«Belegui”, iniciativa social que busca minimizar la violencia sexual en mujeres migrantes en tránsito

0
12

Diana Manzo

Ixtepec, Oax.- La violencia sexual que viven las mujeres migrantes sigue siendo normalizado e invisible, porque pareciera que para ellas lo importante es conquistar el sueño americano, sin embargo, en su tránsito por México han padecido un sinfín de experiencias no gratas , al respecto, integrantes del Grupo de Estudios sobre derechos, géneros y diversidades (DEGEDI) implementaron talleres sobre violencia sexual para mujeres en tránsito que están refugiadas en albergues de Oaxaca y Chiapas.

“Intentamos hacer del tránsito un espacio en donde la violencia sexual sea menor para mujeres y personas migrantes”, explica Anadshieli Celaya, subdirectora de la agrupación quién informó que a través de la iniciativa “Belegui”, resultado de una beca obtenida, dieron acompañamiento a mujeres migrantes de refugios ubicados en Arriaga Chiapas e Ixtepec, Oaxaca.

Grupo de Estudios sobre derechos, géneros y diversidades (DEGEDI), nació hace 7 años, y tiene como finalidad el respeto a los derechos humanos de las mujeres y diversidades, por lo que en esta ocasión, a través de talleres, conferencias y también la creación de un manual intentan visbilizar y reconocer la violencia sexual contra las mujeres en transito.

Además de los talleres, donde las mujeres migrantes pudieron darse cuenta que muchas de ellas son victimas de violencia sexual o micromachismos, también implementaron pruebas rapidas de VIH y sífilis a cargo de Polo Gómez y su condomóvil.

También se realizaron pruebas de embarazo y se otorgaron pastillas del día siguiente.

Llegar a los refugios y escuchar a las mujeres y también a los hombres compartir sus experiencias de tránsito fue algo enriquecedor para las activistas, quienes reafirmaron por voz de las migrantes que México sigue siendo un país peligroso para la migración.

“Ellas nos decían que creían que cruzando la selva habían vivido lo peor, eso no es verda, lo peor lo vivido en México, eso nos lo dijeron mujeres de Venezuela, quienes denunciaron violencia y acoso sexul además de criminalización por su paso en las garitas migratorias de la frontera sur”, contó Xochitl Celaya Enriquez, directora de DEGEDI.

Xochitl y Anadshieli informaron que además de las conferencias , talleres y pruebas a la comunidad migrante en tránsito, también entregaron manuales educativos de fácil acceso y consulta para personal del albergue, de tal forma que haya más concientización del tema.

Reconocieron que hace falta mucho romper tabues, pero también concientizar, y lamentaron que las autooridades migratorias e inclusive la de Derechos Humanos sigan invisibilizando este tema, que para las mujeres es importante, porque no es posible transitar en medio de una violencia sexual.

“Nos dimos cuenta que muchas de las mujeres migrantes creen que por tener una pareja ya no pueden infectarse, otras decían que usan metodos como la inyección para no embarazarse; lo cierto es que viven mucha violación al cruzar el territorio mexicano, al igual que acoso , y lo naturalizan”, explicaron.

Ya no nos cosifiquen: Mujeres migrantes

Testimonios de mujeres en tránsito tomados de forma confidencial explican que con estos talleres pudieron entender que su cuerpo es suyo, y que son las dueñas de decidir cuándo y con quién tener una relación sexual.

“Normalizamos tener relaciones con nuestra pareja, aunque a veces no queramos, además, no todos les gusta la protección, entonces corremos el riesgo de quedar embarazadas o infectarnos, hicimos conciencia para seguir con nuestro transito”, indicaron.

Las mujeres entrevistadas de origen Venezolano y Hondureñas reafirmaron que llegar a México es peligroso para ser mujer migrante, porque las autoridades las cosifican, creen que ellas no sienten y las tratan como objetos sexuales.

“En México no nos pretendemos quedar, vamos de tránsito, pero parece ser que las autoridades no lo ven así, cuando cruzamos una garita y aunque traigamos el permiso que nos dan por un mes de estancia, nos quitan las cosas y cuando ven los condones, nos dicen que para qué, si no lo vamos a usar, más bien nos insultan, parece ser un pecado usar protección, y eso nos vulnera mucho”, concluyeron.