#FreeAssange

0
22

La familia del fundador de Wikileaks, quien lleva tres años en confinamiento total en una cárcel de Londres, llegó a México para buscar apoyos en la lucha por la liberación del activista…

Texto: Daniela Pastrana  |  Fotos: Alexis de la Cruz

CIUDAD DE MÉXICO.- Un documental que cuenta la historia de un padre que lucha por la vida y la libertad de su hijo; un activista preso por desnudar al imperio en sus crímenes de guerra; un imperio que enarbola los principios democráticos pero que concentra en un hombre todo el poder de su venganza.

Eso es Íthaka: una lucha para liberar a Julian Assagne, un filme producido por su hermano, Gabriel Shipton, y dirigido por Ben Lawrence, que tiene la enorme cualidad de humanizar la epopéyica batalla de la familia del fundador de Wikileaks para liberarlo de un castigo infame.

Su padre, John Shipton, define el castigo a su hijo con una metáfora de la mitología griega: “Es arrancarle el hígado, todos los días, a la persona que proporcionó el fuego”.
Tres años en máximo confinamiento

Julian Assange, informático y activista de 51 años, lleva tres años detenido bajo un régimen de máximo confinamiento en una cárcel de Londres, después de estar siete años asilado en la Embajada de Ecuador. En 2010, a través del portal WikiLeaks, Assange hizo públicos millones de cables diplomáticos y documentos clasificados del gobierno de Estados Unidos y reveló, entre otras cosas, crímenes de guerra. Estados Unidos lo acusa de casi dos decenas de delitos, incluyendo espionaje, y busca su extradición para que sea juzgado en ese país; su sentencia podría ser de hasta 175 años de cárcel.

Las próximas semanas serán cruciales en su defensa, pues está por definirse si las autoridades judiciales de Reino Unido aceptan la extradición. Ya una vez libró la extradición, peor fue porque el juez determinó que había un riesgo alto de que se suicidara.

“La injusticia es abrumadora”, dice Stella Moris, su pareja, madre de dos de sus hijos y representante legal, en uno de los muchos momentos emotivos de la película.

Julian no es un símbolo, es un humano y está sufriendo. Ningún mundo sensato puede normalizar esto”.

El documental es también un relato sobre las paradojas de la prensa. Un ir y venir entre lo que Shipton define como “periodistas que han creído oportuno validar los ataques del gobierno a Julian, la prensa al servicio del poder” y una defensa sobre el derecho a la información y la libertad de expresión llevada a sus últimas consecuencias.

“Si el cae, también lo hará el periodismo”, dice su padre.

¿Cómo controlas a tu gobierno si no conoces la verdad? Si algo nos va a poder liberar es el conocimiento. Que el periodismo nos dé el conocimiento y que el conocimiento nos de las respuestas”.

Un documental testimonio

Ithaka fue filmado en Reino Unido, España y Estados Unidos. La historia va tejiendo archivos históricos con imágenes íntimas de la familia, pero sobre todo, muestra a un hombre septuagenario (John Shipton cumplió 77 años este viernes, que llegó a México), autista, que disfruta de construir cosas en su casa y que sufre para relacionarse con otras personas, recorriendo el mundo y enfrentando a una marabunta mediática para buscar la libertad de su hijo, que sabe que sufre.

“Si estuviera luchando por sus hijos, la tendría”, responde a un ciudadano que alaba su energía afuera de una protesta. También reconoce que se le “acaban las pilas” y quiere volver a casa. Que lo más difícil es saber que Julian no la está pasando bien en la prisión: “El reto es hacerlo reír”.

Cita pasajes de Movy Dick, para explicar por qué es importante “mantener la formación” para que los cazadores no lo acaben, y se asume con un término: Incomprendido.

“Cuando más distinto eres más solitarios te vuelves”, dice. Luego advierte al director del documental que no le gusta lo que hace:

Si estamos aquí es porque tenemos un hijo en la mierda y queremos sacarlo de ahí”.

Estados Unidos, dice en algún momento el relator de la ONU contra la tortura, ha logrado trasladar el objetivo de la historia hacia Julian, cuando el tema no debía ser Julian, sino Estados Unidos y sus crímenes de guerra. “Lo hicieron protagonista a él”.

Por eso, John y Gabriel Shipton viajaron desde Melbourne, Australia, a México, donde estarán estos días buscando apoyos para su campaña en favor de la liberación de Julian Assange.

Ithaka se presentó el viernes en la Cineteca Nacional, en un evento cerrado en el que estuvieron, entre otros, las secretarias de Cultura y de Economía, Alejandra Frausto y Tatiana Clouthier, así como la escritora Elena Poniatowska. Frausto informó que en octubre estará en la cartelera de la Cineteca.

Este fin de semana se proyecta de forma gratuita en el Complejo Cultural Los Pinos. Se proyectarán tres funciones este domingo a las 12:00, 14:00 y 16:00 horas en la Sala de Cine de la Casa Miguel Alemán.
La agenda

El padre y hermano de Assange también encabezarán una protesta frente a la embajada de Estados Unidos, a las 10 de la mañana de este 11 de septiembre.

El lunes, tendremos una conversación en el Instituto Goethe, organizada por Aluna, atención psicosocial, y por la organización Poder, que creó Latamleaks

Leer nota completa: https://piedepagina.mx/freeassange/