Promete Salomón Jara no reciclar funcionarios ni servidores del Gobierno de Murat; ni exportarlos de otros Estados

0
178

Jaime GUERRERO

OAXACA (#página3.mx).- En un multitudinario cierre de campaña, el candidato a la gubernatura de Oaxaca por Morena, PT, PVEM y PUP, Salomón Jara Cruz, afirmó que de llegar al gobierno no reciclará a ningún funcionario ni servidor público (de la administración del Gobernador, Alejandro Murat), en su administración.

El candidato a la gubernatura del Estado por la Coalición “Juntos Hacemos Historia en Oaxaca”, prometió que en la tarea por la transformación de Oaxaca lo acompañarán hombres y mujeres valiosas originarias de la entidad, en un gabinete paritario y con la capacidad de sentir, escuchar y a tender las necesidades sociales.

De paso, aseguró que su administración no reciclará a funcionarios ni servidores públicos y mucho menos los exportará de otros Estados.

No obstante, en sus eventos de campaña se han visto a los ex priístas, Samuel Gurrión, recientemente secretario del medio ambiente; la ex secretaria de turismo, Beatriz Rodríguez, del sexenio de Ulises Ruiz. Lo mismo, ex funcionarios del sexenio de Gabino Cué Monteagudo y hasta escoltas del ex mandatario.

En su mensaje, Jara destacó que su política de gobierno consistirá en ejercer el mandato obedeciendo, y entregarle al pueblo todo el poder para decidir sobre el desarrollo de la entidad.

“Nade de helicópteros, aviones, seremos un gobierno sencillo y cercano al pueblo. NO queremos un gobierno rico y un pueblo pobre”, lanzó, emulando en todo momento el discurso del Presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Entre banderas blancas y guindas, Jara Cruz, arribó junto con el Presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal Ávila, quien más tarde le dio una serie de consejos para no perder la humildad y sencillez “para no perder el piso cuando sea gobernador”.

Lo mismo, arribó Mario Delgado Carrillo, dirigente nacional de Morena; Karen Castrejón Trujillo, dirigente Nacional del Partido Verde y Raúl Bolaños Cacho Cué, Senador de la República del Partido Verde; Benjamín Robles Montoya, referente estatal del PT y Uriel Díaz, dirigente del Partido Unidad Popular, entre otros.

Todos alineados en el templete, entorno al que ha sido promocionado como el candidato puntero por la gubernatura de Oaxaca. Lo mismo, el matrimonio del PT, Benjamín Robles Montoya y Maribel Martínez.

Afuera, Noé Jara Cruz, hermano del candidato, era quien controlaba y disponía de la organización del acto político, secundado por Alejandro Tejada Morales, ex funcionario de administraciones municipales panistas.

Salomón Jara, confió en que la ciudadanía, lo acompañará a ponerle fin, de una vez por todas, a la pobreza, la marginación y la corrupción, herencia de los pésimos gobiernos que ha tenido la entidad.

“Mi gobierno será de territorio, no de escritorio, así como caminamos 181 municipios, realizamos 196 asambleas, eventos y mítines durante esta campaña política, una vez en el gobierno y gracias al voto que emitirán este 5 de junio, regresaré para escuchar y resolver las demandas más apremiantes de la población en las regiones”, aseguró.

“Por mi condición indígena, hablante de la lengua materna zapoteca, y por los años de lucha mediante los cuales se ha mantenido viva la esperanza de un mejor Oaxaca, de una transformación a fondo, no les voy a fallar”, prometió en su reiterado discurso de emulación a López Obrador.

Presumió entonces que desde hace 30 años ha camino con “el cabecita de algodón”, dijo en alusión a López Obrador.

En ese sentido, prometió que someterá a la figura de “Revocación de Mandato” a 3 años de gobierno, tal y como lo hizo el mandatario federal.

“Por que en Oaxaca se acaba la corrupción, se acaban los privilegios, moches y males del viejo régimen” (sic).

Por lo pronto, el abanderado de la Coalición “Juntos Hacemos Historia” pidió salir a votar el próximo 5 de junio para no desperdiciar la oportunidad histórica de cosechar los frutos de años de lucha social, de muertos, de movimientos libertadores y “la esperanza que al fin observará la luz de una primavera que llegará para quedarse”.