Niltepec, el pueblo oaxaqueño olvidado tras sismo de 2017; sigue sin reconstrucción

0
671
Diana MANZO / Texto y fotos

Santiago Niltepec, Oax.- Ubicado en la zona oriente del Istmo de Tehuantepec, a 338 kilómetros de la capital de Oaxaca, Niltepec es un municipio olvidado para la reconstrucción a cinco años del terremoto de 8.2 en la escala de Richter y que afectó a más de 1600 viviendas, 529 de ellas con pérdida total.

En este municipio de la etnia zoque conformado por 7 agencias y 18 rancherías habitan 10 mil personas, quienes en su mayoría viven de la ganadería, la agricultura y la producción del añil.

Del total de las viviendas afectadas, la autoridad municipal que encabeza Froylán Medina Santos reconoce que apenas el 5 por ciento recibió apoyo para su reconstrucción, el resto está en el olvido.

“Nuestro municipio está en el olvido, hemos entregado un sinfín de documentos y fotografías mostrando nuestra realidad, pero no nos han hecho caso.

“La Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) llegó y seleccionó a 50 familias, pero hay muchas más, cientos más, sin contar los espacios públicos y las escuelas del municipio, también en abandono”, enfatizó.

Expuso que aunque la iglesia principal lleva avances, el resto de los inmuebles públicos como el palacio municipal, mercado, biblioteca, la Casa de Cultura y la emblemática iglesia de Esquipulas lucen desolados y en pésimo estado.

Las escuelas en las agencias municipales también están colapsadas, sin que hasta el momento hayan sido intervenidas por alguna autoridad.

El único apoyo que recibieron las personas damnificadas de Santiago Niltepec fue por parte del Consejo Farmacéutico Mexicano (CFM), cuyos integrantes entregaron 200 viviendas ecológicas como parte de un proyecto colectivo con diversas organizaciones y empresas.

Niltepec tampoco ha sido beneficiado por el Programa Nacional de Reconstrucción que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que las viviendas y espacios públicos están en el abandono.

Los folios siguen colocados en las paredes y bardas de las casas, pero al llegar y tocar la puerta no hay nadie, sus dueños se desplazaron a otros sitios o comunidades al no ver el apoyo para la reconstrucción.

En cada calle hay por lo menos 30 casas destruidas y las que están reconstruidas han sido por cuenta propia y están en obra negra, a algunas les falta piso, otras tienen techo de lámina o bien sin repello en sus paredes.

**La reconstrucción la hice sola **

Sentada en una sencilla silla de plástico, Ana Bella Cruz Toledo -de 65 años de edad- lamenta la falta de ayuda para la reconstrucción de su casa.

Con sus ingresos propios intentó levantar su vivienda, le puso techo de lámina, pero no quedó bien, con las lluvias de la temporada gotea; además, el piso desnivelado ha provocado el ingreso de agua.

La casa está en obra negra, no tiene repello y desconoce la cantidad que le ha invertido, pero han sido todos sus ahorros.

“A mí no me dieron ningún solo peso, la reconstrucción la hice sola”, explica la mujer mientras reclama a las autoridades la falta de atención.

Dijo que personal de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi) la visitaron, le anotaron su nombre, pero nunca regresaron a darle ningún apoyo.

“Ojalá puedan darnos el apoyo y que me ayuden a terminar mi casa que comencé a reconstruir. En mi caso, requiero la rehabilitación del techo porque gotea, el piso está desnivelado y el repello que no tiene”, agregó.

**Seguimos esperando el apoyo que Peña Nieto nos prometió**

El 24 de septiembre, 17 días después del terremoto, el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, visitó Niltepec, Oaxaca y se comprometió a reconstruir las viviendas. Han pasado 5 años y Rufino Ramírez Medina sigue esperando la ayuda prometida.

“Esta casa es de mi hijo Juan Felipe Ramírez Castellanos, después del sismo ya nunca más la habitó, mejor se fue a trabajar fuera y cada que llega me pregunta si alguien la visitó, porque todavía se acuerda de la promesa que hizo Peña Nieto cuando llegó, que solo quedó en eso, en promesas”.

La casa del hijo de Rufino Ramírez colapsó, todavía conserva los artículos tirados en el piso y los muebles dañados por aquella noche donde todo colapsó.

Las paredes ya no tienen repello y se perciben las cuarteaduras en las paredes.

“A mí, por ejemplo, solo me dieron 120 mil hace 5 años, pero no alcanzó, falta la electrificación y el baño, pero a mi hijo no le tocó nada, supuestamente porque su casa está a lado de la mía, pero es otro dueño, esa práctica ocurrió mucho acá, solo le dieron el apoyo a un integrante”.

Las escuelas también están afectadas, en la agencia municipal de Santo Domingo Niltepec, madres y padres de familia reclaman que las aulas de la Escuela Primaria Miguel Hidalgo aún no están concluidas en su totalidad y tampoco la barda.

Ubicada a 3 kilómetros de la cabecera municipal, señalan que el alumnado ha tenido que emigrar.

“Antes eran 50 alumnos, ahora apenas y son 15 o 20, esto es por lo mismo, por la reconstrucción, los padres no se arriesgan a enviar a sus hijos a una escuela que no han concluido”, informó Miguel Ángel Robles Chévez, presidente del comité de padres de familia.

Las mujeres que ofertan a diario sus productos en el mercado provisional también alegaron la importancia de una reconstrucción digna en los espacios públicos.

“Llevamos cinco años vendiendo en la intemperie, hace unas semanas colapsó nuestro espacio provisional, ahora estamos a un costado del parque central, no es un espacio digno para nosotras, pero no tenemos otra opción, si no vendemos, no comemos”, recalcaron.

Mientras los días pasan y ahora las lluvias de septiembre riegan los cerros de este municipio, las casas van desgastándose mientras esperan el apoyo de la reconstrucción que no llega a pesar de que han pasado ya cinco años, algunas hasta parecen un jardín por la cantidad de arbusto que en sus paredes tiene a sus alrededores o  en sus techos.