tehuantepec se cultiva variedades como Tommy, Ataulfo, Criollo y Oro, los dos primeros además de venderse al mercado internacional, también se ofertan en las cadenas de supermercado de mayor presencia en México.

La tierra es bondadosa, dice Rufina, una mujer de cabellos plateados y manos suaves, que explica que a pesar de la variación climática, nada les detiene para cultivar este apreciada fruta, que tiene un sabor y color amarillo único.

“Hay días que el calor llega hasta 42 grados y otras veces de la nada aparece el viento y el frío, que acaba con la floración y la cosecha, pero aún así seguimos cultivando y vendiendo esta rica fruta”, expresa mientras selecciona y coloca en una caja de madera los mangos que venderá a Panamá.

En este año, la producción bajó de 2000 cajas que venden a la semana a 600 cajas y la razón fueron los fuertes vientos que son impredecibles, y aunque eso nos beneficia a nosotros los que vendemos, no así a los productores, a los que cultivan, porque la producción es menos y sus ganancias pocas.

“En abril que sentimos calor, de la nada apareció un fuerte viento y frío, y por consecuencia arrasó con la tercera floración, y lo otro, por ejemplo, ayer, también llovió y eso hace que la fruta madure más, por lo consiguiente hay que empacarlo más rápido y venderlo, todas esas situaciones nos ponen en aprietos, pero seguimos resistiendo”.

Desde el corredor de lamina que construyó en su hogar donde se encuentra su empaque de mango al que nombró “El que no cae resbala”, la mujer de cabellos plateados y manos suaves junto con su esposo Félix Rosado Martínez y otros 8 empleados, empacan todos los días el mango con una jornada de 8 a 10 horas

La producción y comercialización comienzan en el mes de diciembre y concluyen entre junio y julio. El mango tronador, que es una de las variedades que se cosecha lo venden a productores para exportarlo a Estados Unidos, mientras que el ataulfo, oro, tommy y criollo es para mercado nacional y centroamérica.

Por ejemplo, explica Rufina, que en Panamá prefieren el mango oro sazón, mientras que a nivel nacional adquieren al ataulfo y criollo. Hace dos años comenzaron a comercializar el mango a la empresa Jumex.

“Todo es poquito a poquito, acá no se trata de avorazarnos, es una producción familiar, donde mis hijas e hijo participan, además le damos trabajo a nuestra gente, eso nos da la mayor satisfacción, qué a más de 40 años, aun con los embates del clima y con una pandemia, el mango sigue siendo nuestra fuente de economía y sobrevivencia”, agregó.

Mientras narra como ha sido su vida en estas cuatro décadas, celebra que el mango sea una fruta preferida en todo el mundo, y le da más satisfacción saber que los jugos, frutas deshidratas y el mango que se distribuye en diversos puntos del planeta, se siembra y cultiva en territorio istmeño.

De Tapanatepec para Holanda, Nueva Zelanda y Estados Unidos.

Simulan ser abejas en una colmena trabajando a marchas forzadas, pero no, son hombres y mujeres que todo el tiempo tienen las manos ocupadas seleccionando, lavando, y ordenando el mango desde la empacadora del Grupo Agrícola Palenque, que desde hace 20 años exporta esta fruta a Estados Unidos y países bajos

Tapanatepec, es uno de los cinco municipios junto con Reforma de Pineda, Zanatepec, Ixhuatán y Chahuites que se dedican a la siembra y venta de mango a nivel nacional e internacional.

La planta de mango “Grupo Palenque” es la más grande de la zona oriente, tiene huertos de cientos de hectáreas de mango que se cultivan orgánicamente, y además desde hace dos años contempla una deshidratadora de alimentos que oferta su producto a Estados Unidos.

“El mango es nuestro todo, es nuestro oro amarillo, la fruta deseada por muchos” explica su fundador, Raúl Arco de Lozano.

Cada una de las cajas de mango lleva lote, producto, peso y el lugar de origen “Tapanatepec, Oaxaca, México” explica Saraim Martínez, gerente de empaque de Grupo Agricola Palenque, y lo más importante asegura es llevar acabo un proceso de calidad para lograrlo, una falla sería imperdonable, porque significa la perdida de dinero, que omite cantidades, pero, asegura son millones de pesos lo que cuesta cada producción anual.

Grupo Agricola Palenque no detuvo la producción por pandemia, aunque disminuyó su exportación, operó durante estos años, y para este 2022 espera un repunte de sus ventas.

Al llegar a la planta, el acceso debe ser bajo los cuidados de higiene. Portar cubrebocas, un gorro y lavarse las manos continuamente. Las mútiples cajas de mango están apiladas y todo huele a dulce y los ojos miran colores verde y amarillo por lo verde y maduro de la fruta.

La exportación anual es de 7 mil 500 toneladas a Estados Unidos y 15 toneladas a los países bajos, es decir 7 mil cajas diario de mango se empacan en esta empresa, que comienza la producción a principio del año y concluye a finales de mayo.

“Todo se supervisa, y el primer paso es la aprobación de los huertos de parte de la Secretaria de Desarrollo rural, quién expide un documento, posteriormente se hace el corte y se efectúa un saqueo de muestreo para evitar la presencia de la mosca de la fruta, que acabaría con la producción”.

Exportar mango al extranjero ha permitido a los productores obtener mayores ganancias, pero significa también resistir y enfrentarse al cambio climático, pues cada vez hay presencia de plagas y en el caso de la empacadora Grupo Palenque, todo es orgánico.

Una vez pasada la muestra, comienza el lavado de la fruta, posteriormente dos mujeres le quitan las ramas y hojas, además seleccionan el tamaño, porque no por ser grande se prefiera, sino más bien, se eligen por gramos, los de medio kilo, 700 y 900 gramos.

Las más de 250 personas están trabajando. La selección de la fruta se hace de forma manual, una vez elegida las medidas, se colocan en parrillas y se pasa a un proceso llamado Hidrotérmico, que es sumergir el mango a una temperatura de 42.6 grados centígrados.

Ese proceso hidrotérmico, es un requisito especial solicitado para exportar el mango, una vez concluido, se pasa al área de empaque.

Las manos se mueven a gran velocidad. Están los que seleccionan la fruta, otros que pegan etiquetas, otros que los llenan a las cajas, los que les ponen los sellos de seguridad y garantía, los que los empacan y finalmente el ingreso al cuarto frío.

Llegar al cuarto frío es el penúltimo proceso, una vez ingresado, se montan en los tráileres para su distribución. Esto demora entre 8 y 10 horas, sin contar las horas que tendrá el mango que viajar para llegar a disfrutarse como una fruta de Oaxaca para el mundo.

Grupo Agricola Palenque distribuye mango también a tiendas de cadena nacional, lo que significa que el mango que se consume en todo México, es cultivado, cosechado y empacado por manos oaxaqueñas.

Además de su planta en Tapanatepec. Grupo Agrícola Palenque también tiene plantas en Nayarit y Sinaloa, que la coloca en la mayor empresa exportadora de mango a nivel Oaxaca.

El mango, nuestra fuente de empleo

Carmelo Martínez tiene 35 años de edad y desde los 9 años trabaja en la producción de mango, que es su fuente de empleo.

A temprana hora comienza las labores. Lo acompaña su esposa y sus dos hijas. “A veces son 12 cajas, y otras 5 o 6, pero nunca me ha dejado, gracias a mi trabajo, tengo el sustento familiar, y cuando la producción acaba, me dedico a la pesca”.

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en el 2021
Oaxaca disminuyó en mil toneladas la producción de mango, no así en el 2020 ,donde la entidad logró mantenerse entre las diez entidades líderes en producción de mango en sus distintas variedades, el mayor productor es Sinaloa con 410 mil 147 toneladas.

No obstante, Oaxaca en 2021 logró una producción de 207 mil 710 toneladas, solamente 0.5% por debajo de lo conseguido en 2020, cuando consiguió 208 mil 798 toneladas.

Oaxaca ocupa a nivel nacional el quinto lugar en producción de mango al generar, en los últimos años más de 200 mil toneladas anuales, apoyados de cerca de 10 mil productores.
En el estado, según datos del SIAP son cerca de 20 mil hectáreas destinadas al cultivo y de las cuales dependen miles de familias oaxaqueñas.

Un promedio de 12 kilos de mando, es lo que consume un oaxaqueño, principalmente entre los meses de enero a mayo, cuando la producción está al 100 por ciento.

La variedad de Tommy y Ataulfo oscilan entre 32 pesos el kilogramo, otras en 15 a 20 pesos, especialmente el mango criollo ,que se consume con sal, chile y limón.