«Jornaleros mexicanos en Canadá; ¿empleos o esclavitud «moderna»?

0
189

Rubén Mújica

En 1974 México (el echeverrismo) y Canadá firmaron el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales. (PTAT). Sujeto a revisión anual. Responsables: la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría del Trabajo. Obvio, ese Programa reflejó la carencia de trabajadores canadienses en trabajos arduos y de mexicanos desempleados por el abandono del campo por gobiernos priístas. Se consideró al PTAT «modelo de cooperación laboral» Sonaba bonito. Ese Programa a 28 años revela la creciente urgencia de mano de obra rural en Canadá y la vigencia de condiciones laborales indignantes. Las 5 principales provincias canadienses de destino de los jornaleros, en este año, se identifican: Ontario 8088 jornaleros; Montreal 3216; Columbia Británica 2921 y Alberta 678. El total se calcula en 26.000

(Documento oficial: «Las normas del trabajo agrícola en Québec» pueden analizarse en sitio web cnesst.gouv.qc.ca)

Aportamos información sobre la realidad de nuestros jornaleros en la democrática y justiciera Canadá.

Resumen de observaciones:

-“se debe pagar todo el tiempo trabajado” (debe pagarse todo el tiempo de la jornada laboral)

-Los recolectores de fresas/frambuesas cobran según su rendimiento. (Cuantificado por los patrones, pueden manipularlo). Observación: el corte de estos productos exigen un superior esfuerzo por la inclinación del cuerpo por varias horas y de rodillas que terminan sangrando)

-El patrón solo puede realizar descuentos al salario permitidas por la ley (sin verificación, así sea aleatoria, de autoridades mexicanas)

-El patrón puede descontar el salario por hospedaje y alimentos  ( sin supervisión mexicana) Auspician abusos patronales

Observación. En México, esos descuentos los prohibe el Art. 123 Constitucional y la Ley Laboral. Los descuentos a los salarios  sólo se pueden realizar mediante orden judicial. Absurdamente los Diputados Federales aprobaron la llamada “Ley Delegada” en que permitían esos descuentos por los patrones. Fue repudiada.

-Las horas extras (pagadas con 50% adicional) que excedan 40 semanales no se pagan a labores al terreno, para producción de cultivos (¿?) o cría de animales. Injustificado totalmente.

En cosechas, no se paga el 50% adicional las horas extras a enlatadores, envasadores o congeladores de frutas. (Observación: en cosechas se acelera el trabajo y no se paga el mayor y más prolongado esfuerzo de los trabajadores)

-Tras 5 horas laboradas se da 1/2 hora para comer. Este tiempo no se paga. Frecuentemente los trabajadores se desplazan a sus dormitorios para calentar sus alimentos. Les deducen una hora

-El trabajador puede negarse a una jornada de MAS DE 14 HORAS. Esta posibilidad revela que los trabajadores pueden verse obligados a trabajar una jornada MEDIEVAL. Significa que estos abusos han derivado en abandono del trabajo por enfermedad, extenuación y/o estrés.

Los «dormitorios» de los jornaleros son sucios, sin elementales servicios y duermen hacinados. No se diferencian de las condiciones de las haciendas porfiristas.

En resumen. Es indignante que los burócratas mexicanos que suscribieron, permitieron y permiten la aplicación del PTAT y no SUPERVISAN las condiciones de los jornaleros mexicanos son irresponsables y no merecen empleos en los Consulados de México. Cesarlos es una sanción merecida extensiva a los burócratas de la Secretaría del Trabajo y ¿Previsión Social? de México.

Este Convenio se renueva, supuestamente revisado, cada Septiembre

En resumen: la realidad que viven los jornaleros es espantosa. La discriminación y los malos tratos son pan diario.

Complementariamente. El periódico El Universal de México el 21 de noviembre de 2021 publicó un artículo revelador. Ante la caída del perro del patrón del camión en que trasladaban a los jornaleros estalló su furia: ¿saben que mi perro vale más que cualquiera de ustedes? La reseña periodística revela el auténtico maltrato que padecen los paisanos en la culta Canadá. ¿Este artículo despertó el interés de la burocracia mexicana de Relaciones Exteriores o de la Secretaría del Trabajo? Nada. ¿Protección de los Derechos Humanos de los paisanos? Letra muerta. ¿Los jornaleros tendrán que esperar que AMLO se entere de esta ignominiosa situación?

Como cereza del pastel: Alejandro Estivil Cónsul ¿mexicano? en Montreal se pasea y jamás acude a un centro de trabajo a verificar en qué condiciones trabajan los jornaleros mexicanos.

Ahora en el Consulado se menciona la creación de una ventanilla de «salud» cuyo objetivo no es claro. Menos aún los servicios financieros para envío de remesas que, inexplicablemente, negoció el Cónsul con un banco. ¿Es una gestión personal? ¿Es institucional? Este tipo de promociones deben sujetarse a transparencia OFICIAL

Obvio. Urge la intervención del Gobierno Federal Mexicano, la revisión a fondo del PTAT, la substitución de los burócratas actuales y la protección de los jornaleros que crean la riqueza de la burguesía canadiense.